Síguenos

Valencia

La COVID sigue disparada en la Comunitat con 9.579 nuevos casos y 93 muertes más

Publicado

en

La Comunitat Valenciana ha registrado 9.579 nuevos casos de coronavirus confirmados por prueba PCR o a través de test de antígenos desde la última actualización, que sitúan la cifra total de positivos en 273.971 personas.

Por otro lado, se ha administrado hasta este martes un total de 107.907 dosis de la vacuna contra el coronavirus, y 5.393 personas han recibido ya las dos dosis. Del total de dosis, 105.256 son de Pfizer y 2.651 de Moderna.

Por provincias, la distribución de nuevos positivos es la siguiente: 766 en Castellón (27.756 en total), 3.838 en Alicante (96.878 en total) y 4.967 en la provincia de Valencia (149.272 en total). Además, se han registrado 8 no asignados, por lo que el total de casos sin asignar se sitúa en 65.

También se han registrado 93 fallecimientos por coronavirus desde la última actualización, por lo que el total de defunciones desde el inicio de la pandemia es de 4.320 personas: 517 en la provincia de Castellón, 1.541 en la de Alicante y 2.262 en la de Valencia.

Los hospitales valencianos tienen, actualmente, 4.669 personas ingresadas: 461 en la provincia de Castellón, con 52 pacientes en UCI; 1.819 en la provincia de Alicante, 224 de ellos en la UCI; y 2.389 en la provincia de Valencia, 338 de ellos en UCI.

Además, desde la última actualización se han registrado 6.731 altas a pacientes con coronavirus. De esta forma, ya son 211.043 personas en la Comunitat Valenciana las que han superado la enfermedad desde que comenzó la pandemia. Por provincias, las altas se distribuyen del siguiente modo: 22.619 en Castellón, 72.253 en Alicante y 116.071 en Valencia, además de 100 no asignadas.

De acuerdo con los datos registrados, en estos momentos hay 70.120 casos activos, lo que supone un 24,56% del total de positivos.

Actualización de la situación en residencias

A día de hoy, hay algún caso positivo en 192 residencias de mayores (16 en la provincia de Castellón, 62 en la provincia de Alicante y 114 en la provincia de Valencia), 38 centros de diversidad funcional (6 en la provincia de Castellón, 11 en la provincia de Alicante y 21 en la provincia de Valencia) y 11 centros de menores (1 en la provincia de Castellón, 5 en la provincia de Alicante y 5 en la provincia de Valencia).

– Residentes nuevos positivos: 429

– Trabajadores y trabajadoras nuevos positivos: 131

– Residentes que han fallecido: 22

Actualmente, se encuentran bajo vigilancia activa de control sanitario 60 residencias en la Comunitat Valenciana: 5 en la provincia de Castellón, 22 en la provincia de Alicante y 33 en la provincia de Valencia.

Actualización brotes de coronavirus

Se han registrado 70 brotes desde la última actualización; por provincias: 6 en Castellón; 19 en Alicante y 44 en Valencia.

  • Peñíscola: 4 casos. Origen social
  • València: 6 casos. Origen social
  • Chiva: 3 casos. Ámbito educativo
  • Manises: 3 casos. Ámbito educativo
  • Ribarroja de Turia: 7 casos. Ámbito educativo
  • Manises: 3 casos. Ámbito educativo
  • Alicante: 8 casos. Ámbito educativo
  • San Isidro: 3 casos. Ámbito educativo
  • Orihuela: 3 casos. Ámbito educativo
  • Albaida: 8 casos. Origen social
  • Ontinyent: 7 casos. Origen social
  • València: 6 casos. Origen social
  • Godella: 26 casos. Origen laboral
  • València : 6 casos. Origen social
  • Castelló (antes Villanueva de Castellón): 5 casos. Origen social
  • Torrent: 22 casos. Origen social
  • Albatera: 5 casos. Ámbito educativo
  • València: 4 casos. Origen social
  • Aspe: 5 casos. Origen social
  • Beniarbeig: 3 casos. Ámbito educativo
  • Vinaròs: 3 casos. Origen social
  • Dénia: 5 casos. Origen social
  • Benidorm: 14 casos. Origen laboral
  • València: 5 casos. Origen laboral
  • Paterna: 5 casos. Origen social
  • València: 4 casos. Origen social
  • L’Alcúdia de Crespins: 5 casos. Origen social
  • Vallada: 7 casos. Origen social
  • Vinaròs: 4 casos. Ámbito educativo
  • Ontinyent: 6 casos. Origen social
  • Ribarroja de Turia: 3 casos. Ámbito educativo
  • Chiva: 3 casos. Ámbito educativo
  • València: 6 casos. Origen social
  • Onda: 7 casos. Ámbito educativo
  • Moixent: 9 casos. Origen social
  • Pego: 10 casos. Origen social
  • València: 5 casos. Origen social
  • València: 7 casos. Origen social
  • Jávea: 10 casos. Origen social
  • Calp: 5 casos. Origen social
  • Teulada: 8 casos. Origen social
  • València: 4 casos. Origen social
  • Teulada: 6 casos. Origen social
  • València: 7 casos. Origen laboral
  • Camporrobles: 4 casos. Origen social
  • Llíria: 5 casos. Origen social
  • Pego: 5 casos. Origen social
  • Sedaví: 4 casos. Ámbito educativo
  • El Verger: 5 casos. Origen social
  • València: 7 casos. Origen social
  • València: 6 casos. Origen social
  • Dénia: 6 casos. Origen social
  • Dénia: 6 casos. Origen social
  • Sedaví: 5 casos. Ámbito educativo
  • Algemesí: 3 casos. Ámbito educativo
  • València: 7 casos. Origen social
  • València: 8 casos. Ámbito educativo
  • Burjassot: 4 casos. Origen social
  • València: 7 casos. Origen social
  • València: 48 casos. Ámbito educativo
  • Xixona: 11 casos. Ámbito educativo
  • València: 5 casos. Origen laboral
  • València: 6 casos. Origen social
  • Benetússer: 4 casos. Ámbito educativo
  • València: 4 casos. Origen social
  • València: 5 casos. Origen social
  • El Campello: 4 casos. Ámbito educativo
  • Vila-real: 17 casos. Ámbito educativo
  • Vila-real: 14 casos. Ámbito educativo
  • Xixona: 15 casos. Ámbito educativo

La tercera ola sigue en máximos en España con 591 muertes más, un 41,2% de ocupación ucis y 36.435 nuevos casos

Valencia

El Sindicato Médico advierte: «La situación de la Comunitat es equiparable a la de Madrid en primera ola»

Publicado

en

València, 27 ene (EFE).- El secretario general del Sindicato Médico de la Comunitat Valenciana (CESM CV), Víctor Pedrera, advierte de la «crítica» situación sanitaria, equiparable a la sufrió Madrid durante la primera ola de la pandemia, y asegura que la planificación para la vacunación «ha brillado por su ausencia».

En declaraciones a la Agencia EFE, este médico alicantino de Atención Primaria, afirma que durante la pandemia no se han sentido «en absoluto» apoyados ni escuchados por la Conselleria de Sanidad, y alerta de que el resto de patologías no covid «se están viendo totalmente relegadas».

PERSONAL SANITARIO

Pedrera denuncia que, según datos de la Conselleria de Sanidad, la curva de sanitarios inmovilizados o de baja por la covid-19 crece a un ritmo de 500 por semana. «Hemos pasado de 500 el día 24 de diciembre a 2.500 en la fecha actual».

También es de colapso la situación de los hospitales y de las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos, asegura el dirigente sindical, que confiesa que la situación de la Comunitat Valenciana es ahora «equiparable a la que tenía Madrid durante la primera ola».

«En la Comunitat estamos peor que en la primera ola, tanto en pacientes ingresados como en camas de críticos. Se han tenido que habilitar cafeterías y otras áreas que no son de hospitalización para meter a pacientes».

A esto, añade, se ha llegado sabiendo que la incidencia del virus se disparó a partir de la primera o segunda semana de diciembre, y ha ido aumentando de forma progresiva porque durante la Navidad no se adoptaron suficientes medidas restrictivas.

«Teníamos la sospecha de que iba a pasar esto, pero la realidad está sobrepasando a nuestra peores previsiones», advierte.

ACTITUDES IRRESPONSABLES

Señala que en todos los colectivos hay un porcentaje muy alto de gente que se comporta y hace las cosas correctamente y un porcentaje «no tan grande, pequeño pero nada despreciable, que hace lo que le da la gana».

«Lo que estamos observando es que la impunidad de la gente que hace lo que le da la gana es total y los responsables de que eso no ocurra es la administración», afirma.

A su juicio, «tienen que adoptarse medidas severas contra quien se ha saltado cualquier tipo de normativa, medidas punitivas y, sobre todo, instrucciones más claras y no cambiantes ni arbitrarias».

Según Pedrera, «ahora estamos en la fase de intentar apuntalar lo que podamos la sanidad para que no llegue a peor situación de la que se encuentra, y lo que hay que hacer es restringir el contacto entre las personas para que el virus se deje de mover como lo está haciendo».

FALTA DE APOYO DE LA ADMINISTRACIÓN

Preguntado por si durante la pandemia se han sentido apoyados por la administración sanitaria, afirma tajante: «En absoluto».

«Tenemos la sensación de que le hemos hecho sugerencias y hemos intentado colaborar, porque somos los principales interesados en que esto se solucione de una manera rápida, y la administración tiene su hoja de ruta y no ha contactado con nosotros ni nos ha facilitado información», afirma.

Ante esta situación, añade, el sindicato «no tiene más remedio» que suspender la gestión durante la pandemia, tanto de la administración central como de la autonómica.

VACUNACIÓN

El secretario general del CESM CV también critica la «improvisación absoluta» que a su juicio ha habido desde el inicio de la vacunación contra la covid-19 porque, afirma: «no ha habido ningún plan perfectamente estructurado con el tiempo suficiente que han tenido para hacerlo».

«Nosotros pedimos por activa y por pasiva que nos dieran información sobre este plan y nunca se nos ha dicho nada», explica para añadir que pensaban que era «porque no lo tenían» y la prueba «ha sido que han aparecido pícaros que se han vacunado sin que les correspondiera».

«El responsable de eso es el pícaro que se cuela pero también el que tiene la obligación de evitar que este tipo de picaresca ocurra. Y si se han vacunado es porque han podido, no deberían haber podido hacerlo».

Según indica, eso ha provocado que en algunos hospitales «se hayan quedado médicos de primera línea sin vacunar», y también alude a que se ha dejado fuera a los médicos de la sanidad privada y los médicos forenses, en este último caso porque dependen de la Conselleria de Justicia, no de la de Sanidad.

«Todo son detalles que demuestran que la planificación ha brillado por su ausencia», denuncia.

ATENCIÓN PRIMARIA

La Atención Primaria, a su juicio, lleva agonizando desde hace ya siete u ocho años «y nadie le ha puesto un gotero» y denuncia que cuando ha habido cualquier actividad o tarea nueva que adjudicar la ha asumido el primer escalón de la sanidad «sin medir la capacidad que tiene con sus recursos».

«Se han ido colocando rastreos y seguimiento de pacientes covid, han ido olvidándose de que ha habido una patología enorme en prevalencia, la crónica, y los pacientes del día a día que tiene que seguir atendiendo» los médicos de atención primaria.

Además, añade, el «principal detractor de la consulta telefónica es el médico» porque «no se puede trabajar con la misma seguridad y garantías que teniendo al paciente delante».

E indica que a esto se ha sumado la falta de sustitutos, la desmotivación de los médicos o la fuga de profesionales sanitarios.

Según afirma, «los pacientes covid, nos guste o no, priorizan la atención en el contexto pandémico en el que estamos y el resto de patologías se están quedado totalmente relegadas. Se están demorando intervenciones quirúrgicas y seguimientos a pacientes crónicos».

«Esto va a tener repercusión en la salud de las personas, y algunos se morirán de covid y otros, de lo que la covid ha provocado», asevera.

A su juicio, la luz al final del túnel ser verá cuando se haya administrado la vacuna al 70 u 80 por ciento de la población, y considera que el ritmo de vacunación y sistemática de la administración «es más que mejorable».

Continuar leyendo

Valencia

Otra edil socialista de Dénia también se vacunó contra la covid

Publicado

en

Dénia (Alicante), 27 ene (EFE).- La edil de Sanidad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Dénia (Alicante), la socialista Cristina Morera, es otro cargo político de la Comunitat Valenciana que ha recibido la vacuna contra la covid-19, a pesar de no pertenecer, supuestamente, a ninguno de los grupos considerados prioritarios.

La edil recibió la vacuna el pasado día 12 de enero dentro del proceso de vacunación que se llevó a cabo en esa fecha en la Residencia Santa Llúcia, en esa localidad del norte de la provincia alicantina, según se ha conocido este martes.

En un comunicado, el grupo municipal socialista y la ejecutiva local del PSPV-PSOE han señalado que han hecho las «indagaciones pertinentes» y han manifestado que quieren «dejar constancia de cómo sucedieron los hechos, que han sido confirmados por el Departamento de Salud Pública de Dénia».

Según la nota de prensa, Morera recibió a última hora de la tarde de ese día una llamada de teléfono del director de Salud Pública del área para que ayudara al personal de vacunación desplazado a la residencia a encontrar a otras personas que «pudieran aprovechar las dosis sobrantes; en caso contrario, tendrían que ser lanzadas a la basura».

La edil «hizo las gestiones oportunas y se desplazó hasta el centro de día, donde estaba habilitado el punto de vacunación, con las personas, mayores de 65 años o con dolencias de riesgo, localizadas para ser vacunadas», añade.

«A última hora, una de las voluntarias rechazó, por indicación médica, el tratamiento. Y entonces se pidió a la regidora que fuera ella la receptora de la última dosis sobrante para no derrocharla», indica el comunicado.

Tanto la edil como el alcalde de Dénia y secretario local del PSPV-PSOE, Vicent Grimalt, han solicitado al Departamento de Salud Pública que emita «un informe claro sobre los hechos y los criterios que se siguieron para contactar con la regidora de Sanidad y ofrecerle a ella, en última instancia, la dosis sobrante de la vacuna».

Según la nota de prensa de los socialistas de Dénia, «el jefe del servicio ha confirmado la versión de la edil y se ha comprometido a redactar y enviar a la Conselleria de Sanidad el informe pertinente», de lo cual «ya han sido avisadas» la consellera del área, Ana Barceló, y la secretaria autonómica, Isaura Navarro.

Desde la ejecutiva local del PSPV-PSOE consideran que «el caso, si realmente es polémico y se procedió de manera irregular, ya está siendo investigado por las instancias competentes: el Departamento de Salud Pública y la Conselleria de Sanidad».

Por su parte, la concejala ha manifestado su disculpa por si la manera de actuar fue errónea, a pesar de que, «en ningún caso, hubo mala fe o voluntad de aprovechar el cargo para obtener un privilegio».

«Me limité a seguir las instrucciones de las autoridades sanitarias en todo momento y valorando como correcto el criterio de no perder dosis, que entendí que formaba parte del protocolo establecido para el proceso de vacunación», según ha dicho la edil.

De hecho, ha añadido Morera, «fui el último recurso, ya llegada la noche, para no tener que lanzar a la basura ninguna dosis».

«Yo estaba allí porque me pidieron ayuda para localizar gente prioritaria para la vacunación y consideraron que vacunarme era mejor que dejar perder la dosis», ha manifestado.

«Además, lo primero que hice, cuando me pidieron ayuda, fue asegurarme que los colectivos de riesgo de la ciudad, sanitarios, personal sociosanitario, residentes de Santa Llúcia, estaban ya vacunados», ha afirmado.

Morera ha puesto a disposición del alcalde su acta de concejala y la posibilidad de abandonar sus competencias si así se considera o si desde el PSOE se decide la finalización de un expediente de baja de militancia.

A la espera de las conclusiones del informe de Salud Pública, ni desde la ejecutiva local del PSPV-PSOE ni desde el grupo municipal socialista «se tomará de momento ninguna decisión sobre el mantenimiento» de su cargo como concejala de Morera, «que, especialmente en los meses duros de la pandemia y al frente de dos delegaciones tan sensibles como Sanidad y Bienestar Social, ha desarrollado un trabajo impecable y muy valioso en momentos cruciales», dice el comunicado.

El caso de esta edil se ha conocido días después de que la Conselleria de Sanidad haya abierto una investigación para aclarar la administración de dosis fuera del plan de vacunación al alcalde popular de La Nucía (Alicante), Bernabé Cano, al edil de Sanidad de este municipio, Manuel Alcalá, y a los alcaldes socialistas de las localidades alicantinas de El Verger, Ximo Coll, y Els Poblets, Carolina Vives, y de Rafelbunyol (Valencia), Fran López.

A esta lista se une también el concejal de Sanidad de Orihuela (Alicante), José Galiano (PP).

El PSPV-PSOE, partido de los alcaldes de Rafelbunyol, El Verger y Els Poblets, acordó abrir expediente disciplinario y suspender cautelarmente de militancia a estos tres munícipes, mientras que el PP, formación a la que pertenecen el alcalde y el edil de Sanidad de La Nucía, les ha abierto un expediente informativo a ambos.

Continuar leyendo

Valencia

Jefe de la UCI de la Fe: «La mayoría de pacientes se contagió en brotes familiares en Navidad»

Publicado

en

València, 26 ene (EFE).- El jefe clínico de Medicina Intensiva del Hospital La Fe de València, Ricardo Gimeno, ha advertido este martes de que en las últimas semanas la situación en las UCI «se ha desbordado» y la mayoría de ingresados corresponde a pacientes que se han contagiado en brotes familiares durante la Navidad.

«Estaban cenando tranquilamente el día de Navidad o Nochebuena en casa y ahora a muchos de ellos los tenemos intubados y boca abajo», ha afirmado Gimeno en declaraciones a EFE-TV, y ha considerado que la vacuna «no es la panacea», sino que «con esto acabará la responsabilidad de todos».

SITUACIÓN DESBORDADA

Según Gimeno, en las últimas semanas la situación «se ha desbordado», los niveles de ocupación «son muy altos», tienen la UCI «llena» y el área de reanimación postanestésica «prácticamente llena», lo que ha llevado a expandir la asistencia de pacientes no covid a otras unidades.

En hospitales mas pequeños «me consta que incluso la situación es peor» y algunos están «al borde del colapso», con ocupaciones de más del 100 % si tenemos en cuenta las camas que se están habilitando y con pacientes en quirófanos, «que no es lo ideal para atenderlos», afirma.

«Estamos en niveles muy altos de ocupación y lógicamente es preocupante, porque de momento estamos con una tendencia creciente y no vemos el final de esa subida», afirma el intensivista.

Gimeno ha explicado que durante las últimas semanas, en las que ha habido una «recta hacia arriba, una rampa», ha habido que habilitar espacios para intentar atender a los pacientes y reestructurar los grupos de trabajo para que todo el mundo colabore en la atención a estos pacientes.

También asegura que hay «mucho estrés hospitalario, a todos los niveles, tanto de compañeros de urgencias que están atendiendo una cantidad de pacientes increíble como en las salas de hospitalización, tanto covid como no covid».

Según Gimeno, en La Fe los niveles de ocupación «son muy altos» aunque al ser un hospital muy grande se está colaborando con otras especialidades como anestesiología, neumología o medicina interna y se ha podido abarcar a más pacientes y que nadie se quede sin atención.

PACIENTES GRAVES DE MENOS DE 20 AÑOS

Según Gimeno, hay «muchos bulos en esta enfermedad: eso de que es una enfermedad de abuelos y de gente con muchas patologías previas es falso, no es así. Esto es una lotería, y al que le toque lo puede pasar muy mal».

Aunque ingresan muchos ancianos en el hospital, en UCI «lo que tenemos son pacientes de mediana edad, alrededor de 55 años de media, muchos pacientes entre 60 y 70 años y también con menos de 40 años, y alguno muy grave por debajo de los 20 años incluso».

Según explica a EFE-TV, «la mayoría de enfermos que tenemos, sobre todo los que se han contagiado en Navidad, han sido por brotes en familias. Estos pacientes estaban cenando tranquilamente el día de Navidad o Nochebuena en casa y ahora a muchos de ellos los tenemos intubados y boca abajo».

RESPONSABILIDAD CIUDADANA

Gimeno apela a la «responsabilidad» del ciudadano: «Creo que no hace falta que ningún político ni ninguna administración nos diga cómo nos tenemos que cuidar; como sociedad madura que tenemos que ser debemos ser partícipes de nuestra propia salud».

«Al final, los que nos tenemos que cuidar, los que tenemos que velar por nuestra propia salud somos nosotros y si fuera así, quizá las cosas nos irían mucho mejor a todos y las medidas, quizá, no tendrían que ser tan drásticas como las que están siendo actualmente», asegura.

A su juicio, las actuales medidas restrictivas «son bastante duras» pero considera que lo hay que hacer es «autoimponernos las restricciones a nosotros mismos, no hace falta que venga nadie a decírnoslo».

Y a los médicos «nos tienen que creer, ya nos sabemos cómo transmitir el mensaje de que estamos llenos, de que en cualquier momento vamos a tener problemas para atender a toda la población», advierte.

«Ahora, por desgracia, todavía estamos pagando el precio de la Navidad, donde hubo una propagación del virus tremenda y en intensivos todavía estamos ingresando pacientes que se contagiaron entonces». Pasado este momento, señala, habrá que ver cómo evoluciona la curva.

PERSONAL AGOTADO

A su juicio, el personal sanitario «está agotado». «Somos muy vocacionales, nos gusta mucho nuestro trabajo pero son muchos meses de batalla y, aparte del cansancio, está habiendo miedo al contagio», reconoce.

«Cuando estás tanto tiempo sometido a un estrés como este y con pacientes tan graves cabe la posibilidad de que haya contagio entre el personal sanitario, como está pasando», señala para añadir que eso hace que el compañero que se queda trabajando «tenga que duplicar sus fuerzas para suplir al resto».

Considera que una de las cosas que se hizo bien durante la primera ola de la pandemia fue adquirir una dotación muy importante de respiradores y de material tecnológico que hacía falta. «Siempre digo que todo el dinero que se gaste en esto es dinero bien aprovechado», valora.

Pero, añade, también es importante que haya personal entrenado y capacitado para usar ese material: «El problema es que empezamos a tener bajas en el personal sanitario y la gente que queda al pie del cañón tiene que multiplicar sus esfuerzos», señala.

Continuar leyendo
Advertisement

Facebook

Advertisement

Trending