Síguenos

Cultura

Día Mundial del Teatro: «Ha quedado demostrado que sin cultura no se puede vivir»

Publicado

en

Mª Ángeles Fayos / Chema Cardeña/José Saiz

Hoy 27 de marzo se celebra el Día Mundial del Teatro. Para celebrarlo, Official Press ha entrevistado a tres de los responsables de las salas más importantes de València.

Tres personas que viven y respiran teatro por cada poro de la piel: Mª Ángeles Fayos, de Olympia Metropolitana, al frente junto con su hermano Enrique Fayos del centenario Teatro Olympia y el Teatre Talia; Chema Cardeña actor, director y dramaturgo al pie del cañón de la Sala Russafa que este año celebra su décimo aniversario y con José Saiz actor y director artístico del emblemático y renovado Teatro Flumen.

 

– La cultura ha sido y sigue siendo fundamental para la sociedad a la hora de sobrellevar esta pandemia.

Olympia: Totalmente de acuerdo.

Russafa: La cultura ha demostrado que es fundamental y sobre todo en los peores tiempos para la sociedad, la gente en la pandemia necesitó leer, necesitó ver el cine, necesitó ver series de televisión necesitó ver todas las obras que colgamos la gente del teatro para que la tuvieran a su disposición. Se puede vivir sin muchas cosas pero creo que ha quedado demostrado que sin cultura no se puede vivir.

Flumen: Esa ha sido nuestra pretensión y nuestro objetivo. Creemos haber aportado algo; al menos, distracción, entretenimiento y evasión.

–¿Cómo ha respondido el público ante el esfuerzo del mundo del teatro por crear un espacio de #culturasegura? ¿Hay miedo o la gente va tranquila a ver las funciones?

O: La cultura ha sido un refugio y una vía de escape durante el confinamiento y ahora, aún con reducción de aforo,  el público viene con muchas ganas y nos agradece el esfuerzo y las medidas sanitarias . Aún hay gente con miedo, con reservas y tenemos que respetarles.

R: El público ha respondido maravillosamente, nos ha dado una lección a todos de generosidad y si me apuras de sabiduría. Han venido el teatro no han dejado de venir al teatro y se han dado cuenta que son espacios seguros que es un sitio donde el peligro y el riesgo es mínimo y han llenado las salas, no solo la Sala Russafa, han ido a al teatro y se han reencontrado muchos con el teatro y la verdad que estamos muy muy contentos con la respuesta del público.
F: Los espacios teatrales nos hemos puesto las pilas y hemos adecuado los teatros para ser espacios seguros. La respuesta del público, por otra parte, ha sido variada: las funciones educativas para colegios, cero; los grupos de espectadores, o colectivos, que se desplazaban desde alguna localidad a ver cualquier espectáculo, cero; y, en cuanto al público, en general, que se acercaba directamente a la taquilla… pues ha habido de todo, aunque especialmente los de edad más avanzada aún son algo reacios. Pero, poco a poco, esto parece ir normalizándose progresivamente, al ir comprobándose que la cultura es segura…

–¿Cómo han respondido las diferentes administraciones en el tema de las ayudas al teatro durante esta crisis sanitaria?

O: Las instituciones públicas tanto Ayuntamiento como Conselleria y Ministerio de cultura han tenido una sensibilidad especial con la paralización de nuestra actividad ya que depende totalmente de la movilidad ciudadana,  y ésta ha sido totalmente mermada con el cierre de actividad durante el confinamiento, toques de queda y cierres perimetrales.

R: La respuesta de las administraciones en la Comunidad Valenciana hemos de admitir que ha sido muy buena que ha habido una sensibilidad muy grande hacia el problema que podía suponer los cierres del teatro y la reducción de foros y hemos contado con un apoyo muy importante. Quiero destacar en especial al Ayuntamiento de València que desde el primer momento facilitó, apoyó y concedió todas las ayudas posibles o con los medios que tenían a su alcance para que el teatro no se fuese la deriva durante estos tiempos tan duros que el teatro, como todo, peligraba seriamente

F: Pues el apoyo de la Administración, el año pasado -y teniendo en cuenta lo imprevisible de la enorme crisis que nos sobrevino- hemos de reconocer que estuvo bien. Otra cosa diferente va a ser este año, que pinta mucho peor que el anterior y en el que van a tener que demostrar ser capaces de estar a la altura. Porque, sin su decidido apoyo, los espacios escénicos vamos a tener muy difícil nuestra subsistencia a corto plazo.

–¿Cómo os habéis adaptado a esta crisis?

O: Lo mejor que hemos podido y como ha hecho todo el mundo readaptándonos a la reducción de aforo e implantando todas las medidas sanitarias y un poco más. Para nosotros lo más importante es la seguridad del público, del equipo humano que trabaja en el teatro y lógicamente de actores, actrices, técnicos y toda la cadena invisible que hay detrás de cada montaje escénico.

R: Los teatros nos hemos adaptado yo creo que como todos los ciudadanos siendo conscientes del riesgo del peligro que suponía esta pandemia y hemos invertido para intentar que el público se sintiese cómodo y seguro. Hemos hecho una inversión considerable en desinfección, en medidas de protección hemos adaptado nuestro ritmo de trabajo cada función se ha desinfectado las butacas y han renovado el aire se ha obligado por supuesto a mantener la mascarilla durante toda la representación y hemos intentado que el espacio fuese lo más seguro, cómodo y creo que ha dado resultado viendo después cómo ha sido la respuesta del público. Hemos tenido obviamente que ser conscientes de que ya no era igual que antes que la participación del público tenía que ser totalmente pasiva, marcar una gran distancia entre el escenario y el público pero no le ha quitado en una ápice de verdad ni de ni de placer al hecho de ir al teatro.

F: Pues con bastantes dificultades. En algunos momentos, recurriendo a ERTES, en otros, reduciendo programación… En definitiva, intentando reducir todo lo posible los gastos que no afectaran, de una manera directa, en el hecho de mantener el teatro abierto y con una programación ajustada y de calidad.

 

–¿Es rentable hacer teatro en tiempos de Covid 19?

O: El teatro es difícilmente rentable al 100% de aforo y ahora con la reducción y la incorporación de todas las medidas sanitarias menos pero tiene un valor incalculable e intangible como generador de emociones, evasión, diversión y reflexión.

R: Hacer teatro nunca es muy rentable en cualquier situación, mucho más ahora no al tener un 50% de aforo obviamente no es rentable o podemos decir que es 50% menos rentable que antes de la pandemia. Estamos sobreviviendo como podemos, también ha habido unas ayudas que nos han permitido continuar pero la rentabilidad obviamente se ha visto mermada porque las condiciones no son las normales. Esperemos que pase pronto y que podamos por lo menos normalizarnos también nosotros en la parte económica.

F: Absolutamente, no. La reducción del aforo al 50%, los toques de queda, los cierres perimetrales y la merma tan importante de ingresos de los teatros, hace imposible la subsistencia de estos espacios, a medio plazo, si la situación no da un vuelco pronto.

–¿Va a cambiar esta pandemia el mundo del teatro y de la cultura en general?

O: Creo sinceramente que algo va a cambiar, va a haber un antes y un después para las escénicas . Esta pandemia ha puesto en evidencia las debilidades de nuestro sector. Es el momento de crear un nuevo ecosistema que facilite y mejore el trabajo del sector creativo.

R: Yo no creo que haya un gran cambio por culpa de la pandemia en el teatro, ni la cultura. Yo creo que nosotros seguimos trabajando como siempre hemos trabajado con mucha precaución con medidas de seguridad pero yo creo que no se va a ver afectado el resultado ni la calidad ni la cantidad. Creo que vamos a intentar seguir haciendo teatro que es lo único que sabemos hacer y lo que afecta obviamente es que el planteamiento de espectáculos tienen que ser siempre sin contar con la participación directa del público porque el público no puede obviamente ni tener contacto con los actores ni subirse al escenario ni que los actores bajen. Es decir es teatro teatro, es decir sin romper como se suele decir la cuarta pared porque no podemos contar con esa participación pero en definitiva al teatro no le afecta tanto la pandemia en lo que es la creación artística vamos a seguir construyendo teatro como hemos hecho hasta ahora
F: Es difícil predecir qué sucederá cuando recuperemos la normalidad anterior, y, sobre todo, cuándo ocurrirá esto y si, una vez ocurra, estaremos aún a tiempo de no vernos afectados, tanto como para que algo sustancial haya cambiado. No obstante, es posible que alguna modificación llegue a tener que producirse, pero nuestra aspiración ha de ser la de que, dado el caso, sea lo menos sustancial posible. No en vano, el teatro siempre ha sabido adaptarse a crisis sociales y económicas de gran calado.

–Hoy es el Día Mundial del Teatro, ¿Qué mensaje le mandamos a nuestros lectores?

O: Que acudan al teatro y se dejen llevar por la cultura que abre el corazón y nos ilumina en nuestro día a día.

R: En el Día Mundial del Teatro lo que podemos decir es que el teatro sigue vivo, como decía Amparo Rivelles «el teatro es un enfermo crónico que goza de muy buena salud». Que el teatro ha existido y existirá que nadie ha podido con el teatro ni las guerras ni las dictaduras ni las pandemias porque esta no es la primera que se ha vivido en la historia. Que el teatro sigue ahí es un hecho vivo en directo, insustituible y que la gente sabe que el teatro solo se puede disfrutar dentro de un recinto de un teatro viendo los actores a las actrices y que pase lo que pase el teatro seguirá vivo. ¡Larga vida al teatro!
F: Pues yo les mandaría un mensaje y un deseo: a ver si, entre todos, somos capaces de poner de moda el teatro.

 

–Sin teatro la vida sería…

O: oscura y aburrida

R: Sin teatro la vida sería mentira porque el teatro es vida y si no hay teatro no hay vida. El teatro siempre ha reflejado la vida por tanto sin teatro la vida pues sería una mentira
F: Pues… es que no puedo concebir la vida sin teatro, como no la puedo concebir sin música… o sin olores, sin sabores…

 

Cultura

El artista Thomas Hirschhorn comienza su taller crítico “Energía = ¡Sí! Calidad = ¡No!” en Bombas Gens

Publicado

en

Tras visitar más de 50 organizaciones con fines sociales, culturales, educativas y vecinales a lo largo de tres trabajos de campo (Fieldworks), e invitar a los residentes de la ciudad de Valencia a participar, el artista Thomas Hirschhorn comenzará su taller crítico “Energía = ¡Sí! Calidad = ¡No!” en Bombas Gens Centre d’Art. Será del 27 de octubre al 21 de noviembre, de miércoles a domingo, a elegir entre dos sesiones diarias por la mañana y por la tarde.

Comisariado por Sandra Guimarães, es el primer proyecto de la serie Presence and Production que el artista realiza en España. En esta acción, considerada obra de arte universal e inclusiva, cada participante contribuirá al taller de forma individual con un trabajo propio (un texto, una canción, una escultura, un dibujo, etc.). Además de este principal requisito, los asistentes deberán comprometerse a participar activamente durante las 3 horas de duración de la sesión. De esta forma, cada uno logrará animarse a crear algo, estar listo para ser juzgado y confiar en su propio criterio. La aportación de cada participante se discute en conjunto y en igualdad. La obra será juzgada a través de preguntas y debates como “¿Hay implicación?”, “¿Es un acontecimiento?”, “¿Hay encuentros?”, “¿Crea un nuevo término en el arte?”.  El taller crítico contará con una traductora, por lo que todas las sesiones se impartirán tanto en inglés como en castellano.

El artista Thomas Hirschhorn explica: “Solo puedo hacer un proyecto sobre algo en lo que creo. Sé lo que tiene energía. Sé dónde hay energía.” Y añade: “‘Energía = ¡Sí!’ es la afirmación de que las cosas que tienen su propia energía son importantes. La Energía es lo que cuenta, la Energía es lo que puedo captar, la Energía es lo que puedo compartir y es lo universal.” “Se trata de decir ‘Sí’ a algo sin establecer un criterio exclusivo. Utilizo el término ‘energía’ como un término positivo porque incluye al otro, está más allá de lo bueno y lo malo —incluso la mala energía es Energía— y la Energía se sitúa más allá de los hábitos culturales, políticos y estéticos.”, afirma.

Sandra Guimarães, directora artística del centro de arte y comisaria del proyecto declara: “Es un verdadero privilegio iniciar este proyecto después de tres trabajos de campo intensivos, yendo al encuentro de los residentes de la ciudad para invitarlos a venir. Este taller crítico, considerado una obra de arte en sí mismo, supondrá una experiencia única e irrepetible. ¡Todos son bienvenidos a participar!”

Por su parte, Susana Lloret, vicepresidenta de la Fundació Per Amor a l’Art, comenta: “Desde luego esta es una propuesta innovadora e inclusiva, donde los participantes no serán espectadores, sino actores, y aquello que cada uno haga contribuirá al resultado final. El arte es así de plural”.

 

Thomas Hirschhorn es considerado uno de los artistas más singulares y formalmente comprometidos de nuestro tiempo. Hirschhorn es reconocido por sus extensas obras de arte inmersivas que utilizan materiales cotidianos, imágenes encontradas y textos para involucrar a las audiencias en el pensamiento activo y enfrentar la realidad de nuestro mundo. Con cada exposición en museos, galerías y espacios alternativos, y en sus 70 obras en el espacio público, Thomas Hirschhorn afirma su compromiso hacia un público no exclusivo. Ha expuesto su trabajo en todo el mundo, en numerosas bienales como la de São Paulo, Venecia o Shanghai y sus obras se encuentran en colecciones de los más prestigiosos museos que incluyen el Centre Georges Pompidou, el Walker Art Center, Minneapolis, el MOCA, Los Angeles, la Tate Modern, em Londres o el MoMa de Nueva York, entre otros.

Entre los premios recibidos, Hirschhorn ha sido galardonado con «Preis für Junge Schweizer Kunst» (1999), «Prix Marcel Duchamp» (2000), «Rolandpreis für Kunst im öffentlichen Raum» (2003), «Joseph Beuys-Preis» (2004), el «Kurt Schwitters-Preis» (2011) y el Prix Meret Oppenheim (2018).

FUNDACIÓ PER AMOR A L’ART -BOMBAS GENS

La Fundació Per Amor a l´Art (FPAA), privada y familiar, despliega su triple actividad, artística, social e investigadora, en la antigua fábrica rehabilitada Bombas Gens de València. La Colección Per Amor a l’Art cuenta con un fondo de más de 2.250 obras de arte de 220 autores, asesorada por Vicent Todolí y que, a través de diversas exposiciones y actividades, se comparte es su espacio expositivo.  Su labor relacionada con la integración social de menores en riesgo de exclusión y el apoyo a personas con Daño Cerebral Adquirido se lleva a cabo desde su Área Social. Y también impulsa la investigación y divulgación de enfermedades raras, en especial la enfermedad de Wilson.

Continuar leyendo