Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

El Gobierno: «Nos esperan semanas duras, la pandemia evoluciona a peor»

Publicado

en

Madrid, 8 ene (EFE).- El Gobierno ha reconocido que los datos de la pandemia son malos y que nos esperan «semanas duras» por eso ha insistido en la importancia de seguir de forma estricta las medidas marcadas por las comunidades y ha destacado la importancia de la vacunación para que haya más vacunados que contagiados: «Hay que vacunar y vacunar».

Lo han asegurado los ministros de Sanidad y Política Territorial y Función Pública, Salvador Illa y Carolina Darias, respectivamente, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de seguimiento del coronavirus, que ha estado presidida por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

«El dato es un dato malo, la pandemia evoluciona a peor», ha admitido Illa, ante el aumento de la incidencia acumulada hasta llegar a los 321 casos por cada 100.000 habitantes, una presión hospitalaria en torno al 12 % y un 24 % de ocupación de camas UCI por parte de pacientes covid.

Con empeoramiento de la situación, Illa ha valorado el esfuerzo de las comunidades que están tomando «medidas contundentes» de acuerdo con la estrategia nacional contra la covid, «que nos permitió vencer a la segunda ola».

El ministro ha insistido en que «ya sabemos lo que hay que hacer», que es reducir al máximo la movilidad y los contactos, por eso también se ha querido dirigir a la ciudadanía para que continúen cumpliendo de forma «ejemplar» las medidas acordadas en sus comunidades porque los casos van a seguir en aumento y «nos esperan semanas duras de crecimiento».

El ministro ha destacado la importancia de la vacunación y ha considerado que el ritmo de administración de las vacunas todavía tiene que mejorar pero está cogiendo una «velocidad aceptable».

«El objetivo es tener mas vacunados que contagiados» ha marcado Illa, una meta que también ha reseñado Carolina Darias: «Tenemos que vacunar, vacunar y vacunar».

Para el Gobierno esta cuestión es determinante par derrotar al virus y alcanzar la inmunización colectiva, de forma que para el verano se haya vacunado al 70 % de la población.

Hasta el momento, según Illa, se han administrado unas 140.000 vacunas de Pfizer, a la que se unirá en unos siete o diez días la de Moderna, aprobada por la Agencia Europea del Medicamento.

En cuanto al anuncio de la Comisión Europea de que Europa va a adquirir 300 millones adicionales del fármaco de Pfizer, Illa ha dicho que España participará «proporcionalmente la parte que le corresponde».

PORTADA OFFICIALPRESS

Wuhan cumple este 23 de enero un año del inicio del horror

Publicado

en

wuhan

Wuhan (China), 23 ene (EFE).- Wuhan, la gran urbe china que de la noche a la mañana se vio por sorpresa aislada y confinada, tras ser la primera en sufrir el virus que aún se cierne sobre el mundo, trata hoy todavía de recuperar su vida con mucha precaución, entre heridas que tardarán tiempo en superarse.

A las diez de la mañana del 23 de enero de 2020, esta ciudad de 11 millones de habitantes despertó totalmente clausurada, con sus accesos cerrados, las calles desiertas y la gente metida en sus casas, en medio del pavor por una enfermedad de la que se sabía bien poco.

En los primeros momentos del inédito aislamiento, algunos todavía pudieron salir a comprar comida en las pocas tiendas que permanecieron abiertas, pero al poco éstas también cerraron y nadie se movió de sus cuatro paredes en semanas.

Llegaron los días más terribles: los enfermos se multiplicaban y los hospitales, sin medios ni personal suficiente para luchar contra un virus casi desconocido entonces, no daban abasto para atender a todos los ciudadanos que mostraban síntomas.

Muchos eran devueltos a casa sin un diagnostico claro y algunos murieron allí sin saber siquiera de qué, o sufrieron solos y en silencio la enfermedad, sin apenas información sobre su alcance o sus eventuales secuelas.

EL PÁNICO A LO DESCONOCIDO Y EL HAMBRE

El miedo a lo desconocido y la falta de comida fueron la mayor preocupación de los wuhaneses esas primeras semanas, según los testimonios recogidos por Efe estos días entre decenas de habitantes de la ciudad.

En los primeros compases, con las tiendas de alimentación cerradas y todo el mundo confinado, las autoridades todavía no habían podido organizar la enorme operación logística de repartir alimentos en cada domicilio de la ciudad por lo que mucha gente recuerda el hambre.

Además, eran los primeros en enfrentarse a un virus nuevo que se cebó con ellos, sin apenas experiencias previas más que la del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS), otra enfermedad causada también por un coronavirus que había afectado a China en 2003.

«La gente no tenía información, no sabía qué era exactamente el virus ni cómo se podía contraer y eso generó mucha ansiedad», explica a Efe la psicóloga Li Geng, que trabajó sin descanso voluntariamente durante el confinamiento con los wuhaneses.

«Era como enfrentarse a algo invisible e impredecible, no sabíamos si de repente nos íbamos a contagiar todos o si algún día podríamos salir de casa», afirma Yu Xingwen, una joven estudiante de medicina que pasó el confinamiento con su familia en el piso 23 de una de las miles de torres de viviendas que pueblan Wuhan.

Entre los que contraían la covid, el problema era otro, explica la psicóloga Li: «tenían miedo a la muerte o a las secuelas que podía dejar la enfermedad, desconocidas entonces, algunas todavía ahora».

Cuando uno está ingresado en un hospital, al menos cuenta con la compañía del personal sanitario y la confianza de saberse en manos de profesionales, pero cuando se está solo en casa o -en el mejor de los casos- con familiares, cualquier síntoma extraño se convierte en una alerta inquietante.

«MI PADRE MURIÓ SOLO EN SU CASA»

«Mi padre murió solo en su casa, no culpo a nadie, no había camas en los hospitales y cada día venía un médico a verle, se desvivieron para atenderle pero era mayor y no pudo ser», relata a Efe Wei Douyong (nombre ficticio), de 45 años, una de las pocas personas que se atrevieron a detallar el sufrimiento de aquellos terribles días.

La madre de Wei había fallecido dos años atrás y su padre, de 78 años, vivía solo en un apartamento de Wuhan, aunque el hijo buscaba una solución habitacional alternativa desde hace meses.

Esos momentos terribles duraron poco más una semana, el tiempo que tardó China en construir el hospital de campaña de Huoshenshan, uno de los dos que levantó en tiempo récord en la ciudad con módulos prefabricados para paliar la falta de camas hospitalarias.

El 2 de febrero, cuando se terminó en diez días la construcción de Huoshenshan, el Ejército chino ya transportaba material y personal médico a Wuhan para su apertura al día siguiente.

Luego llegaron cientos de médicos y sanitarios de varias provincias chinas, además de equipos de protección, mascarillas y material necesario para el personal médico, que los primeros días trabajaron sin descanso para comer o incluso para ir al servicio, ante la falta de trajes protectores de recambio.

La psicóloga nos cuenta que cuando el confinamiento acabó, el 8 de abril, algunos doctores y enfermeras tenían pavor de recordar los momentos terribles que habían vivido.

«Es habitual en una situación traumática. Preferir no recordar y mirar para adelante en lugar de hacia atrás», explica.

Solo hace falta charlar un rato con cualquiera en las calles de Wuhan para palpar algo parecido: la mayoría de la gente no quiere hablar y la que accede pasa enseguida por encima de los recuerdos para destacar lo «bien que está ahora la ciudad» que la gran mayoría considera «la más segura del mundo».

Y se dio una categoría más de sufrimiento psicológico, dice Li: la de quienes pasaron la enfermedad y se curaron pero temen ser rechazados, que la gente no les acepte o les cuelgue para siempre el estigma de la covid.

«Tratamos muchos casos de esos durante la cuarentena, pero también después e incluso alguno ahora, es una preocupación persistente», comenta la psicoterapeuta.

UN NADADOR QUE ALIVIÓ EL CONFINAMIENTO EN EL YANGTSÉ

Desde el 8 de abril, Wuhan ha ido renaciendo poco a poco y ahora vuelve a ser una ciudad casi normal, con una animada vida cultural y nocturna, aunque nadie se quite la mascarilla y la precaución se palpe en cada momento y cada conversación.

Quedan muchas heridas todavía por cicatrizar y la capital de Hubei aún está lejos de ser la misma que antes.

Con todo, muchos wuhaneses salieron hoy, pese al cielo encapotado, a curiosear por las calles comerciales o pasear por sus hermosas playas fluviales junto al río Yangtsé, donde se veían también pescadores con caña.

Zou Liang, un diseñador wuhanés, de 40 años, que trabaja en el departamento de urbanismo municipal, se atrevía incluso esta mañana -cuando los termómetros marcaban 5 grados- a zambullirse en las frías aguas del Yangtsé y nadar en paralelo a la orilla durante más de media hora.

«Estuve nadando aquí todos los días durante el confinamiento, burlaba las barreras y los controles para venir, me gusta mucho nadar», afirma sonriente a Efe nada más salir del agua.

Zou se muestra «feliz de que aquello haya pasado» y no tiene miedo de que el virus «pueda volver a Wuhan», pese a los rebrotes actuales en el norte del país, los peores desde marzo de 2020.

«China está muy preparada y los está combatiendo muy bien», dice, antes de despedirse y zambullirse de nuevo en las aguas del colosal río de Asia.

Javier García

Continuar leyendo

PORTADA OFFICIALPRESS

Destituyen al oficial de enlace de la Guardia Civil en el Estado Mayor de la Defensa por vacunarse

Publicado

en

El ministro del Interior Fernando Grande Marlaska. EFE/Kiko Huesca

El Ministerio del Interior ha destituido al oficial de enlace de la Guardia Civil en el Estado Mayor de la Defensa (EMAD) tras vacunarse de forma indebida, han informado a Efe fuentes de ese departamento.

Esta es la primera destitución en relación con el caso de las vacunaciones de varios jefes del EMAD, incluido su máximo responsable, el general Miguel Ángel Villarroya, además de los generales Francisco Braco, comandante del Mando de Operaciones, y Fernando García González-Valerio, jefe del Estado Mayor Conjunto,.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, adelantó ayer que ha solicitado a Villarroya un informe que debía llegarle también ayer. «En función a lo que diga el informe, veremos», comentó la ministra acerca de la posición que adoptaría.

Interior se ha adelantado en tomar una decisión en lo que afecta a su oficial, cuyo cese, según han señalado las citadas fuentes del Ministerio, se ha acordado «tras tener conocimiento de que el oficial de enlace de la Guardia Civil destinado en el Estado Mayor de la Defensa había participado en la vacunación en esa institución»

Esta medida fue adoptada anoche, «con carácter inmediato» y se hizo «tras recabar y analizar todos los informes pertinentes», según han indicado, al tiempo que han precisado que se trata de un puesto de libre designación.

El portavoz adjunto de Podemos en el Congreso, Enrique Santiago, pidió ayer el cese de Villarroya, si bien, según fuentes del EMAD, la vacunación ha seguido el protocolo que se aplica a las Fuerzas Armadas, distinto al civil y que viene establecido por la Subsecretaría de Defensa.

Según dicho protocolo, han precisado las fuentes, al JEMAD y otros generales les correspondía la vacuna, por edad, una vez se había administrado a los sanitarios y a todos los militares que se iban a ir a una misión, tanto en el extranjero como en territorio nacional.

La vacuna, señala el EMAD, se le ha inyectado también a militares y civiles implicados en la planificación, dirección y coordinación de las operaciones de otros escalafones, también de la tropa.

La Asociación Unificada de Militares (AUME) ha pedido al Ministerio que explique por qué se han «colado» mandos del Ejército en la vacunación y ha expresado su «malestar» e «indignación» por estos hechos.

Aume exige que se asuman responsabilidades por parte de aquellos que «no solo deben dar ejemplo», sino también cumplir con lo establecido por las autoridades sanitarias.

La vacunación de los militares se ha unido a la polémica esta semana por las dosis administradas, saltándose los protocolos, a alcaldes, concejales y consejeros, tanto del PSOE como del PP, en municipios de Alicante, Huelva y Murcia, así como en el Gobierno de esta última comunidad y de Ceuta.

A la lista se sumaron este viernes los alcaldes de las localidades zaragozanas de Luesia y Asín, Jaime Lacosta (PP) y Rogelio Garcés (PSOE), así como el alcalde socialista del municipio vallisoletano de Villavicencio de los Caballeros, Alberto de Paz, junto con otros ediles y el cura del pueblo.

Continuar leyendo

PORTADA OFFICIALPRESS

España roza los 2,5 millones de contagios y la incidencia se dispara a 828

Publicado

en

Sanidad ha notificado 42.885 nuevos positivos de covid desde el jueves, que elevan los contagios desde el inicio de la pandemia hasta los 2.499.560 y provocan un nuevo aumento de la incidencia acumulada hasta los 828,57 casos por cada 100.000 habitantes, casi 33 puntos más que ayer.

Según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, se han contabilizado 400 fallecidos desde ayer y la cifra total es de 55.441, 1.411 de ellos notificados en los últimos siete días.

También continúa al alza la presión hospitalaria, con un 21,63 por ciento de las camas ocupadas por enfermos de covid – casi un punto más-, con 27.462 ingresados (920 pacientes más en las últimas 24 horas). De ellos, 3.908 están en cuidados intensivos, con una ocupación del 37,61 por ciento del total de estas unidades.

INCIDENCIA ACUMULADA: Hay ocho comunidades por encima de la media nacional de incidencia acumulada de positivos diagnosticados en los últimos 14 días (casos por cada 100.000 habitantes), con Extremadura a la cabeza, con 1.448,52.

Además figura Murcia, con 1.331; Comunidad Valenciana, con 1.245; La Rioja, con 1.208; Castilla y León, con 1.215; Castilla-La Mancha, con 1.158, y Madrid, con 904, y Melilla, con 857,93.

Sin embargo, por debajo de los 250 de riesgo extremo solo se encuentra Canarias, con 188,91.

PRESIÓN HOSPITALARIA: La Rioja registra el porcentaje más alto, con un 65 % de las camas de sus ucis ocupadas por enfermos de covid, seguida de la Comunidad Valenciana, con el 58,65 %; Melilla, con el 52,94 %,; Cataluña, con el 49,51 %; Castilla-La Mancha, con el 49,45 %; Madrid, con el 46,24 %; Baleares, con el 42,30, y Extremadura, con el 39,15 %.

FALLECIDOS: En los últimos siete días han fallecido por coronavirus 1.411 personas.

Por comunidades, la Comunidad Valenciana se sitúa en primer lugar al concentrar 382 de las muertes de los últimos siete días, mientras que en Andalucía ha habido 188, en Madrid 120 y en Galicia 102.

PRUEBAS REALIZADAS Y POSITIVIDAD: Sanidad informa de que se han practicado un total de 1.455.394 pruebas diagnósticas entre los días 12 y 18 de enero, con una positividad del 17,38 -inferior a 17,60 del jueves-, con una tasa de 3.094,86 test por cada cien mil habitantes.

En los últimos siete días se han diagnosticado 193.139 positivos, de los que solo 41.127 tenían síntomas, lo que supone un 21,2 % de los contagios totales.

La C.Valenciana suma 8.630 nuevos casos de covid y 90 fallecidos en un día

Continuar leyendo

Trending