Síguenos

Valencia

El segundo cierre de fin de semana empieza a las 15 horas en estas ciudades de la Comunitat

Publicado

en

València, 5 feb (EFE).- A las 15 horas de este viernes comienza a aplicarse, por segundo fin de semana consecutivo, el cierre perimetral de las dieciséis ciudades de la Comunitat Valenciana de más de 50.000 habitantes, de las que no se podrá salir ni entrar sin causa justificada hasta las 6 de la mañana del lunes.

Este confinamiento perimetral afecta a las cinco grandes ciudades de la provincia de Valencia (València, Torrent, Sagunto, Gandia y Paterna), a las nueve de Alicante (Alicante, Alcoi, Benidorm, Elche, Elda, Orihuela, Petrer, San Vicent del Raspeig y Torrevieja) y a las dos de Castellón (la capital y Vila-real).

Al igual que el fin de semana pasado, y hasta al menos el que viene, durante las 63 horas que transcurren entre las tres de la tarde del viernes y las seis de la mañana del lunes queda limitada la entrada y la salida de personas en esas dieciséis localidades a lo estrictamente indispensable.

Las excepciones a este cierre son las mismas que para el confinamiento perimetral de la Comunitat, como por ejemplo el retorno a la residencia habitual, la asistencia a centros sanitarios o al lugar de trabajo, o el cuidado de personas vulnerables.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado volverán a desplegar dispositivos especial para vigilar el cumplimiento de estas restricciones, que afectan al 46 % de la población de la Comunitat y buscan intentar frenar el avance del coronavirus, y que el pasado fin de semana redujeron la movilidad un 50 % con respecto al anterior.

Valencia

Le piden 7 años de prisión por arrancar una oreja a mordiscos

Publicado

en

(EFE).- El fiscal reclama una condena de siete años de prisión para un hombre que, en el transcurso de una pelea con otro en la localidad valenciana de Lliria, le arrancó a la víctima la oreja derecha de un mordisco.

Estos hechos, que se prevé sean juzgados este lunes en la Audiencia Provincial de Valencia, se produjeron en agosto de 2016, cuando el procesado, que estaba en su casa en Llíria, recibió la visita de la víctima junto a otro hombre.

La Fiscal detalla que, en cuanto los vio, el procesado se abalanzó sobre el perjudicado, lo tiró al suelo y le mordió la oreja hasta amputarle el pabellón auricular derecho.

El herido necesitó ser operado hasta en cuatro ocasiones para poder reconstruir el miembro arrancado.

Además de las lesiones físicas y consecuencias estéticas, el denunciante reclama porque sufre síntomas ansioso-depresivos.

La Generalitat Valenciana reclama 3.260 euros al acusado por los gastos hospitalarios causados por la asistencia sanitaria a la víctima.

Continuar leyendo