Síguenos

Cultura

El tesoro oculto del caballo del Parterre

Publicado

en

Enero de 1891. El Parterre de la ciudad de València, construido décadas antes, colocaba la estatua ecuestre del Rey Jaume I. Ocupaba en el centro el lugar en el que en un principio debía ir también una gran fuente monumental y que finalmente no se llevó a cabo. Un jardín que ha llegado a nuestros días después que fuera remodelado tras la riada que arrasó València en 1957.

La imponente obra parece dominar desde lo alto la ciudad del Turia gracias al trabajo de los hermanos escultores Agapito y Venancio Vallmitjana y que fue fundida gracias a 5 cañones y un obús enviados desde Peñíscola junto a 15 toneladas de bronce.

Pero cabe destacar como dato curioso que el caballo sobre el que descansa el rey existió en realidad. Muchos podrían pensar que salió de la imaginación de sus autores. Pero nada más lejos de la realidad. Ese animal, el que sirvió de modelo y que quedaría inmortalizado para la posteridad pertenecía a un transportista vecino del barrio de Marxalenes llamado Rafael Martí, y que era un antiguo soldado.

Cuentan que estaba orgulloso de que su bello ejemplar llevara para siempre al monarca y por ese motivo solía acercarse a menudo al taller de los escultores para ver cómo avanzaba la obra.

Dicen que Martí era un hombre orgulloso de su pasado ya que había servido a la patria y conservaba como un tesoro todas sus condecoraciones, medallas, uniformes e incluso su preciada gorra de soldado miñón, una especie de milicia urbana que hacía frente a los delincuentes.

Nunca iba sin su gorra, prenda por la que era conocido por los vecinos. Y tampoco la olvidó el día que fue a ver como por fin introducían el metal en el molde. En ese momento presa de la emoción y la alegría lanzó la gorra hacia el cielo para celebrar la finalización de la obra.

Lo que había olvidado era que en el interior de esa gorra guardaba la paga correspondiente por un año de trabajo. La gorra cayó en el vientre del caballo de bronce y quedó fundida junto al resto para dar forma a la figura ecuestre que hoy podemos contemplar en la Plaza de Alfonso el Magnánimo.

El tesoro del caballo del Parterre del que se habla desde hace siglos forma parte de su piel, una piel fundida con cañones, un obús, bronce y unas mil pesetas que pertenecieron a este soldado, toda una fortuna para aquella época.

El paso de los años hace que en ocasiones realidad y leyenda se mezclen formando historias y mitos como el de Martí y el tesoro del caballo del Rey Jaume I. Historias y mitos que forjan el alma de una ciudad.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

Descubre el origen del murciélago del escudo de València

Publicado

en

Estamos acostumbrados a verlo coronando el escudo de València; esculpido en la piedra de numerosos edificios y monumentos, incluso en las camisetas de los equipos deportivos de la ciudad del Turia. Pero, ¿sabes cuál es el origen del murciélago de València? Official Press te acerca las diversas teorías y leyenda sobre lo rat penat.

¿Cuándo aparece el escudo?

Corona de Aragón. Después de la concesión de Pedro el Ceremonioso, el escudo de la ciudad se basó en la Señal Real de Aragón. Más tarde con el tiempo al escudo se le fueron añadiendo elementos relacionados con las armas personales de Jaime II de Aragón, quien logró la incorporación de la ciudad a la Corona. La pertenencia del Reino de València a la Corona de Aragón queda representada por las barras rojas sobre fondo amarillo del escudo.

Dos veces leal. Te habrás dado cuenta que en el escudo aparecen dos eles. ¿Cuál es su significado? Para descubrirlo debemos viajar hasta el siglo XVII que es cuando se incorpora la doble ele a cada lado del escudo y cuyo significado es “dos veces leal”. Este honor le fue otorgado por Pedro el Ceremonioso a la ciudad del Turia por su lealtad a Aragón en la guerra contra Castilla (Guerra de los Dos Pedros (1356-1365) donde recibió y repelió un doble asalto.

Como otra curiosidad, desde la Guerra de la Independencia Española, al escudo se le añaden dos ramas de laurel como símbolo de la defensa de la ciudad.

Jaume I

valencia.es

La leyenda del murciélago

Los orígenes del murciélago está siempre vinculada a la figura del Rey Jaime I El Conquistador. La figura del animal aparece por primera vez a comienzos del 1500. Son muchas las leyendas y teorías pero todas ellas apuntan al monarca nacido en Montpellier.

El murciélago salvador. Una de las leyendas más conocidas cuenta que el rey, antes de entrar a València, acampó en los alrededores del cauce del río Turia.

En ese instante un murciélago se posó sobre su tienda de campaña y el rey ordenó matarlo porque consideraba que estos animales traían mala suerte. Sin embargo unas noches más tarde fue un murciélago el que despertó al rey y a sus soldados con sus ruidos ante la llegada de los musulmanes que querían atacarlos por sorpresa durante la noche.

Gracias al ruido de este animal se despertaron y ganaron la batalla. El rey Jaume I en señal de gratitud mandó cubrirlo de honores y colocarlo en la cúspide del escudo de València, un símbolo que se ha mantenido hasta hoy en día.

Muchos historiadores encuentran cierta similitud entre esta leyenda y otra mallorquina. En ella se dice que el rey protegió a un murciélago que se encontraba dentro de la primera mezquita consagrada como iglesia de la ciudad de Mallorca, la actual iglesia de San Miguel.

El murciélago es también protagonista en las Islas Baleares, Cataluña y Aragón (el escudo de Teruel).

El dragón del rey. Otra de las hipótesis cuenta que el origen del murciélago como símbolo tiene que ver con la vibra o dragón de la cimera del rey Pedro el Ceremonioso. La vibra era un dragón que antes coronaba los escudos de algunas ciudades más importantes de la Corona de Aragón, como Palma de Mallorca, Valencia y Barcelona. Con el paso de los años la antigua vibra se llegó a identificar con la figura de un murciélago y tomó también la forma.

Hacia el siglo XVII comenzó el uso del murciélago en sustitución del dragón y éste se impuso plenamente durante el siglo XIX.

 

Continuar leyendo