Síguenos

Otros Temas

La razón por la que no debes guardar una lata abierta en la nevera

Publicado

en

guardar lata abierta nevera
La razón por la que no debes guardar una lata abierta en la nevera-FREEPIK
Para mantener la seguridad de los alimentos, es recomendable transferir el contenido de la lata a un recipiente de almacenamiento adecuado y sellado antes de guardarlos en el frigorífico. Además, es esencial seguir las indicaciones del fabricante sobre la refrigeración y el consumo de los alimentos enlatados una vez abiertos. Guardar una lata abierta en la nevera puede ser peligroso por varias razones:
  1. Contaminación y Oxidación: Cuando una lata se abre, el contenido entra en contacto con el aire y la humedad del ambiente. Esto puede acelerar la oxidación y el crecimiento de bacterias en el contenido de la lata. Guardarla abierta en el frigorífico aumenta el riesgo de contaminación y deterioro del alimento.
  2. Transmisión de Olores y Sabores: Los alimentos enlatados a menudo tienen sabores y olores particulares que pueden transmitirse a otros alimentos en el frigorífico. Guardar una lata abierta puede hacer que los alimentos cercanos absorban esos olores y sabores, afectando su calidad.
  3. Corrosión: Las latas de metal pueden corroerse cuando se exponen al aire y a la humedad. Si dejas una lata abierta en el frigorífico, el metal puede corroerse más rápidamente, lo que podría contaminar el contenido con partículas de metal.
  4. Pérdida de Sellado: Las latas están selladas herméticamente para proteger el contenido. Al abrir la lata, se rompe ese sello. Guardarla abierta en el frigorífico puede permitir que bacterias y otros microorganismos ingresen al contenido, aumentando el riesgo de contaminación.
  5. Cambios en la Textura y Sabor: Almacenar alimentos abiertos en latas en el frigorífico puede provocar cambios en la textura y el sabor del contenido debido a la exposición al aire y a las temperaturas frías.

¿Qué no se debe meter en la nevera?

Hay algunos objetos y alimentos que no deben almacenarse en la nevera, ya sea porque pueden estropearse, perder calidad o incluso representar un riesgo para la salud. Aquí tienes algunos ejemplos:

  1. Tomates: La nevera puede afectar la textura y el sabor de los tomates. Se recomienda almacenarlos a temperatura ambiente y consumirlos antes de que maduren completamente.
  2. Plátanos: La cáscara de los plátanos puede volverse oscura en el frigorífico, pero la fruta seguirá estando bien. Sin embargo, es preferible almacenar los plátanos a temperatura ambiente para preservar mejor su sabor y textura.
  3. Cebollas: La humedad de la nevera puede hacer que las cebollas se pongan blandas y mohosas. Es mejor almacenarlas en un lugar fresco y seco, fuera de la nevera.
  4. Ajos: Al igual que las cebollas, el ajo puede empezar a brotar y volverse gomoso en la nevera. Deben guardarse en un lugar seco y bien ventilado.
  5. Patatas: La refrigeración puede convertir el almidón de las patatas en azúcar, afectando su sabor y textura. Guárdalas en un lugar oscuro y fresco, fuera de la nevera.
  6. Panes y productos horneados: La nevera puede hacer que el pan se endurezca más rápido. Es mejor almacenar el pan a temperatura ambiente y consumirlo en unos días o congelarlo para una conservación más prolongada.
  7. Aceite de oliva: El aceite de oliva puede solidificarse en la nevera, afectando su calidad. Guárdalo en un lugar fresco y oscuro.
  8. Condimentos y salsas: Muchas salsas y condimentos son preservados naturalmente y no requieren refrigeración antes de abrir. Después de abrir, sigue las indicaciones del envase sobre la necesidad de refrigeración.
  9. Baterías: No debes guardar baterías en la nevera, ya que la condensación puede dañarlas y reducir su rendimiento.
  10. Medicamentos sensibles a la temperatura: Algunos medicamentos pueden perder eficacia si se almacenan en condiciones de frío extremo. Consulta las instrucciones de almacenamiento en la etiqueta del medicamento.

Es importante leer las indicaciones específicas de cada producto y seguir las recomendaciones de almacenamiento para garantizar su calidad y seguridad

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

5 curiosidades de los petardos y la pólvora que no sabías

Publicado

en

curiosidades de los petardos
EFE/Kai Försterling/Archivo

Su olor inunda las calles de València estos días mezclándose con el olor del azahar, los chocolates, los buñuelos y el fuego. La ciudad del Turia huele a fallas y el aroma de la pólvora se respira en cada calle, porque ¿qué sería de las Fallas sin los petardos y los fuegos artificiales? Por eso, OFFICIAL PRESS te trae curiosidades sobre los petardos que seguramente no sabias.

Official Press te explica 5 curiosidades sobre los petardos que no sabías:

1. Para encontrar el origen de los petardos hay que viajar hasta China. Se cree que antes del nacimiento de Jesucristo los chinos descubrieron que al quemar bambú éste se expandía con el calor y producía un fuerte ruido que asustaba a los animales salvajes y a los hombres y mujeres no civilizados.

2. Precisamente es en China cuando en el siglo IX fue descubierta la pólvora. Como dato curioso hay que contar que su descubrimiento fue de pura casualidad. Un alquimista realizaba mezclas en busca de un elixir de la vida eterna, y lo que consiguió fue el huŏ yào(polvora)  cuya traducción literal es «medicina de fuego». Aunque unos siglos más tarde le encontraron una utilidad como arma en la guerra contra los japoneses y los mongoles, al principio el invento se utilizó para ahuyentar a los malos espíritus.

3. Los fuegos artificiales se extendieron hasta Arabia. Allí se siguieron utilizando como armamento de fuego. Los musulmanes llamaron a los cohetes «las flechas chinas».

4. Los bizantinos y los árabes la introdujeron en Europa alrededor del 1200. Italia fue el primer país donde se comenzaron a fabricar, vender y comprar petardos. Desde ese momento los petardos y fuegos artificiales comenzaron a tener una connotación festiva. Muchos reyes quedaron impresionados por estos espectáculos de luces y sonido. Incluso el Rey Jacabo II de Inglaterra llegó a nombrar caballero a su maestro pirotécnico.

5. La luna valenciana. Todos conocemos la expresión «Quedarse a la luna de València». Según la Real Academia Española, dicha locución se refiere al estado en el que se queda alguien cuando se ven frustradas las esperanzas de lo que deseaba o pretendía. Son muchas las teorías sobre el origen de esta expresión, pero lo que muchos no saben es que la luna tiene algo en común con la ciudad del Turia. La luna, como le pasa a València en fallas, huele a pólvora. Eso aseguran los tripulantes y astronautas del Apolo 16: que el suelo de la luna tenia olor a pólvora quemada. Ese dato ha sido corroborado por otros astronautas que también han estado en nuestro querido satélite.

 

Continuar leyendo