Síguenos

Cultura

Jazz, música clásica y bandas sonoras de películas en tres espectaculares conciertos en la playa de Las Arenas

Publicado

en

Valencia 5 Sept. 2019| La noche de este jueves, a las 21.00 horas en la Playa de Las Arenas, arrancan los tres conciertos de acceso libre que bajo el título “Música a la Mar”, ha programado el Palau de la Música para toda la ciudadanía. El escenario de los tres conciertos tiene 300 metros cuadrados con una cúpula transparente, dos torres laterales de sonido y dos prolongaciones de pantallas led de 4 por 2,60 metros, en un lugar donde se han dispuesto 1.000 sillas para el público sobre la arena. Además, la organización incluirá una zona de músicos entre bambalinas, sistemas sanitarios y una ambulancia para atender los posibles incidentes.

La concejala de Cultura, Gloria Tello, que asistirá a estos conciertos, ha querido «invitar a todas y a todos a disfrutar de estos conciertos que unen música y mar, naturaleza y música, respetando el medio ambiente en todo momento». Tello ha añadido que de nuevo «el Palau de la Música acerca la música de más calidad a la ciudadanía».

En el concierto de este jueves, la Sedajazz Big band presentará su espectáculo Latin Jazz Party, con músicos consagrados como Perico Sambeat, Jesús Santandreu, David Pastor, Ángel Blanco Latino, Viktorija Pilatovic, Thaïs Morell y muchos más que interpretarán un repertorio de jazz latino, salsa, Brasil, funk y música de Tito Puente, Poncho Sánchez, Dizzie Gillespie, Celia Cruz, Djavan, Bebo Valdés, Perico Sambeat y Jesús Santandreu. Respecto a este primer concierto, el director del Palau, Vicent Ros, ha puntualizado: «este año ofrecemos tres conciertos con temática muy diferente que gustarán a todo el público, por su espectacularidad».

Dos días después, el 7 de septiembre, será el turno de la OV dirigida por su titular, Ramón Tébar. Ofrecerá un programa rítmico y colorista, con piezas muy conocidas por el público como son el célebre Bolero de Maurice Ravel, así como otros muy raciales como el Capricho español de Nikolai Rimski-Kórsakov, la rapsodia para orquesta España de Emmanuel Chabrier, la Suite española de Isaac Albèniz y las danzas de La vida breve de Manuel de Falla. Un concierto que para Tébar supone “el placer de escuchar música junto al mar, con la frescura de la brisa mediterránea y de los ritmos y colores de música escrita o inspirada en España”.

El tercero y último concierto será el día siguiente, el día 8 de septiembre, cuando la Banda Sinfónica del Marítimo, una selección de todas las sociedades musicales de los poblados marítims, dirigida por Víctor Soria Uriós, interpretará un programa basado en famosas bandas sonoras de cine, que gustará a los asistentes: 2001: Una odisea del espacio, con el inicio de Así habló Zaratustra de Richard Strauss; Bailando con lobos y Out of África, las dos de John Barry; Roben Hood de Michael Kamen; El Rey León de Elton John/Hans Zimmer; Piratas del Caribe de Klaus Badelt; La máscara del Zorro de James Horner; Aladdin de Alan Menken; Star Wars de John Williams; El Señor de las Sortijas de Howard Shore, y Los increíbles de Michael Giacchino.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

Los secretos de la Plaza del Tossal

Publicado

en

La Plaza del Tossal es un lugar lleno de vida. Situada en el corazón de la ciudad, es punto de encuentro, de ocio, de tiendas con encanto y restaurantes desde los que disfrutar de la magia de un sitio especial.

Pero lo que muchos desconocen es que debajo de todo ese ajetreo de ir y venir de personas, se esconde parte importante de la historia de València.

València, capital de un reino taifa

A principios del siglo XI, depués de la caída del califato de Córdoba, València se convertía en la capital de un reino taifa. Nos encontramos entre los años 1021 y 1061 cuando la ciudad construye una nueva muralla bajo el reinado de Abd al-Aziz.

Los visitantes que llegaban de otros puntos de Al-Anadalus eran recibidos por sus cinco puertas de acceso. La ciudad se fue reforzando con nuevos elementos de defensa y es a partir del siglo XII cuando se amplia el recinto fortificado.

Con la conquista cristiana, València crece y la muralla islámica es derribada de manera parcial cambiando la fisonomía de la ciudad.

Se instalan varios obradores de calderos sobre los restos de la fortificación que estuvieron en funcionamiento hasta época moderna y se aprovechó el foso de la muralla para canalizar, en el siglo XIV, por la antigua trampilla, un ramal de la acequia de Rovella, que sirvió como colector hasta hace no mucho tiempo.

Además también sirvió para abastecer a varios talleres artesanales.

Mucho ha cambiado esta plaza a lo largo de su historia hasta llegar al aspecto que tiene hoy en día. De hecho, desde sus orígenes hasta el medievo uno de los brazos del Turia rodeaba València siendo este enclave lugar de contención.

Es ya durante los años 60 del siglo XX cuando, con el derribo de algunos edificios queda la plaza que tenemos hoy.

Siglos y siglos de cambios que han quedado atrás borrado por el paso del tiempo. Pero las huellas y algunos de los secretos de esa València del pasado quedaron ocultos bajo tierra y la Galería del Tossal nos los muestra.

Balansiya islámica

Este lugar es visita obligada para comprender cómo era nuestra ciudad siglos atrás gracias a los restos arqueológicos que ahí se conservan. Su interior, testigo de la Balansiya islámica, nos transporta en un viaje en el tiempo.

Concretamente hasta un tramo de muralla y la torre, elementos que formaban parte de una puerta en codo, que se cree pudo ser una remodelación de la antigua puerta de al-Hanax, del siglo XI, y que daba paso a la entrada de la calle Caballeros.

Nada más bajar contemplamos restos de una torre de planta cuadrada. Su construcción fue realizada con tapial de mortero y lienzo de la muralla islámica del siglo XII.

El paso del tiempo no ha podido borrar de su piedra las marcas en forma de agujeros ocasionadas por los apoyos de las cajas de madera utilizadas por los alarifes, maestro de albañilería mudéjar, para su construcción.

Justo delante de la muralla encontramos los arcos que se conservan dentro de la galería que sostenían la bóveda de ladrillos que cubría la acequia de Rovella.

Paseando por el Carmen nos encontramos con restos del trazado de la muralla así como parte de algunas torres, algunas en estado total de abandono.

calle Caballeros, la Plaza de San Jaime, el Colegio Mayor Rector Peset son lugares que nos cuentan los secretos ocultos de Balansiya y de València.

 

 

 

Continuar leyendo