Síguenos

Valencia

La empresa del Galileo Galilei paga 15.000 € de multa por su fiesta ilegal

Publicado

en

València, 5 mar (EFE).- El proceso sancionador del Colegio Mayor Galileo Galilei de València por la fiesta que celebró en el edificio y obligó a suspender las clases presenciales en la Politècnica tras detectarse más de 160 contagios ha concluido tras abonar la entidad, de forma voluntaria, una multa de 15.000 euros.

Fuentes de la Conselleria de Justicia han informado este viernes a EFE de que la sanción que ha asumido la mercantil -por unos hechos sucedidos hace más de cinco meses- es de 25.000 euros, pero al haberla abonado voluntariamente se le aplica la bonificación del 40 % sobre el importe total, por lo que ha pagado finalmente 15.000 euros.

La conclusión de este proceso ya ha sido notificado a la empresa que gestiona el centro, ubicado en el campus de Tarongers de la Universitat Politècnica de València (UPV).

El secretario autonómico José María Ángel ha firmado este viernes la resolución del procedimiento sancionador de la denuncia llevada a cabo contra el Colegio Mayor por no respetar las medidas dictadas por el Consell para hacer frente a la pandemia.

Según las fuentes, en el Colegio Mayor se permitió el 26 de septiembre del pasado año una fiesta ‘ibicenca’ en la azotea, que derivó en más de 160 contagios y la suspensión de las clases presenciales en la UPV.

Además, se ha sancionado la falta de control para la celebración de otras dos fiestas en sendas habitaciones en el edificio del Colegio Mayor en la madrugada del 27 de septiembre.

El importe de la sanción que se propuso a la vista de la infracción cometida y de las circunstancias derivadas de este procedimiento ha sido de 25.000 euros (una de 20.000 euros y otra de 5.000).

La de 20.000 euros es por una falta grave según lo establecido en el artículo 6 del Decreto Ley 11/2020 de 24 de julio por incumplimiento del artículo 6.2 (organización o participación en reuniones, fiestas o cualquier otro tipo de acto, privado o público, que impliquen una aglomeración o agrupación de personas cuando se constate que impiden o dificultan la adopción de las medidas sanitarias de prevención).

La de 5.000 euros es por una falta grave establecida en el artículo 6 del decreto Ley 11/2020, de 24 de julio por incumplimiento del artículo 6.7 (incumplimiento de medidas higiene y prevención cuando suponga riesgo de contagio o afecte a más de 15 personas).

Según las fuentes, durante el proceso se dio traslado de la propuesta de sanción a la mercantil gestora del Colegio Mayor, «que reconoció su responsabilidad y procedió al abono voluntario de la sanción».

«Una vez que se ha acreditado el pago de la sanción este viernes se declara concluido el procedimiento sancionador», concluyen desde la Conselleria de Justicia.

Valencia

Ribó coloca el monolito al 15-M en la plaza del Ayuntamiento con todos los partidos en contra

Publicado

en

València, 14 may (EFE).- El alcalde de València, Joan Ribó, ha visitado este viernes en la plaza del Ayuntamiento el monolito en homenaje a los movimientos sociales, especialmente al 15M que este sábado cumple su décimo aniversario, sin ningún miembro de la oposición, que le ha acusado de «sectarismo», ni de su socio de gobierno, el PSPV, que no ha apoyado la iniciativa.

Acompañado de varios concejales de Compromís, Ribó ha visitado la exposición fotográfica temporal que conmemorará el aniversario del 15M ubicada en el centro de la plaza del Ayuntamiento, para después visitar el monolito, colocado esta misma mañana y que seguirá en la plaza de forma permanente.

El alcalde ha mostrado su satisfacción por el panel expositivo y ha recordado que el 15M fue un movimiento social «transversal», que además «tuvo una influencia en la sociedad y en la política valenciana».

Ha explicado que hay informes jurídicos que señalan que «no hay que pasarlo -la iniciativa del panel fotográfico- por la Comisión de Patrimonio».

Ribó ha asegurado que el monolito homenajea a todos los movimientos sociales, «responsables de numerosos avances», entre ellos, las concentraciones para no derribar parte del Cabanyal; en torno al río, para oponerse a que en los años 70 se construyera una autovía que fuera desde el puerto hasta el aeropuerto; o a El Saler, para no construir en el parque natural de l’Albufera.

«València no sería lo que es hoy en día sin los movimientos sociales», ha afirmado Ribó, quien ha explicado que le hubiera gustado que estuvieran representantes de todos los partidos porque «el 15M no fue algo que capitalizó Podemos o Compromís», pero que «cada uno es responsable de sus actos y de sus no actos».

Por su parte, la vicealcaldesa de la ciudad, Sandra Gómez (PSPV-PSOE), ha subrayado en una rueda de prensa que «no le consta» que su formación hubiera sido invitada al acto de presentación.

Ha resaltado que la voluntad del 15M fue la de «abrir la política con una participación de consenso, mayor humildad en cargos políticos y que hubiera una revolución en la que primara la transparencia».

«Veníamos de años de mucho autoritarismo», ha comentado Gómez, quien ha recordado las legislaturas con mayoría absoluta del PP, y ha añadido: «Por eso creemos que las cosas no se han hecho la mejor forma y no ha sido el mejor homenaje posible, ya que nos hubiera gustado que el acto contara con la participación de todos los grupos políticos».

«Ya no en nuestro caso, que estamos en el gobierno, sino como en cualquier placa o cambio de calle, en las que se pasa por todos los trámites, sin excluir y sin sectarismo político», ha afirmado Gómez.

Al respecto, su compañero de partido y concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, ha pedido perdón por «discutir sobre un monolito y no tratar temas más graves en medio de la pandemia».

«Nosotros estamos aquí para atender los problemas reales y no perdernos en escenarios que animan la confrontación en lugar de bajar las pulsaciones», ha manifestado y ha dicho que la colocación del monolito ha tenido «falta de transparencia, una alarmante falta de consenso».

En una intervención posterior a la presentación de Ribó, Sanjuán ha comentado que es «un mal homenaje al 15M» porque pese a reconocerse otros movimientos, estos están en un lugar secundario y ha lamentado que el procedimiento «no se ha ajustado a lo que el 15M propugnaba, ni tampoco a lo que tiene que ser la plaza del Ayuntamiento, porque es de todos los movimientos por igual».

Por ello, ha anunciado que propondrán en el pleno del Ayuntamiento que los grupos políticos aprueben un homenaje «con un texto de consenso con todas la realidades presentes, para que la gente no piense que plaza es de unos y no de otros» y ha lamentado que con este panel expositivo «no se ha buscado el consenso».

Asimismo, ha indicado que era necesario que la colocación de este panel pasara por la Comisión de Patrimonio, situación que Ribó previamente había negado, a lo que Sanjuán ha contestado que «cualquier persona que lea el Plan Especial de Protección de Ciutat Vella puede obtener la respuesta por sí mismo», así como que no sabe de forma oficial cuánto ha costado.

Por su parte, la portavoz popular en el Ayuntamiento, María José Catalá, ha afirmado que Ribó «consuma hoy su sectarismo» y que «ha renunciado» a ser el alcalde de todos los valencianos, al tiempo que ha lamentado su «obsesión» por homenajear a un movimiento «desaparecido, que más bien merece una lápida».

Ha asegurado que Ribó debería «fijar bien sus prioridades» y trabajar para frenar el paro juvenil «en vez de poner monolitos y exposiciones», cuyo gasto ha cifrado en 18.467 euros.

Sobre la posición de los socialistas, la edil popular ha señalado que el PSPV «no pinta nada» en el gobierno municipal y que «una vez más claudica ante el sectarismo de Compromís y de Ribó, que vive anclado en el comunismo y en el pasado».

«Este monolito es ya lo que le faltaba a esta Plaza del Ayuntamiento, en la que el gobierno de Ribó se ha gastado más de 1,2 millones de euros en una reforma provisional», que ha calificado de «chapucera», a la par que la ha tildado de «impropia» para la tercera capital de España.

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, ha afirmado por su parte que Ribó pretende «silenciar» a la mitad de los valencianos con el texto de su monolito y que este panel «se ha endulzado con otras reivindicaciones, pero se ha olvidado de algunas reivindicaciones populares muy importantes, como la bajada de la Real Senyera cada 9 d’Octubre».

Giner ha preguntado el origen del texto y los criterios con los que se ha contratado al autor, así como ha anunciado que preguntarán por el «carácter político» de la exposición, que carece de informe favorable de Dominio Público, y que junto al monolito han costado, según sus cifras, 16.317 euros.

El portavoz de Vox en el consistorio, Pepe Gosálbez, ha acusado a Ribó de pretender «criminalizar» a la Policía Nacional al mostrar en la exposición a agentes de las fuerzas de seguridad deteniendo y forcejeando con manifestantes.

El 98’34% de la encuestados por Official Press, en contra del monolito 15-M de Ribó

Continuar leyendo