Síguenos

Cultura

‘La La Land’ hace historia en los Globo de Oro al lograr los 7 premios a los que aspiraba

Publicado

en

'La La Land' hace historia en los Globo de Oro al lograr los 7 premios a los que aspiraba

El musical ‘La La Land‘ ha hecho historia en la 74 edición de los Globos de Oro al convertirse en la película con el mayor número de premios obtenidos, hasta un total de siete, todos a los que aspiraba, superando los seis premios de ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’ (1975).

‘La La Land’ obtuvo los galardones a la mejor película de comedia o musical, mejor director (Damien Chazelle), mejor actor (Ryan Gosling), mejor actriz (Emma Stone), mejor guión (Chazelle), mejor canción original (‘City of Stars’) y mejor banda sonora original (Justin Hurwitz).

Captura de pantalla 2017-01-09 a las 12.09.53

“Soñemos con más urgencia, vivamos fervientemente y amemos más profundamente”, proclamó Mark Platt, productor del filme, al recoger la estatuilla a la mejor película.

La película, a modo de musical, cuenta la historia de Mia (Emma Stone), una joven aspirante a actriz, y Sebastian (Ryan Gosling), un entregado músico de jazz, que se conocen en Los Ángeles mientras tratan de hacer realidad sus sueños, al mismo tiempo que afrontan las frustraciones de los inicios. “Esta película es para los soñadores”, indicó Stone tras hacerse con el primer Globo de Oro de su carrera.

La emotiva dedicatoria de Ryan Gosling a su cuñado, recientemente fallecido

Pero la emoción llegó, de forma inesperada, con la dedicatoria de Gosling para el hermano fallecido de su esposa, la actriz de origen cubano Eva Mendes. “Mientras yo cantaba, bailaba y tocaba el piano, mi mujer criaba a nuestra hija, estaba embarazada de nuestra segunda niña e intentaba ayudar a su hermano en su batalla contra el cáncer. Amor, gracias”, dijo emocionado el canadiense, que dedicó el premio a Juan Carlos Mendes, fallecido en abril.

Los otros premiados de la noche

Además, Casey Affleck (‘Manchester frente al mar’) fue coronado como mejor actor dramático por delante de Denzel Washington (‘Fences’), Andrew Garfield (‘Hasta el último hombre’), Joel Edgerton (‘Loving’) y Viggo Mortensen (‘Capitán Fantastic’).

En la vertiente femenina, fue la francesa Isabelle Huppert (‘Elle’) quien se llevó el gato al agua imponiéndose a Amy Adams (‘La llegada’), Jessica Chastain (‘Miss Sloane’), Natalie Portman (‘Jackie’) y Ruth Negga (‘Loving’).

La actriz Isabelle Huppert ganó el Globo de Oro por su actuación en ‘Elle’, donde su director Paul Verhoeven también resultó premiado por ser la mejor película extranjera. “No dejen que el cine levante fronteras”, manifestó la parisina de 63 años.

Otra nota destacada fue la victoria de ‘Moonlight’, del cineasta afroamericano Barry Jenkins, de 37 años, como mejor película dramática frente a ‘Hasta el último hombre’, ‘Comanchería’, ‘Lion’ y ‘Manchester frente al mar’. ”Id a verla. Decídselo a vuestros amigos”, sugirió Jenkins desde el escenario del hotel Beverly Hilton (Los Ángeles).

Lo que no pudo lograr esa cinta independiente fue reconocer la labor de Mahershala Ali, favorito en la categoría de mejor actor de reparto, premio que fue a parar a Aaron Taylor-Johnson por ‘Animales nocturnos’, de Tom Ford.

Asimismo, y tras cinco nominaciones, la que finalmente pudo inscribir su nombre en un Globo de Oro fue Viola Davis, galardonada como mejor actriz de reparto por ‘Fences’.

“Gracias a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA). Me tomé todas las fotos posibles y fui a todos vuestros almuerzos. El premio llega justo a tiempo”, comentó la intérprete afroamericana sobre las habituales actividades de ese reducido grupo de unos 90 periodistas, encargados de entregar estos premios.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

El palacio en el que nacieron las Fallas

Publicado

en

palacio en el que nacieron las Fallas
Foto: Hugo Román

El palacio en el que nacieron las Fallas es uno de los lugares más desconocidos por la mayoría de los valencianos y guarda en sus paredes los orígenes de nuestra historia, nuestra tradición y de la fiesta de las Fallas.

Ajeno a las miradas de muchos que pasan junto a él, en el barrio de Velluters, se levanta el Palacio Balmes, edificio del siglo XV construido sobre unos cimientos del siglo XIII, un lugar único en la ciudad por ser el lugar donde empezó todo, el lugar donde nacía el Gremio de Maestros Carpinteros.

El origen

El origen de este antiguo gremio se remonta a la conquista de la ciudad de València por el rey Jaime I el Conquistador, cuando articula la ordenación gremial valenciana, que recoge en un principio a carpinteros, pero también los oficios de imagineros, pintores y un pequeño grupo relacionados con los «menesters» de la carpintería.

Según documentos, es el 17 de enero de 1242,  cuando el Llibre del Repartiment asigna a Guillem Francolí, maestro carpintero, dos talleres delante de la Iglesia de San Martín de València. Esa parroquia es el sitio donde se instalan obradores de otros artesanos de la madera convirtiéndose en sede gremial. Es en 1479, cuando los propios artesanos de la madera valencianos levantan el Palacio Balmes para llevar a cabo las reuniones de la “Confraria e ofici dels fusters”.

Cabe destacar a modo de curiosidad que su santo patrón era San Lucas, médico de profesión; y que no será hasta el año 1497 cuando el rey Fernando el Católico permita el cambio del patronazgo pasando a ser San José el nuevo patrón del gremio de carpinteros.

Palacio en el que nacieron las fallas:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el siglo XVIII se renuevan las ordenanzas del ‘Gremi de Fusters’ por medio de una Real Cédula del Consejo de Castilla y 60 carpinteros del gremio de València vuelven a reconstruir el antiguo palacio de la calle Balmes realizando entre todos una verdadera joya de arte en su interior, el artesonado de madera que decora sus techos elaborando cada uno de ellos los 60 cajones que lo forman. Obra suya es también otros elementos de madera que todavía se conservan en el edificio.

Los primeros datos que se tienen sobre el lugar indican que sobre cimientos del siglo XIII se edificó una ermita ya en el siglo XV que fue ampliándose durante los años. El palacio es de planta rectangular y se accede a través del zaguán. En su portada adintelada se puede observar en el centro esculpidos en la piedra los siguientes elementos propios del arte de la carpintería como son un tintero sobre un libro, una escuadra, una regla y un compás. Si seguimos recorriendo con la mirada veremos en los ángulos que forman la portada una sierra en uno de ellos y en el otro ángulo una especie de hacha (azuela) de carpintero. También en cada uno de los ángulos de la casa podemos ver más pistas en piedra sobre los orígenes del edificio en el interior de un escudo en piedra, un cartabón y una especie de punzón, propios del trabajo de la carpintería.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En su interior a través de un gran zaguán se accede a las distintas dependencias. Por una escalera se accede a la planta noble donde se encuentra la sala de juntas y la capilla. En la sala de reuniones de planta rectangular de 8 x 20 metros, nos encontramos con el artesonado de 60 casetones realizado cada uno por 60 maestros carpinteros a modo tal vez de firma, de sello distintivo lo que le proporciona cierta singularidad al conjunto. Por debajo del artesonado corre un friso también de madera del siglo XV.

La fachada trasera mezcla el edificio originario con elementos añadidos en las últimas reforma, como son las ventanas. Aún así se puede apreciar la división en dos secciones horizontales de distinto tamaño separadas por una moldura y en la parte superior una bella galería formada por 18 arquillos de medio punto que recorren la construcción por debajo del alero de madera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Oculto en esa fachada por el vandalismo de las pintadas que lamentablemente inundan el bello palacio podemos leer la siguiente placa:

«Al Excelentísimo señor Don Amalio Gimeno y Cabañas socio de merito de esta sociedad ministro de Marina y ex ministro de Instrucción Pública y Bellas artes con su protección se habilitó este local para escuelas Graduadas la Sociedad de Instructiva de Maestros Carpinteros perpetua gratitud a su ilustre bienhechor 19 marzo de 1913»

Foto: Hugo Román

 

En la actualidad el edificio está gestionado por una empresa privada destinada a la celebración de actividades culturales y eventos públicos y privados.

De las manos de aquel gremio que levantó ese edificio hace ya siglos dependía la vida de la ciudad ya que su oficio permitía la construcción de las casas, embarcaciones, herramientas, utensilios, recipientes y objetos de uso cotidiano, así como tallas de madera. Los más talentosos serían los encargados de dar forma a aquellas primigenias fallas, siendo el origen de nuestra fiesta grande.

De sus manos, de ese edificio hoy desconocido, nació el alma de nuestra ciudad.

 

Continuar leyendo