Síguenos

Cultura

‘La sociedad de la nieve’ arrasa con 12 premios Goya

Publicado

en

'La sociedad de la nieve'

‘La sociedad de la nieve’, el filme de Juan Antonio Bayona sobre la tragedia área de los Andes ha arrasado en la 38 edición de los Goya con un total de doce premios, de los trece a que aspiraba, incluidos el de mejor película y mejor dirección.

El éxito de ‘La sociedad de la nieve’

El drama basado en la historia real de los supervivientes del accidente aéreo de los Andes de 1972 rodado por J.A. Bayona y que optará al Oscar en las categorías de Mejor Película Internacional y Mejor Maquillaje y Peluquería, fue este sábado la cinta triunfadora en la 38 edición de los Goya celebrada en la Feria de Valladolid, al lograr 12 de los 13 premios a los que optaba, entre ellos mejor película, dirección y fotografía.

La gala, conducida por Ana Belén, Javier Ambrossi y Javier Calvo, tuvo un recuerdo especial para Concha Velasco, fallecida el pasado 2 de diciembre en Madrid a los 84 años.

El presidente de la Academia, Fernando Méndez-Leite, expresó la condena de la institución a “cualquier abuso o violencia que se ejerza contra las mujeres”, como también hicieron las mujeres de la junta directiva de la Academia por voz de su vicepresidenta, Susi Sánchez. “Que la igualdad sea la norma y no la excepción”, dijo.

J.A. Bayona

J.A. Bayona fue el claro ganador de la noche. Su película, La sociedad de la nieve, logró un total de 12 de los 13 premios a los que optaba, dos de los cuales fueron para el realizador catalán (dirección y película). El largometraje se quedó a dos del récord que posee Mar adentro, de Alejandro Amenábar (14) y uno menos de los 13 de Ay Carmela!, de Carlos Saura.

20.000 especies de abejas, de la debutante Estibaliz Urresola, que partía en el primer lugar del ranking con 15 nominaciones, se quedó con tres de ellas (dirección novel, guion original y actriz de reparto), mientras que Cierra los ojos, de Víctor Erice, que optaba a 11 premios, obtuvo uno, al igual que Saben Aquell, de David Trueba, que tenía las mismas candidaturas. Un amor, de Isabel Coixet, con siete nominaciones, se fue de vacío.

Gran éxito de Jota

“Creo en el cine español, juntos podemos conseguir lo que queramos”, manifestó un emocionado Bayona al recoger los Goyas a Mejor Película y Mejor Director. Se trata del cuarto que obtiene detrás de la cámara tras El orfanato (Dirección Novel, en 2007), Lo imposible (2012) y Un monstruo viene a verme (2016).

La sociedad de la nieve supone su quinto largometraje y está basado en el libro homónimo de Pablo Vierci sobre el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya que en 1972 se estrelló en le corazón de los Andes. “Comparto este premio con el autor del libro, con toda Argentina y Uruguay”, dijo el director, que recordó que la película, la primera producida por Netflix que triunfa en los Goya, lleva sumados 150 millones de espectadores en todo el mundo.

Además del doblete de Goyas para el director, La sociedad de la nieve logró imponerse también en las categorías de:

  • Mejor Fotografía (Pedro Luque)
  • Actor Revelación (Matías Recalt)
  • Sonido y Efectos Especiales (Pau Costa, Félix Bernés y Laura Pedro)
  • Diseño de Vestuario (Julio Suárez)
  • Maquillaje y Peluquería (Ana López Puigcerver, Belén López Puigcerver y Montsé Ribé, nominadas también al Oscar en la misma categoría)
  • Mejor Montaje (Andrés Gil y Jaume Martí)
  • Sonido (Jorge Adradnos, Oriol Tarareó y Marc Orts)
  • Dirección de Arte (Alain Bainée)
  • Dirección de Producción (Margarita Huguet)
  • Música Original (Michael Giacchino).

Tres para las ‘abejas’

20.000 especies de abejas, la ópera prima con más candidaturas en la historia de los Goya, un total de 15, al final consiguió tres premios. Estíbaliz Urresola logró los de Mejor Dirección Novel y Guión Original con este drama protagonizado por una niña trans en busca de su identidad.

La realizadora vasca dedicó sus dos Goyas a todo el equipo de la película y utilizó parte de su discurso para condenar la violencia sexual contra la mujer.

“Se acabó. No queremos más violencia ni acoso, ni en el cine ni en ninguna parte”, afirmó. Calificó la guerra en Gaza como un “genocidio”, por lo que hizo un llamamiento a los gobiernos “para que intervengan”.

Mejor Dirección Novel

Estibaliz Urresola sigue los pasos de Clara Roquet, Carla Simón, Arantxa Echevarría, Belén Funes y Pilar Palomero al ganar el Goya en la categoría de Mejor Dirección Novel. La película también logró el premio a la Mejor Actriz de Reparto para Ane Gabarain, que lo dedicó “a todas las personas trans. Acercarme a ellas me ha hecho mejor actriz y mejor persona”.

Mención especial merece Robot Dreams, la cinta de Pablo Berger que contaba con cuatro nominaciones y que se llevó dos: a la Mejor Película de Animación y al Mejor Guion Adaptado. Berger habló de su producción, que optará al Oscar, como “una historia maravillosa y documentada”” y recordó que solo se puede ver en cines. “Larga vida al cine en los cines”, proclamó.

Cierra los ojos

Cierra los ojos, el thriller dirigido por Victor Erice 30 años después de su anterior largometraje, El sol del membrillo (1992) obtuvo uno de los 11 premios a los que optaba, el que se llevó Jose Coronado como Mejor Actor de Reparto, logrando el segundo Goya de su carrera tras el que ya tenía por No habrá paz para los malvados. Compartió este reconocimiento con todo el equipo de la película, que “me sigue hacer viviendo una vida de cine”, dijo.

David Verdaguer obtuvo el Goya a Mejor Actor Protagonista por su papel como el humorista Eugenio en Saben Aquell, la comedia dirigida por David Trueba, mientras que el de Mejor Actriz Protagonista fue para Malena Alterio por su trabajo en Que nadie duerma, esta película “tan especial e inclasificable”, aseguró.

También sacaron plaza en el palmarés Janet Novás como Mejor Actriz Revelación por O Corno;

Mejor Canción Original

Rigoberta Bandini como Mejor Canción Original por el tema ‘Yo quiero un amor’, de la película Te estoy amando locamente; Mientras seas tú, el aquí y ahora de Carme Elías’ como Mejor Película Documental; Aunque es de noche, de Guillermo García López, como Mejor Cortometraje de Ficción; Ava, de Mabel Lozano, como Mejor Cortometraje Documental; y To Bird o no to Bird como Mejor Cortometraje de Animación.

El de Mejor Película Iberoamericana fue para la chilena La memoria infinita, mientras que la Mejor Película Europea para los académicos fue la cinta francesa Anatomía de una caída.

Éxitos del cine español

Al igual que hicieron varios de los premiados al recoger el Goya, Fernando Méndez-Leite expresó la condena de la Academia “a cualquier abuso o violencia que se ejerza contra las mujeres. Defendemos la libertad de pensamiento y expresión de nuestras propias opiniones en todos los ámbitos. Es esa libertad la sustancia y la materia que explican y justifican nuestro trabajo”.

Concha Velasco

El recuerdo de Concha Velasco, natural de Valladolid y Goya de Honor en 2013, estuvo presente durante la gala celebrada en la ciudad que la vio nacer. Declaraciones de cariño de ganadores y nominados se sumaron a las pronunciadas por los presentadores, que completaron el homenaje a una de las artistas más queridas y respetadas del cine español con una actuación musical en la que interpretaron partes de dos de sus canciones más populares: ‘Una chica yeyé’ y ‘Mamá quiero ser artista’, mientras se proyectaba un vídeo con imágenes de algunos de sus trabajos. Méndez-Leite tuvo palabras de cariño en su discurso para su “gran amiga” y también para Carmen Sevilla y la directora Patricia Ferreira, desaparecidas recientemente. “Carmen, Concha y Patricia, siempre con nosotros”, señaló.

Solicitó el apoyo de las administraciones a la industria del cine, “que mantiene los principios de diversidad y sostenibilidad y de respeto por los derechos de todos” y realizó un llamamiento especial a los espectadores. “Las películas las hacemos para vosotros y ya nos gustaría que volvierais masivamente a las salas, que es donde se ven como dios manda”, dijo.

Mariné, Goya de Honor

El Goya de Honor ha sido en esta edición para el veterano director de fotografía catalán Juan Mariné. Un galardón que le fue entregado en mano hace unas semanas en la sede de la Academia debido a su avanzada edad, pero que este sábado recibió el homenaje de sus compañeros y amigos.

En representación de todos ellos pronunció un breve discurso José Sacristán, que precisamente recibió el mismo reconocimiento hace dos años. “En nombre de la familia del cine español agradecemos tus más de 140 películas y tus 90 años dedicación a este oficio.

Los que hemos tenido la suerte de trabajar contigo sabemos el gran profesional que eres”, dijo el actor, que dio paso a la proyección de un vídeo con algunos de los trabajos de Mariné.

El glamour de Sigourney Weaver

La actriz y productora estadounidense Sigourney Weaver desplegó todo su glamour por la alfombra roja poco antes de recoger, de manos de J.A. Bayona, el Goya Internacional.”Que profundo honor estar aquí esta noche y recibir este premio de tu parte, Jota, maestro del cine, y de todas esta familia de extraordinarios artistas y cineastas”, fueron sus primeras palabras.

Vestida con un elegante traje verde, la actriz, tres veces nominada al Oscar y ganadora del BAFTA y del Globo de Oro, expresó emocionada, tras una cálida ovación de los asistentes puestos en pie, su gratitud por recibir el Goya y la gran admiración que siente por el cine español. “No es ninguna sorpresa. Cuando pienso en cine español pienso en excelencia, no en géneros, en originalidad, no en fórmulas.

Las palabras de Weaver

Humanidad y corazón, no cinismo. Explorando lo que significa ser humano y vivir en este mundo… abanderando a las mujeres, a las madres, incluso a las monjas… ¡con un tío loco! Como la Viridiana de Buñuel. Lo hacéis todo.

Así que ser honrada por vosotros significa mucho para mí”. Y añadió: “Me ha tocado trabajar aquí, en vuestro país, con vuestros maravillosos actores y directores y, sobre todo, con vuestros equipos, que siempre me han hecho sentir tan bienvenida”.

La actriz norteamericana, que ha dado vida a personajes tan emblemáticos como la Teniente Ripley en Alien o Dian Fossey en Gorilas en la niebla, manifestó que el secreto de su trabajo es “buscar grandes historias en todos los géneros, retroceder y avanzar en el tiempo, adentrarme en otros mundos, no querer repetirme nunca, siempre en busca de historias sobre y para mujeres que nos recuerden lo poderosas que somos de maneras muy sorprendentes. Me he esforzado por no dejar que Hollywood defina o limite mis elecciones”.

En su despedida, mencionó a su amigo Bill Murray, “que siempre me dice que mi actuación es mucho mejor doblada al español, así que la persona que me dobla debería estar aquí arriba también. Me ha doblado en más de 30 películas y se llama María Luisa Solá. María, espero que estés viendo esto, te lo agradezco desde el fondo de mi corazón””.

Música y humor

Bajo la dirección de Tinet Rubira y Ángel Custodio (Gestmusic Banijay Iberia), la producción ejecutiva de Valérie Delpierre, Carlo D’ Ursi y Rafael Portela, la realización de Juan Carlos Carrasco (TVE), y con guion de Paloma Rando y Pilar de Francisco, la gala fue amenizada con las actuaciones de Amaia y David Bisbal, que interpretaron a dúo el tema popularizado por Raphael ´Mi gran noche’; Estopa, con ‘Quiero ser libre’; y María José Llergo, India Martínez y Niña Pastori, que versionaron el ’Se acabó’, de María Jiménez. Silvia Pérez Cruz y Salvador Sobral pusieron voz y música al ‘In Memorian’ con el tema ‘Procuro olvidarte’, de Manuel Alejandro, en recuerdo de todos los miembros de la gran familia del cine fallecidos el pasado año.

Tampoco faltaron los sketches y diálogos protagonizados por Ambrossi y Calvo. El actor de color Malcom Trevino-Sitte pidió “más diversidad racial en el cine español, y sin perdón”, mientras que la  pequeña Sofía Otero, de 10 años y ganadora del Oso de Plata del último Festival de Berlín por su papel en 20.000 especies de abejas, puso la nota emocionante de la noche al entregar entre lágrimas junto a Aitana Sánchez-Gijón el Goya a Mejor Actriz de Reparto a Ane Gabarain.

En el tramo final de la gala se rindió homenaje a la película Todo sobre mi madre con motivo del 25 aniversario de su estreno, con la presencia en el escenario de su director, Pedro Almodóvar, y de cuatro de las actrices protagonistas: Penélope Cruz, Cecilia Roth, Antonia San Juan y Marisa Paredes.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

El palacio en el que nacieron las Fallas

Publicado

en

palacio en el que nacieron las Fallas
Foto: Hugo Román

El palacio en el que nacieron las Fallas es uno de los lugares más desconocidos por la mayoría de los valencianos y guarda en sus paredes los orígenes de nuestra historia, nuestra tradición y de la fiesta de las Fallas.

Ajeno a las miradas de muchos que pasan junto a él, en el barrio de Velluters, se levanta el Palacio Balmes, edificio del siglo XV construido sobre unos cimientos del siglo XIII, un lugar único en la ciudad por ser el lugar donde empezó todo, el lugar donde nacía el Gremio de Maestros Carpinteros.

El origen

El origen de este antiguo gremio se remonta a la conquista de la ciudad de València por el rey Jaime I el Conquistador, cuando articula la ordenación gremial valenciana, que recoge en un principio a carpinteros, pero también los oficios de imagineros, pintores y un pequeño grupo relacionados con los «menesters» de la carpintería.

Según documentos, es el 17 de enero de 1242,  cuando el Llibre del Repartiment asigna a Guillem Francolí, maestro carpintero, dos talleres delante de la Iglesia de San Martín de València. Esa parroquia es el sitio donde se instalan obradores de otros artesanos de la madera convirtiéndose en sede gremial. Es en 1479, cuando los propios artesanos de la madera valencianos levantan el Palacio Balmes para llevar a cabo las reuniones de la “Confraria e ofici dels fusters”.

Cabe destacar a modo de curiosidad que su santo patrón era San Lucas, médico de profesión; y que no será hasta el año 1497 cuando el rey Fernando el Católico permita el cambio del patronazgo pasando a ser San José el nuevo patrón del gremio de carpinteros.

Palacio en el que nacieron las fallas:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el siglo XVIII se renuevan las ordenanzas del ‘Gremi de Fusters’ por medio de una Real Cédula del Consejo de Castilla y 60 carpinteros del gremio de València vuelven a reconstruir el antiguo palacio de la calle Balmes realizando entre todos una verdadera joya de arte en su interior, el artesonado de madera que decora sus techos elaborando cada uno de ellos los 60 cajones que lo forman. Obra suya es también otros elementos de madera que todavía se conservan en el edificio.

Los primeros datos que se tienen sobre el lugar indican que sobre cimientos del siglo XIII se edificó una ermita ya en el siglo XV que fue ampliándose durante los años. El palacio es de planta rectangular y se accede a través del zaguán. En su portada adintelada se puede observar en el centro esculpidos en la piedra los siguientes elementos propios del arte de la carpintería como son un tintero sobre un libro, una escuadra, una regla y un compás. Si seguimos recorriendo con la mirada veremos en los ángulos que forman la portada una sierra en uno de ellos y en el otro ángulo una especie de hacha (azuela) de carpintero. También en cada uno de los ángulos de la casa podemos ver más pistas en piedra sobre los orígenes del edificio en el interior de un escudo en piedra, un cartabón y una especie de punzón, propios del trabajo de la carpintería.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En su interior a través de un gran zaguán se accede a las distintas dependencias. Por una escalera se accede a la planta noble donde se encuentra la sala de juntas y la capilla. En la sala de reuniones de planta rectangular de 8 x 20 metros, nos encontramos con el artesonado de 60 casetones realizado cada uno por 60 maestros carpinteros a modo tal vez de firma, de sello distintivo lo que le proporciona cierta singularidad al conjunto. Por debajo del artesonado corre un friso también de madera del siglo XV.

La fachada trasera mezcla el edificio originario con elementos añadidos en las últimas reforma, como son las ventanas. Aún así se puede apreciar la división en dos secciones horizontales de distinto tamaño separadas por una moldura y en la parte superior una bella galería formada por 18 arquillos de medio punto que recorren la construcción por debajo del alero de madera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Oculto en esa fachada por el vandalismo de las pintadas que lamentablemente inundan el bello palacio podemos leer la siguiente placa:

«Al Excelentísimo señor Don Amalio Gimeno y Cabañas socio de merito de esta sociedad ministro de Marina y ex ministro de Instrucción Pública y Bellas artes con su protección se habilitó este local para escuelas Graduadas la Sociedad de Instructiva de Maestros Carpinteros perpetua gratitud a su ilustre bienhechor 19 marzo de 1913»

Foto: Hugo Román

 

En la actualidad el edificio está gestionado por una empresa privada destinada a la celebración de actividades culturales y eventos públicos y privados.

De las manos de aquel gremio que levantó ese edificio hace ya siglos dependía la vida de la ciudad ya que su oficio permitía la construcción de las casas, embarcaciones, herramientas, utensilios, recipientes y objetos de uso cotidiano, así como tallas de madera. Los más talentosos serían los encargados de dar forma a aquellas primigenias fallas, siendo el origen de nuestra fiesta grande.

De sus manos, de ese edificio hoy desconocido, nació el alma de nuestra ciudad.

 

Continuar leyendo