Síguenos

Gastronomía

Menú navideño de Ricard Camarena: Pelota de cocido valenciano y verduras

Publicado

en

menu navideño ricard camarena
Ricard Camarena

València, 20 dic (OFFICIAL PRESS- EFE).- Llegadas estas fechas, recuperamos el menú navideño de Ricard Camarena, que acaba de revalidar sus dos estrellas Michelin.

El cocinero valenciano apuesta por un menú para la comida de Navidad que «se sale del guión», con pelota de cocido valenciano «vestida de fiesta», velouté de alcachofas y habitas y calabaza con yogur griego de postre, sin que falte turrón de Jijona.

Menú navideño de Ricard Camarena:

«Os propongo un menú muy sui generis, bueno y alejado de convencionalismos«, avisa el cocinero, que además ha sido reconocido con la innovadora Estrella Verde de la guía Michelin por su especial respeto con el medio ambiente.

Pelota de cocido valenciano y verduras

De primero propone una pelota de puchero valenciano con un buen caldo, pero «pensando en el relleno de esos pavos maravillosos o de esos faisanes» haría un relleno y le pondría orejones y nueces, e incluso un poco de trufa, «el que tenga».

«La vestiría de fiesta», apunta el cocinero de Barx (Valencia), que invita a los encargados de la cocina navideña en sus casas a que sean «creativos con esa pelota maravillosa» y que cada uno «le ponga un poco de imaginación».

Verduras de segundo

«Por salirme totalmente del guión, haría un plato de verduras de segundo«,apuestando por las alcachofas y las habitas en una velouté, una especia de salsa clara «fácil de hacer con el mismo caldo del puchero».

Cómo hacer el menú navideño de Ricard Camarena

«Freír un par de cucharadas de harina en aceite y hacer como una roux (mezcla de harina y una grasa), que es lo que hacemos para la bechamel pero mucho más clarita y con el caldo del puchero, mojarla».

«Ahí sí que estaría bien comprar una trufita, ya que no gastamos en carne y pescado, y rallarlo en ese caldo maravilloso», explica Camarena.

Para hacer las alcachofas revela su truco:

Cocinarlas enteras con piel en agua hirviendo durante 15 o 20 minutos y dejar que se enfríen dentro, luego «se pela como si deshojaras una margarita sin que se pongan las manos negras».

«En ese momento esa alcachofa está lista para consumir. Se puede comer en ensalada pero se puede comer frita, se puede manipular todavía», cuenta, y agrega que limpiaría bien las alcachofas, las cortaría en cuartos para estofarla dentro de la velouté hecha con el caldo de cocido.

El huevo

La guinda de este plato sería «freír un huevo y dejarlo caer encima de ese guiso de alcachofas» y, si ha quedado un poco de trufa, «unas lascas encima estaría bien», y recuerda que el sector trufero de la Comunitat «también tiene que vivir y en el norte de Castellón tenemos mucho».

Postre navideño

El postre de este original menú de Ricard Camarena es calabaza asada, también para «salirse del guión», explica el cocinero, que reconoce que tanto las alcachofas como este fruto de cáscara dura y naranja son sus productos «fetiche».

Para aderezarla, el propietario del Ricard Camarena Restaurant, Habitual o Canalla propone coger un buen yogur griego y añadirle una cucharadita de miel y ralladura de limón.

«Simplemente comería un trozo de calabaza que esté a temperatura ambiente, que salga del horno y que se enfríe, con dos cucharadas de ese yogur aderezado con miel y ralladura de limón y unos trocitos de turrón de Jijona por encima». «Sería un postre maravilloso», asegura.

Mónica Collado

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Gastronomía

Dónde comer los mejores buñuelos de València

Publicado

en

dónde comer mejores buñuelos Valencia
Foto: Ayuntamiento de València

Los buñuelos son uno de los mayores manjares con los que nos obsequian las fiestas de Fallas y Semana Santa. Este dulce tradicional que en la versión local consiste en una masa de harina frita y calabaza con forma circular y un agujero en medio se ha erigido, junto a los churros, como el comestible preeminente durante el anual estruendo valenciano. Aunque la capital del Turia se llena de puestos ambulantes de comidas a lo largo y ancho de sus confines, hay selectos lugares en los que el hecho de comer buñuelos adquiere una dimensión suprema. A continuación, detallamos dónde comer los mejores buñuelos de València.

Dónde comer los mejores buñuelos en Valencia

Horchatería Fabian

Esta popular horchatería, emblema de la hostelería valenciana, brilla con especial fulgor por sus clásicos buñuelos con chocolate. Hace poco se trasladó a la Calle Moratín, cerca de la Plaza del Ayuntamiento. Allí sigue con su insigne tradición de servir buñuelos deliciosos cuyo sabor está a la altura de su historia.

Dirección: Calle de Moratín, 1, 46002 València

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Fabian (@horchateria_fabian)

La Churrería del Barrio

Local de cultura valenciana que abraza a los buñuelos y los churros como sus principales especialidades. Se trata de un negocio familiar de extensa tradición en el que las recetas han pasado de padres a hijos. Cabe destacar sus buñuelos XXL solo dignos para valientes. Además, ha sabido adaptar su leyenda a los nuevos tiempos, por lo que admite pedidos a domicilio mediante las aplicaciones de Glovo y Uber Eats.

Dirección: Carrer de Burgos, 2, 46018 València

Horchatería Mari Toñi

Es una de las más afamadas chocolaterías valencianas gracias a su horchata, su helado, su chocolate y, por supuesto, sus buñuelos. Su surtido variado atrae a amantes del dulce, y en Fallas se convierte en una parada habitual para todo aquel deseoso de catar sus magníficos buñuelos. Es uno de los destinos idóneos en la zona del Pont de Fusta y del barrio de Benimaclet.

Dirección: Carrer de Alboraya, 23, 46010 València

Horchatería Mari Toñi

Buñuelos Bienve

Desde 1928 sentando cátedra en lo que a buñuelos se refiere. Ni más ni menos. Sus más de 90 años de experiencia le avala como creador de uno de los mejores y más característicos buñuelos de toda la ciudad de Valencia. En los últimos años su modelo de servicio ha variado, de su mítica caseta pasaron también a dispensar su producto a través de la red de heladerías Glasol. En cualquier caso, Buñuelos Bienve constituye una cita obligatoria en Fallas, y su barraca en la Avenida del Reino de València, un clásico de la cultura valenciana.

Dirección: Avenida del Regne de València, 22, 46005 València

(Facebook Buñuelos Bienve)

Horchatería El Collado

Establecimiento especializado en horchata, buñuelos y churros cuyo origen data de 1892. Considerados como maestros de la elaboración artesana, sus productos son de máxima calidad. Su ubicación en el centro histórico le confiere un cariz distintivo a nivel cultural y social al integrarlo en lo que es el seno de Valencia. Símbolo de tradición y cuna de los buñuelos valencianos.

Dirección: Carrer d’Ercilla, 13, 46001 València

Buñolería El Contraste

Conocido en el barrio de Ruzafa por la elaboración de masas fritas tradicionales. Destaca como uno de los pocos establecimientos que ofrece buñuelos, su especialidad, y churros tradicionales durante todo el año. La calidad y la preparación al momento son sus máximas a la hora de operar. Su respeto por la tradición es absoluto, por eso no es de extrañar que sus buñuelos sean de los más valorados en territorio valenciano.

Dirección: Carrer de Sant Valero, 12, 46005 València

Buñolería El Contraste (www.elcontraste.com)

 

Como se puede ver, es vasta la tradición de los buñuelos, al igual que su historia ligada a ‘la Terreta’. Los mencionados son algunos de los lugares donde degustar los más exquisitos ‘muñecos de calabaza’ habidos y por haber en la capital de la Comunidad Valenciana. No obstante, existen otros muchos locales y servicios, ambulantes o fijos, históricos o recientes, en los que se puede disfrutar de los buñuelos. Una auténtica experiencia para el paladar y un motivo de regocijo para el corazón. Y para que no haya equívoco alguno, recuerda, «Atenció en els bunyols de fora de casa, els posaran molta farina i poca carabassa».

Continuar leyendo