Síguenos

Cultura

Plácido Domingo reaparece en València tras ser acusado de acoso sexual a 20 mujeres

Publicado

en

VALÈNCIA, 3 Dic. – El cantante y director Plácido Domingo se ha reencontrado en la noche de este lunes con el público del Palau de les Arts de Valencia gracias a la ópera ‘Nabucco’, donde encarna al rey que da nombre a esta majestuosa obra de Giuseppe Verdi. Los espectadores han ovacionado al artista español y al resto del reparto –con especial mención a la soprano Anna Pirozzi en el papel de Abigaille– y han sido despedidos en pie y con flores.

Asimismo, parte del público ha hecho volar, al término de la representación, papeles a modo de confeti en los que se podía leer el mensaje en castellano y en valenciano: ‘Nabucco. València. Diciembre 2019. Gracias del público, maestro Plácido Domingo. El esplendor del arte. El amor por la música’. Es una acción que ya se había visto en el teatro valenciano anteriormente dirigida a otras figuras líricas, como el director Zubin Mehta y el cantante Leo Nucci.

Con este espectáculo, Plácido Domingo ha reaparecido en los escenarios españoles tras las acusaciones de acoso sexual de una veintena de mujeres. El intérprete ha aprovechado su actuación en València para romper el silencio en torno a ese asunto. En dos entrevistas concedidas a ‘ABC’ y ‘El Confidencial’ aseguraba, entre otras cosas, que «nunca» se ha comportado «de la manera agresiva, acosadora y vulgar». Y añadía: «He sido galante, pero siempre en los límites de la caballerosidad».

Hoy mismo volvía a hablar sobre el tema en ‘Corriere della sera’, donde ha aseverado que la presunción de inocencia es algo que «prevalece en Europa» frente a la «tentación de la condena inmediata», en alusión a su situación en Estados Unidos, donde se han cancelado varias de sus actuaciones tras la veintena de acusaciones de acoso sexual surgidas en los últimos meses.

En las declaraciones a ‘El Confidencial’, el artista español se refería a su vinculación especial con Les Arts. Afirmaba que volvía «con enorme entusiasmo por volverse a presentar ante el público español, el de València en particular».

Ya avanzaba también que había recibido «una bienvenida muy emocionante por parte de todos en el Palau de Les Arts» durante los primeros días de ensayos. «Ha sido muy reconfortante saludar y volver a ver a amigos y colegas, así como el poder enfocarme en los ensayos y la preparación de ‘Nabucco'», decía.

En cuanto al público, manifestaba: «Le pienso dar todo, entregarme entero como lo he hecho siempre y como lo merece y espera. El público de València ha sido espléndido conmigo estos últimos diez años que vengo viniendo al Palau».

En esta misma línea, hacía notar que «tiene un cariño muy especial por este teatro, por su orquesta y su coro que son extraordinarios». «He tenido todo tipo de colaboraciones con ellos –prosigue– y me enorgullece la trayectoria que he podido forjar con el Palau de les Arts. Estoy especialmente orgulloso del Centro de Perfeccionamiento en el Palau que lleva mi nombre».

En términos estrictamente artísticos, Plácido Domingo aborda con ‘Nabucco’ una nueva incursión en el repertorio de barítono verdiano en Les Arts, algo que inició en 2013 con Francesco Foscari en ‘I due Foscari’, título al que siguieron los papeles protagonistas en ‘Simon Boccanegra’ (2014), ‘Macbeth’ (2015) y los roles de Giorgio Germont en ‘La traviata’ (2017), y de Rodrigo en ‘Don Carlo’ (2018).

El madrileño, después de sus conciertos, como director y cantante en la pasada temporada, se sube al escenario de la Sala Principal para cantar las cuatro primeras funciones de este título (días 2, 5, 8 y 11 de diciembre). Por su parte, el barítono Amartuvshin Enkhbat interpretará el rol del rey babilonio los días 14 y 16.

Anna Pirozzi, gran triunfadora de la noche, da vida a Abigaille, papel que ya cantó en Les Arts en 2015 y con el que la diva napolitana ha vuelto a arrancar los bravos del respetable. El elenco vocal incluye también dos voces conocidas por el público valenciano, el bajo italiano Riccardo Zanellato (Zaccaria) que participó en 2008 en ‘Le nozze di Figaro’ e ‘Iphigénie en Tauride’, así como el tenor mexicano Arturo Chacón-Cruz (Ismaele), que inició su carrera en Les Arts con ‘Cyrano de Bergerac’ en 2007 y en 2017 encarnó a Alfredo Germont en ‘La Traviata’.

Participan también la mezzosoprano rusa Alisa Kolosova (Fenena), el bajo coreano Dongho Kim (Gran Sacerdote), el tenor ucranio Mark Serdiuk (Abdallo) y la soprano pamplonesa Sofía Esparza (Anna).

‘VA PENSIERO’ Y RECONOCIMIENTO AL COR
Ovación de gala, como dice el tópico, para la querida Orquestra de la Comunitat Valenciana –esta vez bajo la batuta del director alcoyano Jordi Bernácer– y, en esta ocasión de manera destacada, para el Cor de la Generalitat, que ha entonado el célebre ‘Va pensiero’. De hecho, una vez terminado el espectáculo, los cantantes protagonistas han acallado los vítores del público y se ha vuelto a recrear este fragmento, lo que ha hecho, incluso, que algún espectador se arrancara a cantar.

La producción de ‘Nabucco’ que presenta Les Arts está firmada por el director de escena Thaddeus Strassberger, responsable también de la escenografía, con vestuario de Mattie Ullrich, iluminación de Mark McCullough y dirección de lucha de Ran Arthur Braun, realizado para la Washington National Opera, en coproducción con The Minnesota Opera y Opera Philadelphia.

PUESTA EN ESCENA METATEATRAL
Se trata de una puesta en escena metateatral, ya que se propone la ilusión de la ópera dentro de la ópera con personajes de diversas épocas que se mezclan en algunos instantes. Recupera, además, el espíritu y momento histórico del estreno de ‘Nabucco’ en 1842 en la Scala de Milán.

El rechazo del pueblo italiano a la ocupación austriaca convirtió a la obra, y especialmente al coro ‘Va pensiero’, que cantan los esclavos judíos lamentando la pérdida de su patria, en un símbolo del nacionalismo italiano y a Giuseppe Verdi en una figura imprescindible del ‘Risorgimiento’ italiano.

Según el propio Strassberger, «el diseño del montaje se inspira en las convenciones estéticas y sociales de la época: decorados pintados en dos dimensiones, vestuario acorde a la historia o detalles anacrónicos que sitúan la acción en el contexto de una nación que luchaba por definir su propia identidad».

Las localidades para todas las funciones de ‘Nabucco’ están agotadas. Tan solo está disponible para su compra el 5 por ciento del aforo de la Sala Principal que, según la ley, se comercializa el mismo día de cada representación en las taquillas del teatro.

Fuente: (EUROPA PRESS)

Cultura

Tesoros valencianos: San Vicente de Llíria

Publicado

en

«Creixerà i minvarà, però per a beure mai en faltarà» («crecerá y menguará, pero para beber nunca faltará») Cuenta la tradición que San Vicente Ferrer, el 30 de agosto de 1410 al pronunciar estas palabras cerca de un olivo ubicado entre la ermita y la fuente, hizo brotar de nuevo el agua que estaba seca.

En señal de gratitud esta fuente natural lleva su nombre. Aquel tronco de olivo donde San Vicente Ferrer predicó y obró el milagro lo encontramos cercado próximo al manantial una vez cruzamos el puente.

El Parque Municipal San Vicente de Llíria es un lugar especial, mágico en el que siglos antes ya los romanos habían erigido aquí un templo dedicado a las ninfas, las diosas del agua. Porque el agua es un elemento que está presente en todo momento en este paraje desde sus orígenes hasta nuestros días.

A tan solo una media hora desde el centro de València nos encontramos con esta joya natural, un oasis de naturaleza aislado de la civilización, ubicado en el término municipal de Llíria. El Parque Municipal San Vicente de Llíria es un pulmón verde en el que desconectar en un entorno único. Allí el agua es la gran protagonista, agua que emana de una serie de “ullals”, situados en el suelo del lago.

Ideal para pasar el día con amigos, en pareja, en familia o a solas, practicar deporte, jugar, caminar, recorrer su bosque en busca de buena sombra, centrarse en el sonido de la naturaleza y disfrutar de sus numerosos merenderos de un delicioso picnic. Sin duda, el plan perfecto para cargar las pilas el fin de semana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rico en especies botánicas, caminar entre centenarios algarrobos, olivos, pinos, cipreses, eucaliptos, plátanos de sombra, olmos, chopos y sauces es todo un lujo que nos ofrece este rincón en el que viven animales, como ardillas que corretean por todos lados, palomas y una gran variedad de pájaros que anidan en sus ramas y copas.

En sus aguas cristalinas y sonoras habita una variada fauna acuática compuesta por peces, sobre todo carpas, y aves, así como patos de diferentes tipologías. Aguas llenas de vida y que dan vida regando y abasteciendo al pueblo y a la huerta de Llíria.

Foto: Hugo Román

Entre tanta vegetación y naturaleza se erige la ermita dedicada a San Vicente Ferrer, construida por los cristianos en el siglo XVIII.

Esta sencilla construcción cuenta con elementos barrocos y neoclásicos, distribuidos sobre planta rectangular y nave única. Su peculiar forma le confiere una personalidad especial y una belleza que resplandece en medio del paraje.

Sobre ese mismo suelo en época medieval hubo una ermita dedicada a la Mare de Déu de la Font. Según queda reflejado en un documento de 1758, en el año 1505 la Villa de Liria inicia las obras de la ermita de San Vicente. Y es en el año 1750 cuando se ordena el derribo de la vieja ermita para comenzar las obras en 1751 con la colocación de la primera piedra de la nueva ermita finalizando las obras en el año 1762, llegando hasta nuestros días como se muestra actualmente.

Sin duda el parque de San Vicente es un espacio mágico, lleno de energía, de historia, que durante siglos ha acogido a aquellos que buscaban un remanso de paz lleno de belleza. Todo un tesoro de la naturaleza.

 

 

 

Continuar leyendo