Síguenos

Salud y Bienestar

Preservación de la fertilidad: el futuro de la Reproducción Asistida

Publicado

en

El avance en la edad en la que las mujeres buscan quedarse embarazadas es un hecho que cada vez está más presente. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), actualmente la edad media de las mujeres que buscan su primer bebé se sitúa, en España, en los 32 años, lo que supone un aumento de 3 años respecto a 2008, y una notable diferencia con el resto de países de la Unión Europea que sitúan esta cifra por debajo de los 30 años.

Las mujeres cuentan ahora con un aliado gracias a los avances en Medicina Reproductiva; la preservación de la fertilidad, considerada como la segunda gran revolución femenina detrás de la píldora anticonceptiva.

“La vitrificación de los óvulos nos permite preservar, en estos casos, la fertilidad femenina y, por lo tanto, dar lugar a que sea la propia mujer la que pueda decidir el mejor momento para ser madre. La realidad es que la edad en la que las mujeres se plantean la búsqueda del embarazo es cada vez mayor, y eso implica una serie de factores adversos. No podemos obviar que alrededor de los 35 años la reserva ovárica de la mujer empieza a decrecer, siendo más pronunciada a partir de los 37. La búsqueda de la estabilidad laboral o económica, el crecimiento personal o simplemente el hecho de no considerar que sea el momento oportuno hace que esta edad sea cada vez mayor, y que en muchas situaciones no quede otra que recurrir a las clínicas de Reproducción Asistida. Ante esta situación, desde IVI ofrecemos la posibilidad de la preservación como seguro y esperanza para una maternidad futura, ya que los óvulos permanecen guardados y se puede disponer de ellos con la misma calidad que en el momento en que se congelaron”, explica el Dr. Javier Domingo, director de IVI Tenerife.

“En Canarias el número de mujeres que ha preservado su fertilidad ha aumentado un 80% en los últimos 5 años. A pesar de esto, sigue siendo una gran desconocida para la mayoría de las mujeres, de ahí de la importancia de concienciar sobre ello para evitar problemas en el futuro”, añade Javier Domingo.

En este sentido, la clínica IVI Tenerife organiza un seminario el próximo día 24 de mayo en el Hotel Taburiente, a partir de las 19.00h, bajo el lema “¿Sabes cuál es la segunda gran revolución femenina?”, durante el cual las mujeres que participen podrán resolver todas sus dudas al respecto.

Preservación gratuita para pacientes oncológicos
En el año 2007, IVI puso en marcha el programa de Preservación Gratuita para pacientes oncológicos., Padre después del cáncer y Madre después del cáncer, dentro de su programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Desde entonces cerca de 1.000 mujeres han preservado su fertilidad antes de someterse a su tratamiento de quimio o radioterapia, el 64% de ellas diagnosticadas de cáncer de mama, el tumor más frecuente entre la población femenina que consulta para vitrificar sus ovocitos.
Se trata de mujeres jóvenes, con una edad media de 32,2 años, la mayoría de ellas –un 68%- sin pareja y con estudios universitarios –un 44%-. Todas estas pacientes se aferran con esperanza a una maternidad biológica que les da fuerzas para enfrentarse a su enfermedad.
Desde que se iniciara el programa son ya 24 los bebés que han nacido después de que sus madres le ganaran la batalla al cáncer, a los que se sumarán 4 más que actualmente están en curso.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

¿Producen cáncer los secadores de esmaltes de uñas de luz UV?

Publicado

en

¿Producen cáncer los secadores de esmaltes de uñas de luz UV?

¿Producen cáncer los secadores de esmaltes de uñas de luz UV? Es la pregunta que muchos se hacen. Ahora un nuevo estudio de la Universidad de California en San Diego (EE.UU), publicado en la revista científica ‘Nature Communications’, demuestra que la luz ultravioleta de las lámparas secadoras de uñas ponen en riesgo el ADN.

¿Qué significa? Se ha demostrado que tan solo 20 minutos bajo la lámpara supone entre un 20 y un 30% de muerte celular. Esta exposición puede provocar incluso cáncer de piel.

La luz ultravioleta es un tipo de radiación electromagnética que llega a la superficie de la Tierra con valores de entre 280 newton metros (nm) y 400 nm.

De los tres niveles de la radiación UV que existen –UVA, UVB y UVC–, las lámparas que se utilizan en los centros de manicura para secar el esmalte de las uñas funciona mediante luz ultravioleta A, una luz diferente a la que nuestra piel está habituada.

¿Es peligroso? Para conocer el riesgo de estas lámparas, se ha realizado una comparación con las camas de bronceado. En dicha comparación, los datos muestran que los secadores de uñas utilizan un espectro de luz ultravioleta que va de 340 a 395 nm, mientras que en las camas bronceadoras es del mismo valor que la radiación electromagnética que llega a la superficie de la Tierra.

«Si se observa la forma en que se presentan estos dispositivos, se comercializan como seguros, sin nada de qué preocuparse. Pero hasta donde sabemos, nadie ha estudiado estos dispositivos y cómo afectan a las células humanas a nivel molecular y celular», ha advertido Ludmil Alexandrov, autor del estudio y profesor de bioingeniería y medicina celular y molecular en UC San Diego, según recoge InfoSalus.

Efectos en nuestra salud

El estudio refleja algunos de los efectos que pueden provocar este tipo de secadores de uñas en nuestra piel:

  • Con tan solo 20 minutos bajo la luz ultravioleta de estos secadores, puede suponer entre un 20 y un 30% de muerte celular.
  • Tres exposiciones consecutivas de 20 minutos provocan la muerte de entre el 65 y el 70% de las células expuestas.
  • La exposición a la luz ultravioleta también causó daños mitocondriales en las células restantes, lo que puede dar lugar a mutaciones adicionales.
  • Puede provocar cáncer de piel.
  • Parte del daño causado en el ADN no se reparó con el tiempo y, por tanto, conduce a otras mutaciones después de cada exposición al secador de uñas ultravioleta.

Continuar leyendo