Síguenos

Salud y Bienestar

Preservación de la fertilidad: el futuro de la Reproducción Asistida

Publicado

en

El avance en la edad en la que las mujeres buscan quedarse embarazadas es un hecho que cada vez está más presente. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), actualmente la edad media de las mujeres que buscan su primer bebé se sitúa, en España, en los 32 años, lo que supone un aumento de 3 años respecto a 2008, y una notable diferencia con el resto de países de la Unión Europea que sitúan esta cifra por debajo de los 30 años.

Las mujeres cuentan ahora con un aliado gracias a los avances en Medicina Reproductiva; la preservación de la fertilidad, considerada como la segunda gran revolución femenina detrás de la píldora anticonceptiva.

“La vitrificación de los óvulos nos permite preservar, en estos casos, la fertilidad femenina y, por lo tanto, dar lugar a que sea la propia mujer la que pueda decidir el mejor momento para ser madre. La realidad es que la edad en la que las mujeres se plantean la búsqueda del embarazo es cada vez mayor, y eso implica una serie de factores adversos. No podemos obviar que alrededor de los 35 años la reserva ovárica de la mujer empieza a decrecer, siendo más pronunciada a partir de los 37. La búsqueda de la estabilidad laboral o económica, el crecimiento personal o simplemente el hecho de no considerar que sea el momento oportuno hace que esta edad sea cada vez mayor, y que en muchas situaciones no quede otra que recurrir a las clínicas de Reproducción Asistida. Ante esta situación, desde IVI ofrecemos la posibilidad de la preservación como seguro y esperanza para una maternidad futura, ya que los óvulos permanecen guardados y se puede disponer de ellos con la misma calidad que en el momento en que se congelaron”, explica el Dr. Javier Domingo, director de IVI Tenerife.

“En Canarias el número de mujeres que ha preservado su fertilidad ha aumentado un 80% en los últimos 5 años. A pesar de esto, sigue siendo una gran desconocida para la mayoría de las mujeres, de ahí de la importancia de concienciar sobre ello para evitar problemas en el futuro”, añade Javier Domingo.

En este sentido, la clínica IVI Tenerife organiza un seminario el próximo día 24 de mayo en el Hotel Taburiente, a partir de las 19.00h, bajo el lema “¿Sabes cuál es la segunda gran revolución femenina?”, durante el cual las mujeres que participen podrán resolver todas sus dudas al respecto.

Preservación gratuita para pacientes oncológicos
En el año 2007, IVI puso en marcha el programa de Preservación Gratuita para pacientes oncológicos., Padre después del cáncer y Madre después del cáncer, dentro de su programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Desde entonces cerca de 1.000 mujeres han preservado su fertilidad antes de someterse a su tratamiento de quimio o radioterapia, el 64% de ellas diagnosticadas de cáncer de mama, el tumor más frecuente entre la población femenina que consulta para vitrificar sus ovocitos.
Se trata de mujeres jóvenes, con una edad media de 32,2 años, la mayoría de ellas –un 68%- sin pareja y con estudios universitarios –un 44%-. Todas estas pacientes se aferran con esperanza a una maternidad biológica que les da fuerzas para enfrentarse a su enfermedad.
Desde que se iniciara el programa son ya 24 los bebés que han nacido después de que sus madres le ganaran la batalla al cáncer, a los que se sumarán 4 más que actualmente están en curso.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

Las pseudoterapias que Sanidad pone en duda

Publicado

en

pseudoterapias
Terapia de ventosas-FREEPIK

El Ministerio de Sanidad ha establecido que la vacuoterapia, la luminoterapia en problemas de salud mental y la aromaterapia, entre otras prácticas, deben ser consideradas pseudoterapias, según informes desarrollados por la Red Española de Agencias de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (RedETS).

Vacuoterapia

En el caso específico de la vacuoterapia (‘cupping’ o terapia con ventosas) en patología osteomuscular, que consiste en la aplicación de copas de cristal o plástico calentadas sobre la piel o mediante otras técnicas de hacer ventosa en diferentes puntos del cuerpo, Sanidad advierte que «no se puede considerar una terapia segura», debido a los riesgos inherentes por la aplicación de la técnica sobre el cuerpo humano, especialmente en la modalidad húmeda.

Además, el beneficio que podría mostrar se basa en estudios de baja calidad que no permiten sustentar su eficacia, por lo que no estaría recomendado su uso en esta indicación, detalla el documento.

Luminoterapia

En cuanto a la luminoterapia en problemas de salud mental, que se basa en el uso de la luz con fines terapéuticos, Sanidad indica que no es posible extraer conclusiones definitivas sobre su eficacia y seguridad debido a las limitaciones metodológicas de los estudios incluidos. Tampoco existe evidencia suficiente que apoye su uso en salud mental.

Aromaterapia

Por último, la aromaterapia, que utiliza aceites esenciales extraídos de plantas con el objetivo de mejorar el bienestar, reducir la ansiedad, el estrés y otros síntomas clínicos tanto emocionales como físicos, se califica como pseudoterapia debido a la baja calidad de los estudios realizados y a la identificación de eventos adversos leves asociados a su uso.

Estas conclusiones se suman a una serie de terapias calificadas desde un inicio como pseudoterapias por falta de evidencia científica, como:

  • el análisis somatoemocional
  • el ángeles de Atlantis
  • la biocibernética
  • el coaching transformacional
  • las constelaciones sistemáticas
  • la cromopuntura
  • la espinología
  • el feng shui
  • la hipnosis ericksoniana
  • la iridología
  • la orinoterapia
  • la pirámide vastu
  • la psicohomeopatía
  • la radioestesia
  • el rebirthing
  • el tantra, y muchas otras.

Pseudoterapias

Las pseudoterapias son prácticas o tratamientos que se presentan como terapias médicas o de salud, pero que carecen de evidencia científica sólida que respalde su eficacia y seguridad. Estas prácticas suelen estar basadas en creencias no científicas, filosofías alternativas o tradiciones culturales, en lugar de estar respaldadas por estudios clínicos rigurosos y revisados por pares.

pueden ser potencialmente peligrosas porque pueden llevar a los pacientes a rechazar tratamientos médicos efectivos basados en evidencia, lo que puede tener consecuencias graves para la salud. A menudo se promueven como alternativas naturales o holísticas, pero su falta de base científica significa que no cumplen con los estándares médicos aceptados.

Algunos ejemplos comunes de pseudoterapias incluyen:

  1. Homeopatía: Un sistema médico alternativo que se basa en la idea de que «lo similar cura lo similar» y diluye sustancias hasta el punto en que queda poca o ninguna molécula del ingrediente original.
  2. Iridología: La práctica de diagnosticar enfermedades observando los patrones y colores del iris del ojo, aunque no hay evidencia científica que respalde esta técnica.
  3. Terapias energéticas: Como el Reiki o la curación energética, que implican la manipulación de supuestas «energías» corporales para promover la curación, pero carecen de base científica.
  4. Aromaterapia: El uso de aceites esenciales de plantas para mejorar la salud y el bienestar, aunque la evidencia de sus beneficios terapéuticos es limitada y a menudo anecdótica.
  5. Quiropráctica para tratar enfermedades no relacionadas con el sistema musculoesquelético: Aunque la quiropráctica puede ser efectiva para tratar ciertos problemas musculoesqueléticos, su uso para tratar enfermedades internas o no relacionadas con el sistema nervioso central no está respaldado por evidencia científica sólida.

Es importante tener en cuenta que las pseudoterapias no son lo mismo que las terapias complementarias o alternativas que tienen alguna base científica y que se utilizan junto con la medicina convencional de manera segura y efectiva. La clave para distinguir entre terapias válidas y pseudoterapias radica en la presencia o ausencia de evidencia científica sólida que respalde su uso.

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo