Síguenos

Valencia

El túnel de Pérez Galdós de València será un depósito de riego

Publicado

en

túnel de Pérez Galdós València
foto Valencia.es

El túnel de Pérez Galdós se convertirá en un depósito hídrico para aguas pluviales y tendrá dos carriles por sentido, más un carril-bici en la banda norte.

El proyecto “Raíces” ha sido el ganador del concurso para la reurbanización y renaturalización de las avenidas de Pérez Galdós y Giorgeta.

Túnel de Pérez Galdós València

La vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, considera que “apostamos para hacer una reurbanización potente, valiente».

«Una reurbanización que haga de una avenida angosta, antipática, insalubre e insegura un espacio amable, saludable y accesible para toda la ciudadanía” ha añadido.

Gómez cree que “dará solución a lo que hoy es una frontera entre barrios, entre la Petxina, Nou Moles, Arrancapins, Patraix y la Raiosa”.

«También con la supresión del actual túnel, que secciona y hace de frontera de buena parte de la avenida”.

En esto se convertirá el tunel de Perez Galdos

Se amplían las aceras de Pérez Galdós

Para Gómez, “se amplían las aceras lo suficiente para generar espacios de estancia y crear un recorrido amplio para peatones.»

Además «propone una sección de la calzada de dos carriles por sentido, plantea un carril-bici dotado de sombra y bidireccional e introduce pasos de peatones diagonales”.

En esto se convertirá el túnel de Pérez Galdós

Igualmente, la concejala de Desarrollo Urbano cree que “el diseño propuesto refuerza el carácter de la avenida con corredor verde e interconecta dos grandes parques urbanos como son el Jardín del Turia y el Parc Central.»

Para ello «crea potentes líneas de arbolado así como espacios verdes drenantes»

«En cuanto al túnel, propone su cobertura y lo rediseña como hidrodepósito para almacenar aguas pluviales acumulando las aguas provenientes de espacios verdes drenantes de la avenida”.

Raíces

La planta viaria del proyecto ganador prevé dos carriles de circulación por sentido.

Además tendrá un carril-bici de tres metros de anchura y bidireccional en la parte norte de las avenidas.

Supondrá una renaturalización de las dos vías con la plantación de líneas de arbolado en aceras y mediana.

Contará con pasos de peatones diagonales y la cubrición del túnel, que se convertirá en un depósito para aguas fluviales que dotará de recursos hídricos las zonas verdes de las vías.

Premios

El proyecto ganador recibirá un premio de 10.000 euros más IVA, además de la redacción del proyecto básico y de ejecución y la dirección de obra, presupuestada en 652.190 euros.

En segundo lugar ha quedado el proyecto llamado “Nexos”. Que recibirá 5.000 euros más IVA.

Mientras que el proyecto denominado “Creuar l’avinguda” ha quedado en tercera posición y recibirá 3.000 euros más IVA.

El proyecto ganador dispone de seis meses para el diseño y redacción del proyecto definitivo y el plazo estimado de ejecución de las obras es de 18 meses.

Las obras tienen un presupuesto provisional de 11.858.000 euros.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

VÍDEO| Así se vivió el momento del reventón térmico en el Medusa Festival

Publicado

en

reventón térmico en el Medusa Festival

Cullera (Valencia), 13 ago (OFFICIAL PRESS- EFE).- El sonido de las ambulancias acalló a las cuatro de la mañana el del «techno» que dominaba el recinto del Medusa Festival, donde el vendaval y el polvo había desconcertado primero y cegado después a miles de jóvenes tras una tormenta seca e infernal que les ha marcado ya para siempre.

«¡Esto no es el Medusa, es la película de Jumanji!», gritaban muchos de ellos recordando el caos provocado por un juego maldito que desataba tempestades, liberaba animales y causaba desastres desde la jungla. Pero no era una película, estaban junto a la playa de Cullera y esa tormenta dejó un muerto y cuarenta heridos.

Los «meduseros» esperaban esta edición como agua de mayo pero esta madrugada se marcharon del festival, desalojados por las fuerzas de seguridad, entre lágrimas y muy descontentos con la organización, mientras el camping, con capacidad para 12.000 personas, quedaba sin desalojar pero ofreciendo una imagen de desbordamiento y descontrol.

Los jóvenes se encontraban en pleno auge de la primera jornada grande del festival cuando a las cuatro de la mañana notaron cómo unas gotas de agua y el viento cálido de poniente les impedía ver lo que tenían ante sus ojos, sin llegarse a imaginar que acto seguido se desprendería parte del escenario principal, el letrero de los baños de pago, de la noria y de una de las barras de bebida.

Además, el apagón durante el transcurso de la actuación del DJ Yellow Elow y Brian Van Andel les convenció de que algo no iba bien y empezó a cundir la alarma entre los asistentes. El reventón térmico se había producido.

Reventón térmico en el Medusa Festival

Las ambulancias comenzaron a llegar, las lágrimas y los gritos de desesperación predominaban en el rostro de muchos jóvenes al percatarse de que alguno de sus amigos se encontraba debajo de los carteles que se habían desprendido.

La noria -uno de los reclamos más vistosos de la edición de este año- se paralizó, al igual que el resto de actuaciones que estaban en directo en los otros escenarios, mientras empezaban a formarse aglomeraciones en torno a los heridos.

Los equipos sanitarios no daban abasto; allá donde miraras había equipos del SAMU haciendo reanimaciones cardiopulmonares, entre otras actuaciones, a los afectados, y los equipos de la Guardia Civil actuaron rápidamente pidiendo «por favor» que se desalojara el festival.

«¡Esto no es el Medusa, es la película de Jumanji!»

Pero no todo fue sobre ruedas, pues miles de jóvenes invadían las calles del recinto interno del festival por el nerviosismo que les causaba la situación, impidiendo el paso a las ambulancias y generando más tensión entre las fuerzas de seguridad.

Los jóvenes se encontraban desconcertados y no sabían qué hacer; a quienes estaban alojados en el camping se les obligó a que se fueran a sus tiendas, pero muchos de ellos se encontraron con la sorpresa de que se les habían volado y no tenían dónde estar, y muchos aún están esperando una respuesta por parte de la organización.

Además muchos de ellos no pudieron contener su impotencia, se mostraban descontentos y aseguraban que la organización se había centrado demasiado en los pinchazos -que había centrado el gran despliegue de seguridad de este año en busca de jeringuillas, pinchos y sustancias químicas con que cometerlos- y había dejado a un lado la seguridad de las infraestructuras del recinto.

Y también se les oía gritar: «¡Esto no es el Medusa, esto es Jumanji!», «¡estar tres años esperando para que ahora cancelen el festival!» y, sobre todo, «¡menuda organización de mierda!».

María del Mar Benlloch

Continuar leyendo

Trending