Detenido el ex presidente del Barcelona Sandro Rosell en una operación contra el blanqueo de comisiones irregulares con Brasil

El expresidente del FC Barcelona, Sandro Rosell,ex prs ha sido detenido en la mañana de este martes a las puertas de su domicilio en Barcelona, en una operación contra el blanqueo y cobro de comisiones en distintas operación con Brasil, que ha sido ordenada por la Audiencia Nacional y que han llevado a cabo de forma conjunta la Policía Nacional y la Guardia Civil en Cataluña y Andorra.

En concreto, se investiga a Rosell, presente en los registros desde primera hora de la mañana, como parte de un entramado en el que estaría también el ex presidente de la Federación Brasileña de Fútbol, Ricardo Teixeira, y con el que podrían haber blanqueado más de 15 millones de euros. Los dos ex presidentes y tres personas más han quedado detenidos tras los registros. Además, ha sido detenida también la mujer de Rosell, Marta Pineda, en una operación que ha sido ya denominada como ‘Operación Rimet’ que, durante un año, ha investigado la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) de la Policía Nacional, en colaboración con el FBI.

Según la investigación, Rosell forma parte de una presunta red de cobro de comisiones irregulares obtenidas gracias a la venta de los derechos de imagen de la selección brasileña de fútbol. Los implicados lavarían posteriormente esos pago mediante empresas ficticias establecidas de paraísos fiscales. Rosell mantenía relaciones comerciales con Brasil y su Federación de Fútbol con anterioridad a su llegada a la presidencia del FC Barcelona, a través de una compañía que explotó los derechos deportivos del equipo nacional de Brasil, y por los que habría cobrado de forma irregular comisiones.

Rosell está también imputado por el fichaje de Neymar por el Barça cuando era presidente. La Fiscalía pide cinco años de cárcel para el ex dirigente por presuntos delitos de corrupción en los negocios y de estafa.Como al propio jugador brasileño, el Ministerio Público exige para Rosell una multa de 10 millones de euros. En la misma causa se encuentra imputados también los padres del jugador y el propio FC Barcelona como entidad por los presuntos contratos simulados que se firmaron para lograr antes de tiempo y a espaldas de su club de procedencia -elSantos- el fichaje del delantero.