Síguenos

Cultura

La alfombra roja de los Goya 2024: las mejores vestidas

Publicado

en

alfombra roja Goya 2024
Pedro Almodóvar y Penélope Cruz-ACEDEMIA DEL CINE

Madrid (OFFICIAL PRESS-EFE).- La alfombra roja de los Premios Goya 2024 nos dejó a una Ana Belén como una de las mejores vestidas con un espléndido vestido en gris tornasolado, con cuerpo de pétalos bordados, en una noche en la que el color rojo se ha apoderado de la antesala a los premios.

Las actrices no han dudado en desafiar a la gélida noche vallisoletana con transparencias y vertiginosos escotes, con una paleta de colores en la que el rojo ha sido protagonista indiscutible, con permiso del tradicional y elegante negro, una apuesta segura en una noche de fiesta.

Ana Belén, que ha llegado acompañada por los Javis, también presentadores de la gala, ha lucido creación de Redondo Brand que ha complementado con un espectacular collar de Damiani, una alfombra con marcado acento español en el diseño.

La cantante y actriz ha aparecido junto a Javier Calvo y Javier Ambrossi, ambos de negro con creaciones de Palomo Spain. Calvo con esmoquin negro con detalles en raso y pantalón ancho recubierto en encaje y camisa también con encaje y lazos.

Javier Ambrossi ha desfilado con un esmoquin negro con detalles en raso y pantalón sastre clásico.

Fiel a Chanel, Penélope Cruz ha lucido un vestido de alta costura de la firma, bordado con rosas y fresas en tonos negro, rosa y azul. Como siempre, una de las mejores.

Rojo es el color

El rojo ha sido uno de los colores de la noche. La gran favorita para llevarse el Goya a mejor actriz, Malena Alterio, con botonadura en la espalda de Lorenzo Caprile.

En rojo, Belén Rueda ha apostado por un vestido y abrigo de Cristina Valenzuela, con una larga cola.

Intensos han sido los rojos de Inma Cuesta y Aitana Sánchez Gijón, la primera con un diseño de Alicia Rueda de estilo lencero con bustier mientras que Redondo Brand ha sido el encargado de vestir a la segunda con escote palabra de honor cuajado de rosas de la misma tela.

Ana Rujas ha elegido un favorecedor vestido de terciopelo negro que se ceñía a su cuerpo con abertura y bajo falda en rojo. Toni Acosta también ha apostado todo al rojo con un vestido con forma de globo en dos alturas, con bordado de nido de abeja; mismo tono de Rigoberta Bandini.

La diseñadora uruguaya Gabriela Hearts ha vestido a Bárbara Lennie de manera muy sencilla, con cuello a la caja.

En el punto opuesto, Cayetana Guillen Cuervo ha confiado en Isabel Sanchís, que ha confeccionado un vestido escultura en negro, con crines formando flores pintadas a mano.

Leonor Watling de Teresa Helbig desfiló por la alfombra con un vestido de tablas con aplicaciones de perlas en cada vértice; en gruesas perlas terminaban los tirantes del vestido de María León.

Sybilla ha diseñado para Anna Castillo un vestido negro de tres piezas unidas con hilo invisible. De negro también Belén Cuesta con un vestido-abrigo con cristales.

La alfombra roja de los Goya 2024, en imágenes:

Fotos: ACEDEMIA DEL CINE

Comodidad

Rompiendo con la tónica, con una propuesta tomboy Carolina Yuste ha paseado con pantalón corbata y chaqueta XXL de la valenciana Sonia Carrasco y sin tacones, una opción que ha secundado Alba Flores, que con el pelo muy corto ha lucido un diseño de Made By Kös, con cuerpo de encaje y botas militares.

Más acorde con el clima, Carla Campra ha lucido un Dior compuesto por una chaqueta de lana y seda, con falda de terciopelo y botas cowboy.

Abundando en la comodidad, Sara Sálamo ha ido en playeras y un vestido amarillo de Pedro del Hierro.

Siempre elegante, Silvia Abascal se ha decantado por Oscar de la Renta con un vestido verde con pequeñas flores bordadas en la cadera, mientras Elena Anaya ha lucido un Armani Privé negro con flor roja de lentejuelas e Hiba Abouk ha apostado por la alta costura de Fendi.

Carmen Machi ha elegido un vestido cuello barco y capa de gasa de seda, mientras Elena Furiase llevó un diseño con silueta columna, falda de terciopelo negro, con estilo bustier en azul pavo real de Andrew Pocrid.

Nathalie Poza, hizo un guiño al diseño local con un crepé de lana y cinta de terciopelo en negro de Baro Lucas; un creador que también ha vestido de rojo a Natalia Sánchez.

Muy elegante, Marisa Paredes ha acertado con un diseño de Duyos de camisa en lamé rosado y falda de tul plisado en nude.

Luisa Gavasa, nominada a mejor actriz de reparto, ha elegido a Beatriz de la Cámara, la misma diseñadora que ha elegido Susi Sánchez, que ha lucido un abrigo blanco con lazadas en negro muy acertado.

Xinyi Ye ha elegido una combinación en blanco y negro de la firma Koahari, en su primera noche en los Goya, nominada por ‘Chinas’.

Rosa empolvado ha sido la apuesta de Cristina Brondo con un vestido de De la Cierva y Nicolás, con una gran flor en el pecho.

Los mejores

Entre los caballeros, si alguien ha destacado ha sido Miguel Ángel Muñoz con un esmoquin con solapas de lentejuelas negro de Dsquared2.

Hugo Silva afronta su primera nominación con un impecable esmoquin de terciopelo negro, camisa estampada con geométricos en gris y negro de Lander Urquijo, quien también ha vestido a Alfonso Bassave, muy estilo años 80.

Dos de los intérpretes nominados, Alberto Amman y Alex Brendemühl, han elegido dos esmóquines de Dior, así como Pol Monen.
En azul, Fernando Tejero, mientras que Ernesto Alterio en lugar de camisa acompañó su esmoquin con un pañuelo al cuello.

Fuera de la norma de la paleta de color Enric Auquer, muy elegante en caldera y el joven uruguayo Enzo Vogrincic eligió un Loewe gris.

Rompedores sobre la alfombra, el elenco de ‘Te estoy amando locamente’: la altura de La Dani le permitió escoger un pantalón blanco que combinó con un top del mismo tono de cuello halter; Alex de la Croix lució una bata de cola y Omar Banana un esmoquin con chal.

El clasicismo elegante de José Coronado o José Sacristán es una apuesta segura.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

El palacio en el que nacieron las Fallas

Publicado

en

palacio en el que nacieron las Fallas
Foto: Hugo Román

El palacio en el que nacieron las Fallas es uno de los lugares más desconocidos por la mayoría de los valencianos y guarda en sus paredes los orígenes de nuestra historia, nuestra tradición y de la fiesta de las Fallas.

Ajeno a las miradas de muchos que pasan junto a él, en el barrio de Velluters, se levanta el Palacio Balmes, edificio del siglo XV construido sobre unos cimientos del siglo XIII, un lugar único en la ciudad por ser el lugar donde empezó todo, el lugar donde nacía el Gremio de Maestros Carpinteros.

El origen

El origen de este antiguo gremio se remonta a la conquista de la ciudad de València por el rey Jaime I el Conquistador, cuando articula la ordenación gremial valenciana, que recoge en un principio a carpinteros, pero también los oficios de imagineros, pintores y un pequeño grupo relacionados con los «menesters» de la carpintería.

Según documentos, es el 17 de enero de 1242,  cuando el Llibre del Repartiment asigna a Guillem Francolí, maestro carpintero, dos talleres delante de la Iglesia de San Martín de València. Esa parroquia es el sitio donde se instalan obradores de otros artesanos de la madera convirtiéndose en sede gremial. Es en 1479, cuando los propios artesanos de la madera valencianos levantan el Palacio Balmes para llevar a cabo las reuniones de la “Confraria e ofici dels fusters”.

Cabe destacar a modo de curiosidad que su santo patrón era San Lucas, médico de profesión; y que no será hasta el año 1497 cuando el rey Fernando el Católico permita el cambio del patronazgo pasando a ser San José el nuevo patrón del gremio de carpinteros.

Palacio en el que nacieron las fallas:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el siglo XVIII se renuevan las ordenanzas del ‘Gremi de Fusters’ por medio de una Real Cédula del Consejo de Castilla y 60 carpinteros del gremio de València vuelven a reconstruir el antiguo palacio de la calle Balmes realizando entre todos una verdadera joya de arte en su interior, el artesonado de madera que decora sus techos elaborando cada uno de ellos los 60 cajones que lo forman. Obra suya es también otros elementos de madera que todavía se conservan en el edificio.

Los primeros datos que se tienen sobre el lugar indican que sobre cimientos del siglo XIII se edificó una ermita ya en el siglo XV que fue ampliándose durante los años. El palacio es de planta rectangular y se accede a través del zaguán. En su portada adintelada se puede observar en el centro esculpidos en la piedra los siguientes elementos propios del arte de la carpintería como son un tintero sobre un libro, una escuadra, una regla y un compás. Si seguimos recorriendo con la mirada veremos en los ángulos que forman la portada una sierra en uno de ellos y en el otro ángulo una especie de hacha (azuela) de carpintero. También en cada uno de los ángulos de la casa podemos ver más pistas en piedra sobre los orígenes del edificio en el interior de un escudo en piedra, un cartabón y una especie de punzón, propios del trabajo de la carpintería.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En su interior a través de un gran zaguán se accede a las distintas dependencias. Por una escalera se accede a la planta noble donde se encuentra la sala de juntas y la capilla. En la sala de reuniones de planta rectangular de 8 x 20 metros, nos encontramos con el artesonado de 60 casetones realizado cada uno por 60 maestros carpinteros a modo tal vez de firma, de sello distintivo lo que le proporciona cierta singularidad al conjunto. Por debajo del artesonado corre un friso también de madera del siglo XV.

La fachada trasera mezcla el edificio originario con elementos añadidos en las últimas reforma, como son las ventanas. Aún así se puede apreciar la división en dos secciones horizontales de distinto tamaño separadas por una moldura y en la parte superior una bella galería formada por 18 arquillos de medio punto que recorren la construcción por debajo del alero de madera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Oculto en esa fachada por el vandalismo de las pintadas que lamentablemente inundan el bello palacio podemos leer la siguiente placa:

«Al Excelentísimo señor Don Amalio Gimeno y Cabañas socio de merito de esta sociedad ministro de Marina y ex ministro de Instrucción Pública y Bellas artes con su protección se habilitó este local para escuelas Graduadas la Sociedad de Instructiva de Maestros Carpinteros perpetua gratitud a su ilustre bienhechor 19 marzo de 1913»

Foto: Hugo Román

 

En la actualidad el edificio está gestionado por una empresa privada destinada a la celebración de actividades culturales y eventos públicos y privados.

De las manos de aquel gremio que levantó ese edificio hace ya siglos dependía la vida de la ciudad ya que su oficio permitía la construcción de las casas, embarcaciones, herramientas, utensilios, recipientes y objetos de uso cotidiano, así como tallas de madera. Los más talentosos serían los encargados de dar forma a aquellas primigenias fallas, siendo el origen de nuestra fiesta grande.

De sus manos, de ese edificio hoy desconocido, nació el alma de nuestra ciudad.

 

Continuar leyendo