Síguenos

Otros Temas

Así combaten el calor los animales del Bioparc

Publicado

en

Valencia, 8 jul (EFE).- Lluvia artificial, recintos con zonas habilitadas para el baño y enriquecimientos ambientales especiales con helados de frutas y verduras son algunas de las medidas que se han puesto en marcha en Bioparc Valencia para que los animales puedan combatir las altas temperaturas.

Estas acciones que tienen como objetivo garantizar el máximo bienestar a los animales y que disfrutan especies como elefantes, lémures, chimpancés o gorilas, según un comunicado del parque valenciano.

Como cada año, cuando llegan las olas de calor, el departamento técnico de animales de Bioparc Valencia se vuelca para que los animales de las diferentes especies mantengan el máximo bienestar.

La correcta alimentación es un elemento fundamental para la salud así que, como medida preventiva, previo al cambio de estación, se implementa la «dieta de verano» que implica mayor hidratación y menor aporte calórico.

Además, el diseño del parque fue creado para facilitar el comportamiento innato de los animales y está dotado con elementos naturales para que puedan refrescarse como lo harían en su hábitat de origen.

El lago de los elefantes, las cascadas y las diferentes rías facilitan el baño; los sistemas de difusión de lluvia artificial refrigeran el ambiente; y la agradable hierba, la vegetación y las zonas sombreadas les permiten suavizar la sensación térmica y descansar en los espacios más frescos.

Los cuidadores han preparado duchas o han creado enormes charcos de barro para que especies como elefantes o rinocerontes gocen de una de sus actividades preferidas al revolcarse y refregarse en el fango, tal como hacen en la naturaleza.

Pero lo más llamativo son los enriquecimientos ambientales que se llevan a cabo estos días, cuando las dietas se complementan con suculentos helados con sorpresas muy atractivas y específicas para cada especie.

Los grandes primates como gorilas y chimpancés saborean los sorbetes de muesli que incluyen frutas de atractivos colores; para los elefantes helados gigantes de apetitosas frutas y verduras; y los grandes carnívoros se entretienen lamiendo los bloques de hielo que contienen sus alimentos preferidos.

Para los más pequeños se elaboran «mini-polos» de gusanos y carne picada; y también los llamativos lémures degustan deliciosos granizados y helados de zumos, frutas y cereales.

Bioparc Valencia tiene como objetivo acercar la belleza de la naturaleza salvaje para motivar un cambio de actitud hacia el cuidado y protección del medioambiente.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros Temas

La Universidad de Elx desarrolla un tomate «Muchamiel» resistente a los virus

Publicado

en

Orihuela (Alicante), 28 jul (EFE).- Una nueva variedad del tradicional y popular tomate ‘Muchamiel’ resistente a los principales virus que merman las cosechas y que ha sido desarrollado por la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche ha comenzado a ser comercializado por una gran cadena de hipermercados.

Cultivado principalmente en Alicante, Almería, Murcia y Valencia, este ‘Muchamiel’ mejorado mantiene las mismas cualidades organolépticas (de aspecto y sabor) que le hacen ser uno de los tomates tradicionales más buscados por los consumidores, y resulta de gran interés para la agricultura ecológica, donde el control de los vectores de los virus es más difícil.

Ha sido desarrollado por ingenieros agrónomos del Centro de Investigación e Innovación Agroalimentaria y Agroambiental (CIAGRO-UMH) en el campus de la pedanía oriolana de Desamparados, donde los investigadores han incorporado genes de resistencia a los tres virus más extendidos en el sureste peninsular.

Estos son el virus del mosaico del tomate (ToMV), el virus del bronceado del tomate (TSWV) y el virus del rizado amarillo del tomate o ‘cuchara’ (TYLCV).

Los genes utilizados proceden de especies silvestres de tomate, y se introdujeron mediante cruzamientos dirigidos, usando el polen del híbrido Anastasia (Seminis).

Este tomate es fácilmente reconocible por su color rojo con hombro verde (la parte más cercana al pedúnculo o ‘rabito’, y es uno de los predilectos por su equilibrio entre dulce y ácido, con textura melosa o fundente (se deshace en la boca) y una piel fina.

Se han cedido semillas a varios agricultores de medio tamaño de Alicante (uno con 4.500 plantas, otro de 1.200 y dos más de 300 y 250) y los primeros frutos de este sabroso tomate ya se han cosechado entre mayo y julio.

Se ha registrado una producción de en torno a las 18 toneladas que se han empezado a comercializar en la cadena Alcampo, mientras que Carrefour ha mostrado interés.

Uno de los responsables del Programa de Mejora, Santiago García Martínez, ha relatado a EFE que se ha logrado un ‘Muchamiel’ blindado contra dos de los tres principales virus que habitualmente esquilman las cosechas de tomate: los denominados ‘mosaico’ y ‘bronceado’, y parcialmente resistente al tercero, al de la ‘cuchara’.

Estos virus provocan que la planta detenga su crecimiento e impiden que el fruto madure, lo que a menudo echa a perder la cosecha e, incluso, puede empujar que el agricultor acabe por abandonar el cultivo.

Tradicionalmente contra los virus que azotan a las plantas no hay métodos curativos eficaces pero sí se puede utilizar métodos preventivos mediante la incorporación de estos denominados ‘genes de resistencia o tolerancia’ procedentes de plantas silvestres de tomate.

Al igual que otros como el tipo ‘De la Pera’, el de ‘Muchamiel’ es una variedad tradicional que no resulta interesante a las grandes compañías de semillas por lo que su mejora para hacerle resistente a las plagas no ha sido objeto de atención hasta que, en 1998, se fijó en él el grupo de Mejora Genética Vegetal dirigido por Juan José Ruiz Martínez (actualmente rector de la universidad ilicitana).

Esa línea se ha seguido hasta la actualidad tras, en 2011, transformarse ese área inicial en el grupo de investigación de Biodiversidad Agrícola y Mejora Genética de Variedades y finalmente en el CIAGRO-UMH, desde comienzos de 2021.

El resultado final ha sido un ‘Muchamiel’ que ha conservado la productividad, el buen cuajado, el aspecto exterior y la calidad interior a partir de una planta de la que se recogen entre 3 y 5 kilos por unidad.

Incluso más si se cultiva injertado en patrones comerciales, pudiendo realizar dos ciclos de cultivo, y por lo tanto dos cosechas al año entre junio y julio, y de septiembre a octubre.

Continuar leyendo