Síguenos

Valencia

Consuelo Císcar se enfrenta a 6 años de prisión por malversación en el IVAM

Publicado

en

Consuelo Císcar
València, 31 oct (EFE).- La exdirectora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) Consuelo Císcar se enfrenta a partir del martes a un nuevo juicio por haber gastado de forma ilícita unos 4 millones de euros de fondos públicos en la compra de reproducciones no originales de obras del escultor madrileño Gerardo Rueda, unos hechos por los que se pide para ella una condena de seis años.

Císcar ya fue condenada -admitió su responsabilidad- el pasado verano a un año y seis meses de prisión por haber cometido prevaricación y malversación de caudales públicos al utilizar los recursos del museo para favorecer la carrera artística como escultor de su hijo -y del exconseller del Gobierno valenciano condenado varias veces por corrupción, Rafael Blasco (PP)- Rafael Blasco Císcar, alias ‘Rablaci’.

Esta condena fue suspendida con la condición de que no delinquiese en el plazo de dos años y abonase, junto con los otros condenados, 75.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Ahora se enfrenta a una segunda causa en el marco del caso IVAM, en esta ocasión por haber adquirido obras de arte del escultor Gerardo Rueda que se consideran falsas.

También será juzgado el ex director financiero del museo Juan Carlos Lledó y José Luis Rueda, hijo adoptivo del escultor fallecido, por los mismos delitos continuados de prevaricación administrativa, falsedad documental y malversación de caudales públicos en su modalidad agravada.

Según relata el abogado de la Generalitat en su escrito de acusación, al que ha tenido acceso EFE, «de forma sorpresiva y enigmática, en 2007 (11 años después de la muerte de su padre) José Luis Rueda, obviando al albacea, protocoliza mediante instrumento público notarial una adición de herencia en la que dice haber encontrado unas 600 obras de arte valoradas en más de 21 millones de euros».

Un informe de la UDEF constata que muchas de estas obras miden más de 2 metros de altura, llegando incluso alguna hasta 10 metros, motivo por el cual se pregunta el letrado «¿Cómo pudieron permanecer olvidadas y/o perdidas 600 esculturas muchas de las cuales saltaban a la vista? ¿Dónde estaban almacenadas esculturas de 10 metros durante 11 años?».

«Curiosamente -añade-, 96 de las 98 obras adquiridas por el IVAM a José Luis Rueda figuran en dicha adición, 51 de las cuales no existían al tiempo de hacer la adición pues fueron ejecutadas con posterioridad a 2007″.

«Nos encontramos -remata- ante un nuevo ardid de José Luis Rueda para dar una falsa pátina de originalidad a las obras que transmitió al IVAM; y como en el resto de actuaciones se evidencia una omisión deliberada de la dirección del museo y de la subdirección de Gestión Económica, que jamás comprobaron la titularidad de las obras que el museo adquiría, cuando todos los indicios apuntaban que podían tratarse de obras no originales, de dudosa procedencia y de nulo interés para el IVAM».

De hecho, una de las obras que el hijo del escultor ofrece al IVAM como original en 2004 había sido donada al Reina Sofía de Madrid en 2002.

Tanto la Fiscalía como la Abogacía de la Generalitat reclaman para la acusada -ex alto cargo con los gobiernos del PP y esposa del exconseller Rafael Blasco, condenado por el caso Cooperación- seis años de cárcel y una multa de 144.000 euros.

De forma subsidiaria, el abogado de la Generalitat reclama que los tres acusados sean considerados autores de un delito de estafa.

Para Juan Carlos Lledó la fiscal reclama cinco años y medio de prisión y una multa de 63.000 euros y para José Luis Rueda una condena de cinco años.

En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía Anticorrupción reclama a los tres acusados una indemnización de 3.456.876 euros, que deberán abonar de forma solidaria y conjunta.

Esta cantidad se eleva hasta los 4.176.868 en el escrito de acusación que ha presentado la Abogacía de la Generalitat.

A lo largo de 25 sesiones -previsiblemente hasta el 14 de diciembre- se analizará el supuesto fraude perpetrado por la cúpula directiva del Instituto Valenciano de Arte Moderno mediante la compra, con cargo a los fondos públicos, de reproducciones de obras de Gerardo Rueda.

Esas creaciones fueron adquiridas a precio de obras de arte originales cuando, supuestamente, no lo eran.

El coste de las siete obras adquiridas por Consuelo Císcar al hijastro de Rueda asciende a 2.584.353 euros, y además de la compraventa se pactó, siempre según el escrito de acusación del fiscal, que el hijo de Rueda donaría al IVAM 77 obras del mismo artista condicionada a la entrega de 300 ejemplares del catálogo que debía editar el IVAM y la realización de dos exposiciones.

A ese coste para el erario público habría que sumar los 512.524 euros que pagó el IVAM a una fundación privada para fundir 44 de las obras, y el coste de los citados catálogos y exposiciones.

Jordi Ferrer

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sucesos

El detenido por la muerte de Cristina, asesinada en València, pasa a disposición judicial

Publicado

en

El detenido por la muerte de Cristina, asesinada en València, pasa a disposición judicial
Un testigo visual menor de edad aguarda junto al lugar donde un joven de unos 16 años, falleció en la tarde del domingo tras recibir al menos una puñalada durante una pelea en Burjassot (Valencia). EFE/Kai Försterling

València, 6 dic (OFFICIAL PRESS-EFE).- El hombre detenido el sábado por presuntamente matar a cuchilladas a su pareja en València ha pasado ya a disposición del juzgado de Violencia de Género, según han informado a Efe fuentes de la Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación del caso.

Agentes de la Policía Nacional hallaron el cuerpo sin vida de la mujer en una vivienda de la calle Conde de Altea, en el barrio de l’Eixample de València, y detuvieron a su pareja sentimental, un hombre de 35 años de edad.

El juzgado de guardia de Violencia sobre la Mujer de Valencia se hizo cargo de la instrucción del caso, y según fuentes policiales no había constancia de denuncias previas por malos tratos.

La joven, Cristina, de 30 años e hija de un empresario de la comunicación fallecido en 2012 en un accidente de tráfico, trabajaba en la empresa Ad Infinitum, dedicada a la adquisición, explotación y enajenación de fincas rústicas y urbanas, así como a la adquisición y venta de titulares de valores de renta fija y variable. La joven contaba con un currículum brillante, hablaba tres idiomas y era una mujer de éxito profesional.

Cristina era fallera de la comisión Maestro Gozalbo-Conde Altea. Su muerte ha causado una gran conmoción en el mundo fallero y las reacciones no han dejado de producirse desde que se conociera el asesinato de esta joven.

Continuar leyendo