Síguenos

Valencia

VÍDEO| Ximo Puig cierra una etapa de 20 años como diputado autonómico y seguirá como senador

Publicado

en

El adiós de Ximo Puig
El secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

València, 18 dic (EFE).- El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, ha puesto fin este lunes a casi veinte años como diputado en Les Corts Valencianes -cargo que ha desempeñado en diferentes etapas- y ha explicado que seguirá siendo senador y se mantendrá al frente del partido hasta el congreso extraordinario.

En declaraciones a los medios de comunicación en Les Corts antes de formalizar su renuncia al escaño, ha señalado también que le gustaría que el congreso extraordinario en el que se elegirá a la nueva dirección del partido sea en febrero, y sobre la posibilidad de ocupar en el futuro un puesto en París ha dicho que aún no está «en esa etapa».

Ha asegurado que es «un día emocionante», y tras recordar que entró en Les Corts en 1983 como miembro de la Mesa de edad al ser el diputado más joven, ha considerado que ha llegado el momento oportuno de ceder paso a «generaciones jóvenes, con fuerza y empuje», que lleven adelante el que ha sido el proyecto de su vida.

El expresident de la Generalitat ha indicado que como diputado autonómico ha defendido un proyecto relacionado con la defensa del autogobierno, de la justicia social y de los derechos de la ciudadanía, y ha destacado que en estos momentos, con el Gobierno valenciano «más reaccionario de la historia del autogobierno» (en alusión al formado por PP y Vox), es una «exigencia moral» mantener las posiciones progresistas.

Puig ha explicado que va a continuar en el Senado, donde ocupa un escaño desde julio, para defender las posiciones de su partido y los mismos intereses que ha defendido en Les Corts, y donde por ejemplo este miércoles intervendrá para defender una resolución sobre el problema de la financiación autonómica.

Asimismo, ha aclarado que seguirá en la secretaría general del PSPV hasta febrero, cuando espera que se celebre el congreso extraordinario para elegir los nuevos liderazgos -ya que marzo es un mes «especial» por las fiestas de las Fallas y la Magdalena- y se inicie una «etapa apasionante», con la vista puesta en ganar en 2027.

Preguntado sobre qué perfil le gustaría para la secretaría general, ha asegurado que apoyará «con alma y corazón» a la persona que los militantes elijan democráticamente, y ha defendido que «la cohesión es fundamental» y que no le gustaría que se repitieran «errores históricos» como en 1995, cuando iniciaron una etapa de veinte años en la oposición.

«Me gustaría que hubiera el máximo espacio de cohesión, pero eso no quiere significar que aquellas personas que legítimamente quieren representar el partido, que es una gran responsabilidad, tengan las oportunidades de hacerlo», ha manifestado.

Puig ha asegurado asimismo que no espera que en el Consejo de ministros de este martes se le nombre para ningún cargo, y respecto a si le apetece ser embajador de España ante la OCDE, en París, ha insistido en que «cada tiempo tiene su afán» y no está «aún en esta etapa», y ha bromeado con que «París siempre merece una misa».

Sobre qué momento destacaría de estos años, Puig ha reivindicado a los diputados que «dieron la cara por la dignidad» en la oposición y a los secretarios generales que le antecedieron, como Jorge Alarte, Joan Ignasi Pla, Joan Romero y Antonio Asunción, mientras que de sus ocho años en el Consell ha destacado la gestión de la pandemia.

Ha rememorado que entró en política «casi por casualidad», pues es periodista y siempre ha pensado que estaba «de paso» en la política, a la que llegó porque creía en el autogobierno en una época en la que gritaban en la calle «llibertat, aministia i Estatut de Autonomia».

Puig ha agradecido al pueblo valenciano que le haya permitido representarles, lo que ha intentado hacer «de la manera más digna tanto en el gobierno como la oposición», y ha asegurado que estar en política ha sido «enormemente satisfactorio en lo personal y, sobre todo, emocionante en lo colectivo».

 

València, 16 dic (OFFICIAL PRESS-EFE).- El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, ha dado este sábado un paso atrás en el liderazgo de la segunda federación socialista de España, un partido a cuya dirección llegó en 2012, con el que ocupó la presidencia de la Generalitat durante ocho años, y que ahora abre nueva etapa.

Siete meses después de la derrota en las elecciones autonómicas, que situaron al PSPV-PSOE en la oposición tras dos legislaturas al frente de la Generalitat y empezaron ya los posicionamientos internos para una posible sucesión, Puig ha comunicado ante el máximo órgano entre congresos que da «un paso atrás para que el proyecto dé dos pasos adelante».

La trayectoria de Puig

Nacido en Morella (Castellón) hace 64 años -cumplirá 65 en enero-, Puig lleva tres décadas en política, durante las que ha sido jefe de gabinete del expresident de la Generalitat Joan Lerma, diputado provincial, autonómico y nacional, alcalde diecisiete años de su localidad natal, president de la Generalitat y senador.

En 2012 se convirtió en el sexto secretario general de la historia del PSPV-PSOE, en un momento en el que los socialistas valencianos seguían en la larga travesía del desierto que iniciaron en 1995 tras perder la Generalitat en favor de un PP que se mantendría dos décadas en el poder, en las que cambiaron varias veces de dirigentes.

Sin embargo, las elecciones autonómicas de 2015 permitieron a los socialistas, pese a haber obtenido los peores resultados de su historia, regresar al Palau de la Generalitat gracias a un acuerdo de gobierno con Compromís y Unides Podem -el pacto del Botànic-, que se reeditó en 2019, esta vez ya con los socialistas como el partido más votado.

Durante esos ocho años, Puig se afianzó como uno de los principales ‘barones’ socialistas -la Comunitat Valenciana era la legislatura pasada la comunidad más grande gobernada por el PSOE-, a pesar de que hubo momentos de falta de entendimiento con el Gobierno de Pedro Sánchez, como cuando impulsó una reforma fiscal valenciana.

El secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, se despide tras comparecer ante el comité nacional del PSPV-PSOE. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

Talante conciliador

Fueron dos legislaturas que permitieron a Puig curtir su talante conciliador, al tener que negociar a diario con los otros dos partidos en un Consell donde no faltaron las tensiones internas, como cuando en 2019 convocó elecciones anticipadas pese a la negativa de Compromís, o cuando en 2022 dimitió Mónica Oltra de vicepresidenta tras ser imputada y alegó que se iba para no dar «coartada» a los socialistas para echar a su partido del Ejecutivo.

Puig presidió un Consell que tuvo que hacer frente a la pandemia -la etapa más dura de su gestión, según admite- y a los efectos de la guerra en Ucrania, durante el que se afianzó el diálogo social y se logró que Volkswagen apostara por este territorio para instalar su gigafactoría de baterías eléctricas.

También fue necesario superar discrepancias sobre las medidas del Consell del Botànic contra el coronavirus o la forma de elaborar los presupuestos autonómicos, para lo que Puig tuvo que echar mano del talante tranquilo que le caracteriza, sin que nunca se le oyera públicamente una palabra más alta que otra.

El adiós de Ximo Puig

Confiaba en seguir en el Palau de la Generalitat por tercer mandato consecutivo, pero aunque el PSPV mejoró resultados las urnas decidieron en mayo el cambio de ciclo en un Consell donde ahora gobiernan en coalición el PP y Vox, con el popular Carlos Mazón de president, lo que pilló con el pie cambiado a los socialistas.

Puig anunció entonces que se quedaba par liderar la oposición y mantuvo el escaño de diputado autonómico, que en julio pasó a compatibilizar con el de senador territorial, lo que conllevó que estuviera ausente en algunos plenos del Parlamento valenciano, algo que el PP se ha encargado de afearle cada vez.

Los movimientos internos en el partido comenzaron ya con la elaboración de las listas para las elecciones generales de julio, en las que los secretarios provinciales de Valencia, Carlos Fernández Bielsa, y de Alicante, Alejandro Soler, lograron que Ferraz introdujera modificaciones en las listas iniciales de la Comunitat Valenciana.

Diana Morant, ¿el relevo?

Su nombre sonó en la quinielas para ser ministro en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, aunque finalmente este optó por confirmar la continuidad en su Ejecutivo a la ministra de Ciencia, la valenciana Diana Morant, a quien muchos apuntan como el posible recambio de Puig.

Unas horas después de que Puig admitiera que se necesitaban «nuevos vientos» en el PSPV-PSOE, Puig ha anunciado en presencia del secretario de Organización del PSOE, Santos Cerdán, quien ha mostrado el apoyo de la dirección federal a lo que decida el PSPV, la convocatoria de un congreso extraordinario que haga un «reset» en el partido.

Este periodista al que le apasiona la lectura tiene muy presente en su vida política lo que le decía su abuelo – «tú, siempre de izquierdas»- y da ahora un paso atrás agradeciendo el «enorme honor» de haber representado al PSPV-PSOE con un convencimiento: «Lo mejor está por llegar».

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

Concluye el montaje del andamio para la restauración de El Parotet, la obra de Miquel Navarro

Publicado

en

Ya ha concluido el montaje del andamio para la restauración de la pieza escultórica El Parotet, la obra de Miquel Navarro que está ubicada en la plaza de Europa, junto a la avenida de Francia. Por razones de seguridad, el montaje de la estructura se demoró hasta que acabaron las fiestas de las Fallas y, tras varias semanas, ya está listo para comenzar el proceso de restauración en sí. Hay que tener en cuenta las dimensiones y el volumen de la pieza artística, 46 metros de altura y 93 toneladas de peso, que han hecho que la instalación de la estructura de apoyo para las obras haya requerido de varias semanas de trabajo. 

 Tal como explicó en su día el concejal de Acción Cultural, Patrimonio y Recursos Culturales, José Luis Moreno, “el objetivo de la intervención es la limpieza de la obra y la recuperación de su color original”. La colocación del andamio ha corrido a cargo de la empresa ATES Ingeniería y Servicios Integrales, SL, que ha instalado una estructura de andamio “europeo modelo Brío”, fabricado por Ulma Sdad. Coop. LTDA, que reúne las garantías estructurales de capacidad portante y estabilidad. Las garantías de la estructura siguen las siguientes normativas y documentos: UNE-EN 12810-1/2, UNE-EN 12811-1/2/3, UNE-EN 12812, 6º Convenio de la construcción, RD 1627 sobre “Disposiciones mínimas de seguridad y de salud en las obras de construcción”, Instrucciones técnicas de montaje del fabricante y la Guía de usuario sistema multidireccional BRIO. 

 El objetivo de la intervención, ha explicado el concejal José Luis Moreno, es “evitar el deterioro de este bien patrimonial, protegerlo y ponerlo en valor, ya que se ha convertido en un símbolo de nuestro paisaje urbano”. El edil ha destacado que “en unos pocos meses podremos volver a ver El Parotet en todo su esplendor, como si estuviera recién instalado”. 

 

 

El Parotet ya ha cumplido 20 años  

 La escultura del artista de Mislata Miquel Navarro representa un insecto gigante a modo de vigía o guerrero de Valencia, y fue un regalo a la ciudad de la Fundación Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia en el año 2003 para conmemorar el 125 aniversario de la creación de la Obra Social de Bancaja. “La obra representa un guerrero de carácter totémico, pero que todos la conocemos como El Parotet por su semejanza con una libélula”, ha explicado el concejal Moreno, quien ha destacado que es “una de las obras más conocidas de Navarro, y hemos querido aprovechar que este 2023 se ha cumplido su 20 aniversario para devolverle su cromatismo original”. La escultura, realizada en hierro pintado en azul mediterráneo, está valorada en 1,1 millones de euros.  

 

La restauración corre a cargo de la empresa Salmer Restauración y Conservación SL, que efectuará las labores de limpieza, saneado y repintado posterior de la pieza. La intervención cuenta con un presupuesto global de 73.151,76 euros (IVA incluido), que incluye la inspección previa de su estado de conservación, el análisis del recubrimiento existente, la limpieza de la suciedad depositada en superficie, con eliminación de óxidos, y la preparación de las superficies para recibir el recubrimiento final. Tras la adjudicación de las obras de restauración el pasado mes de enero, se efectuó el estudio y plan de seguridad y, dada la proximidad de las fiestas de Fallas y la programación de actos festivos y festivales pirotécnicos en la proximidad de la escultura, el gobierno municipal decidió retrasar el montaje del andamio y el inicio de las obras hasta la conclusión de las fiestas por razones de seguridad. 

 El plazo previsto para la restauración es de tres meses, no prorrogables. Con carácter complementario a estas obras, se mejorará también la iluminación ornamental del monumento. Todos los gastos inherentes al uso, conservación y mantenimiento de la estatua corren a cargo del consistorio según el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de València y la Fundación Bancaja en el momento de su donación.  

 Navarro cuenta con más obras expuestas en las calles de València: Fuente pública (más conocida como La pantera rosa), inaugurada en 1984 en las inmediaciones de la plaza Manuel Sanchis Guarner, bajo el patrocinio de la Sociedad de Aguas Potables y Mejoras de Valencia. Una década después, la Fundación Bancaja cedería la escultura en acero Home Guaita para su emplazamiento en los Jardines del Real, donde preside, desde 1999, la entrada del Museo de Ciencias Naturales. Dos años más tarde se instaló Motoret 2000, en el acceso a l’Umbracle junto con otras piezas escultóricas de reconocidos artistas valencianos, como Joan Cardells o Ramón de Soto. 

 

Así quedará el Parotet de Miquel Navarro de Valencia tras su restauración

València, 25 mar (EFE).- Las obras de restauración de la escultura de Miquel Navarro conocida como El Parotet, ubicada en la rotonda de la plaza de Europa-Avenida de Francia, durarán 3 meses, según ha informado el Consistorio en un comunicado.

El concejal de Cultura, José Luis Moreno, ha explicado que el objetivo es “evitar el deterioro de la pieza, protegerla y ponerla en valor, ya que se ha convertido en un símbolo de nuestro paisaje urbano”.

El objetivo de la intervención es la limpieza de la obra y la recuperación de su color original. Tal como ha explicado el concejal, “ya ha comenzado el montaje del andamio en torno a la escultura, y en unos pocos meses podremos volver a ver El Parotet en todo su esplendor, como si estuviera recién instalado”.

Esta escultura del artista de Mislata Miquel Navarro representa un insecto gigante a modo de vigía o guerrero de Valencia, y fue un regalo a la ciudad en el año 2003 de la Fundación Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia para conmemorar el 125 aniversario de la creación de la Obra Social de Bancaja.

“La obra representa un guerrero de carácter totémico, pero que todos la conocemos como El Parotet por su semejanza con una libélula”. “Se trata –ha añadido el concejal de Cultura- de una de las obras más conocidas de Navarro, y hemos querido aprovechar que este 2023 se ha cumplido su 20 aniversario para devolverle su cromatismo original”.

La restauración corre a cargo de la empresa Salmer Restauración y Conservación SL, que efectuará las labores de limpieza, saneado y repintado posterior de la pieza.

La intervención cuenta con un presupuesto global de 73.151,76 euros (IVA incluido), que incluye la inspección previa de su estado de conservación, el análisis del recubrimiento existente, la limpieza de la suciedad depositada en superficie, con eliminación de óxidos y la preparación de las superficies para recibir el recubrimiento final.

El Parotet tiene una altura de 46 metros y un peso de 93 toneladas. La escultura, realizada en hierro pintado en azul mediterráneo, está valorada en 1,1 millones de euros.

 

Continuar leyendo