Síguenos

Salud y Bienestar

‘Píldora: El mito de los descansos y el de la fertilidad’, por el Dr. Ezequiel Pérez Campos

Publicado

en

Píldora: El mito de los descansos y el de la fertilidad
PEXELS

Dr. Ezequiel Francisco Pérez Campos

Tras el preservativo, la píldora es el método anticonceptivo más utilizado en España. A pesar de sus 55 años de edad y de su presencia en nuestro país más de 45, todavía existen “leyendas urbanas”, en terminología actual, respecto a su manejo y a las consecuencias de su uso.

Vamos a detenernos, de entrada, en dos falsas creencias o mitos sobre la píldora, muy arraigadas en el medio social y que perjudican un uso racional y basado en el conocimiento científico médico.

Uno de estos mitos es el de los descansos. Muchas mujeres descansan uno o dos ciclos cada 6 u  8 ciclos de uso para “normalizar el uso de sus ovarios y depurarse”. La píldora provoca un cese de la ovulación, pero no un perjuicio de las funciones del ovario, que se reanudarán, con la normalidad de la que gozaran antes del uso de la píldora, cuando se suspende el mismo.

Los descansos no aportan ninguna ventaja ni previenen ningún inconveniente. Sin embargo, sus consecuencias pueden ser negativas, en forma de embarazo no deseado o de reaparición de un mayor riesgo de aparición de trombos venosos.

Es cierto que muchas veces es el facultativo o el resto de los agentes de la salud los que aconsejan la realización de estos descansos, pero estos no tienen base científica alguna y es una práctica que sólo tiene implantación en España.

La segunda falsa creencia es la de que la fertilidad de las mujeres que han usado la píldora puede verse afectada negativamente. La píldora no aumenta la posibilidad futura de gestación, pero tampoco la disminuye. Obviamente, el paso del tiempo tiene efecto de disminución de la fertilidad en las mujeres, pero este fenómeno se da con o sin la utilización de la píldora anticonceptiva.

Por tanto, desmontando mitos y “leyendas urbanas”:

  1. No es necesario realizar descansos en la toma de la píldora anticonceptiva cada cierto número de ciclos.
  2. No disminuye la fertilidad de la mujer por el hecho de usar la píldora.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

La regla del ABCDE: Cómo saber si un lunar puede ser maligno

Publicado

en

La regla del ABCDE: Cómo saber si un lunar puede ser maligno

Los lunares en muchas ocasiones nos preocupan. En  mayoría no suelen suponer un riesgo para la salud, pero en algunos casos pueden ser un síntoma de algo más grave en la piel.

Los lunares son un fenómeno de la piel común y son una acumulación de melanina, esa sustancia que pigmenta la piel.

Hay una forma para descubrir si un lunar es maligno, te lo contamos a continuación.

Regla del ABCDE 

Esta regla permite evaluar si un determinado lunar tiene riesgo de ser un melanoma.

La A corresponde a ‘Asimetría’,  los lunares lo normal es que tengan una forma redonda y regular. Sin embargo, si notas que es asimétrico debes ir al dermatólogo para que realice una exploración.

La B representa los ‘Bordes’. Los lunares normalmente tienen bordes lisos y delimitados. Por lo que si notas que un lunar está elevado y es desigual entonces posiblemente sea maligno.

La C significa ‘Color’. Los lunares son generalmente de un solo color. Si notas que tiene un cambio brusco en su tonalidad: azul, negro, beige, rojo y blanco posiblemente algo no va bien.

La D corresponde al ‘Diámetro’, los lunares benignos tienen por lo general un diámetro bastante pequeño, por lo que si tu lunar mide más de seis milímetros debe hacer sospechar un melanoma y no deberías pasarlo por alto.

La E significa ‘Evolución’, el punto más relevante de esta regla. Los lunares normalmente conservan su aspecto a lo largo de los años. Si notas que el lunar cambia de forma, ya sea su tamaño, color, elevación u otro rasgo entonces debes acudir inmediatamente donde un especialista para que lo explore.

Continuar leyendo