Síguenos

Cultura

GALERÍA| València rememora su Ruta del Bakalao

Publicado

en

València rememora su Ruta del Bakalao
El Hortelano, ca. 1983. Técnica mixta . Offset. Colección de Bernardino.

València, 1 mar (OFFICIAL PRESS- EFE).- València rememora su ruta del bakalao y lo hace con un libro sobre su imagen gráfica, una exposición que inaugura este jueves el IVAM y una serie en pleno rodaje buscan explicar las claves y los porqués de la Ruta del Bakalao, un fenómeno de masas que trascendió la música, el diseño y el hedonismo de los años 80 y 90, con València como gran epicentro a través de sus discotecas y sus artistas.

València era un hervidero cultural alrededor de la escena de la noche, un movimiento creativo transgresor que revolucionó el arte, el diseño gráfico y la moda pero acabó invisibilizado por el fenómeno de masas conocido como la «ruta del bakalao».

El «anhelo de libertad» que representó aquel fenómeno se reivindica y dignifica 40 años después con motivo de la capitalidad mundial del diseño de València y para superar el estigma de la ruta del bakalao: un sinfín de discotecas y clubes agrupados en unos pocos kilómetros, algunos junto al mar, donde se veía amanecer con música electrónica y en ocasiones con ayuda extra del alcohol y otras drogas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mañana llega a las librerías la publicación «Ruta Gráfica. El diseño del sonido de València», editada por Barlin Libros, que sirve además de catálogo de la muestra del mismo título que el jueves inaugura el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), con un discurso coherente sobre los inicios, el desarrollo y la conformación del imaginario gráfico nacido en València en esas décadas, que busca reivindicar su notable valía artística y cultural, que trascendió a toda Europa.

La exposición coincide además con el inicio del rodaje de la serie de televisión «La ruta», producida por Atresmedia junto a Caballo Films, una serie coral sobre un grupo de amigos que pasa de la inocencia a la madurez a lo largo de los años más significativos de La Ruta, entre 1981 y 1993.

EL DISEÑO DEL SONIDO

La exposición «Ruta Gráfica. El diseño del sonido de València» reúne el arte gráfico que surgió entorno a la ruta nocturna valenciana, desde cartelería y ‘flyers’ que anunciaban las actuaciones a entradas a los clubes, un ecosistema creativo que involucró a artistas de toda índole, imprentas y a diseñadores de moda, entre ellos Francis Montesinos, Javier Mariscal y a un jovencísimo Paco Roca.

«La parte musical es lo primero que nos viene a la mente si hablamos de ruta del bakalao, sobre todo la segunda parte, la de la industria electrónica, cuando empieza a bajar el nivel musical», señala Alberto Haller, propietario de la editorial Barlin Libros, encargada de la edición del libro y uno de los comisarios de la muestra del IVAM junto al productor audiovisual y dj Moy Santana y el promotor y dj Antonio J.Albertos, autores de la publicación.

«Pero hay una parte que se desconoce que es la de los años 80, la música de guitarreo, la oscura, el post-punk y new wave, y si hablamos de la parte del diseño lo era ya -desconocida- a todos los niveles», relata Haller en una conversación con EFE.

El movimiento se remonta a 1984, cuando abren las salas más importantes de la ciudad y el ‘clubbing’ (ir a discotecas) empieza a coger músculo, todavía como un fenómeno de minorías.

«Es un guiso que se va cocinando a fuego muy lento, un ecosistema creativo muy importante, de minorías avanzadas, gente muy ‘top’ en sus trabajos, en el diseño, el arte y la música, que cristaliza en el año 1992 cuando todas las lupas están puestas en otros lados», manifiesta Haller.

El editor habla del «síndrome de 1992», el año de las olimpiadas de Barcelona, la Expo de Sevilla, el de Madrid como capital europea de la cultura y en el que Valencia, con un movimiento cultural y artístico referente en toda Europa, «se quedó al margen».

Moy Santana y Antonio J.Albertos han conseguido hacer un relato de aquella época a través de entrevistas a 40 de sus protagonistas, entre ellos figuras del cómic en los primeros años 80, la llamada «nueva escuela valenciana», con nombres como Daniel Torres, Sento Llobell, Mariscal o Ramón Marcos.

También hay una parte dedicada a otros creadores que sin ser diseñadores gráficos contribuyeron a hacer carteles con una estética rompedera, «muy espontánea» y «muy loca», como el modisto Francis Montesinos, los trabajos de José Alfonso Morera, el Hortelano, para Spook Factory, o los de Valentín Herraiz, Edu Marín, Nacho Garrido, Gonzalo Mora y los hermanos Mira. También de las imprentas artesanales, como la de Armando Silvestre y Elisa Anaya, o los diseños de Paco Bascuñán y Quique Company para la sala ACTV, una marca que «trascendió a nivel mundial».

Santana y Albertos han recopilado más de 400 carteles, «flyers», folletos y entradas, rebuscando en imprentas, en colecciones particulares, muchos de ellos de autores anónimos que muestran de la «espontaneidad» del fenómeno. Piezas de un puzle que parecen inconexos entre sí pero que juntos y con la perspectiva del tiempo construyen un relato de este momento artístico y ayudan a su dignificación, ahora recuperada.

LA RUTA EN FICCIÓN TELEVISIVA

La publicación de este trabajo coincide además con la grabación de «La Ruta» de Atresmedia, en colaboración con Caballo Films. Esta producción se plantea con una mirada de «nostalgia de un momento de libertad que difícilmente volverá y queríamos ser justos con la escena y arrojar luz sobre ella», señala Nacho Lavilla, productor ejecutivo de Caballo Films.

«Aquí llegaban prácticamente de ‘estraperlo’ los discos de más vanguardia en Europa, en estos kilómetros se concentraban diseñadores que explotaban en fiestas su creatividad a base de desfiles, artistas que elegían las noches para realizar las más originales performance», recuerda Lavilla.

La serie estará protagonizada por Àlex Monner, Claudia Salas, Ricardo Gómez, Elisabet Casanovas y Guillem Barbosa, y contará con más de 4.500 extras.

«Hay muchísimo interés y no sólo entre los nostálgicos, que se acercarán a ver la serie para revivir esos años atrás, sino también los jóvenes de hoy en día que han crecido escuchando hablar de La Ruta», señala Montse García, directora de ficción de Atresmedia TV. Un proyecto «ambicioso», añade, de uno de los periodos «más populares, transgresores y controvertidos de nuestra historia reciente».

Eva Batalla

Cultura

Los secretos del Edificio de Correos de València

Publicado

en

Edificio de Correos de València

Tan solo la calle de las Barcas queda como testigo del antiguo barrio de pescadores, lugar en el que se erige uno de los edificios más hermosos y espectaculares de València, el Palacio de Comunicaciones. Porque ese es su verdadero nombre, aunque ya nadie lo conoce así. Hace unos pocas semanas la Generalitat se hacia con la propiedad de la sede de Correos. Por ahora se desconoce cuál será su uso. Residencia de artistas, Museo de Arquitectura, son algunas de las opciones planteadas para este edificio que el próximo año cumplirá un siglo de su inauguración.

edificio correos valencia

Fachada Edificio Correos

El conocido como Edificio de Correos fue construido por el arquitecto zaragozano Miguel Ángel Navarro Pérez entre los años 1913 y 1922 (31 de diciembre) e inaugurado en 1923.

 

Imponente y ecléctico se eleva como símbolo del progreso que significaron las comunicaciones postales y telegráficas en las primeras décadas del siglo XX. Esta construcción de planta irregular nos recibe, entre las dobles columnas jónicas que enmarcan el cuerpo del edificio, por un arco de medio punto con figuras alegóricas en la parte superior.

Su cometido de llevar la comunicación a todo el mundo queda recogido en el tímpano, con sus cinco figuras que representan a los cinco continentes clásicos Europa, Asia, África, América y Oceanía, así como en los tríos de ángeles trayendo cartas acompañados de símbolos telegráficos, junto con un barco y una locomotora de tren.

Los secretos del Edificio de Correos

Edificio Correos

Su silueta fotografiada durante años rebosa elegancia en sus dos grandes cúpulas revestidas de zinc; adornadas con guirnaldas y lazos policromados en color dorado que descansan sobre sendas torres.

  • Como curiosidad cabe destacar su estructura metálica en forma de torre que sobresale del tejado del edificio estructura que en su momento era la torre de telecomunicaciones. Esta parte con el tiempo quedó eliminada y fue entre 2002 y 2004 cuando se recuperó la imagen del edificio como era gracias a esta replica exacta tal y como fue diseñada en el momento de su construcción, con sus 30 metros de altura y su escalera de caracol recorriéndola por dentro que permite la subida a un mirador.
  • En una de sus fachadas encontramos con uno de los símbolos más queridos por los valencianos, sus dos cabezas de león con las fauces abiertas cuya finalidad es recoger el correo desde la calle.

Adentrarse en su interior es realizar un viaje en el tiempo. Al cruzar su triple entrada, caminando bajo el escudo en piedra de la ciudad de València podemos sentir la sensación y la emoción de todos aquellos que entraron allí con el fin de comunicarse con otros lugares de la geografía.

edificio correos valencia

Interior edificio correos

 

La elegancia exterior se ve correspondida en su interior como se puede comprobar en vestíbulo de acceso y la gran sala central del edificio. El  vestíbulo era la sala donde antiguamente se encontraban los buzones para la recogida de correspondencia. Levantando la vista podemos admirar el artesonado de madera conformado por octógonos. Destaca esta sala por las dos lámparas con figuras femeninas desnudas con sus tres faroles de iluminación.

Las puertas giratorias dan la bienvenida a la impresionante gran sala de planta ovalada, y sus dieciocho columnas de mármol de estilo jónico que la rodean sosteniendo a los dos pisos altos. La luz de la sala se consigue por una gran claraboya de hierro y vidrieras realizada por los hermanos Maumegean, que contienen los escudos de las 48 provincias de España acompañados por rayos y cartas, y, en el centro en latón, está el escudo de la ciudad de Valencia simbolizando la empresa Correos y Telégrafos.

En el centro de esta claraboya un gran escudo de la ciudad de la que sobresalen rayos. Además dispone de 370 paneles vidriados con los escudos de las 48 provincias españolas, acompañados por rayos y cartas, emblemas típicos de Correos y Telégrafos.

edificio correos valencia

Detalle torre edificio correos

El futuro cercano nos dirá cual será su nueva vida. Lo que está claro es que su frase: Correos y Telégrafos acompañadas por la fecha de construcción Año 1922, junto a su pequeño reloj, seguirán recordándonos la historia del que siempre será recordado como el edificio de Correos.

 

Continuar leyendo