Síguenos

Fallas

Hace hoy 20 años se elegía a la Corte del 2001, un grupo cargado de historias humanas

Publicado

en

Desde hace décadas hemos asistido a la euforia, nervios e ilusión con los que se viven los procesos de elección de las Cortes de Honor de las Falleras Mayores de València. Existen dos puntos de vista, el que se siente desde fuera cuando el querer estar ahí lo comparan a un sueño, más bien formado por la imagen que se traslada al exterior de lo que ese año supone para muchas personas y el otro punto, el que queda una vez vivido, el que ya no tiene coches oficiales, regalos, ramos, actos, pasarelas, aplausos y un largo etcétera. Cuando todo pasa, queda lo más bonito: la amistad.

Foto: CORTE 2001

Ese es el mejor ejemplo para definir el grupo humano que nació hace hoy veinte años, cuando en el Velódromo Luis Puig de València se elegía a las Cortes de Honor del 2001. Una corte que el periodista Moisés Domínguez definió en un artículo en el periódico Levante-EMV a la perfección ‘Una corte de altura’. Efectivamente, puede que haya sido la corte más alta de la historia. También como la corte de las Patricias, hubo hasta cuatro. Su Fallera Mayor, Adriana Polo tenía 17 años.

Foto: JUNTA CENTRAL FALLERA

A lo largo de estos veinte años han seguido viviendo momentos que han marcado sus vidas: bodas, nacimientos de hijos, encuentros, celebraciones… Pero también momentos trágicos en los que han seguido unidas. Patricia Borrego y su marido Javi Ramos perdían a su hijo Cayetano en agosto del 2016.

La corte del 2001 también fue la encargada de organizar la tradicional cena de Cortes de Honor en el 2017 que anualmente se celebra con un motivo solidario y  que ellas quisieron destinar todo lo recaudado a la investigación del Síndrome de Costello, la enfermedad que tocó de ‘lleno’ a Patricia Borrego a través de su hijo Cayetano.

Dos años después llegaba al mundo el pequeño Pelayo Ramos Borregosu madrina es, amiga y compañera de corte de Patricia, Sonia Remohí. Quien recientemente perdió a su padre Eduardo Remohí, víctima de un cáncer y también era fallero de la Plaza del Negrito.

Otro de los momentos más trágicos fue el vivido en el 2018 cuando Raquel Sahuquillo perdía a su marido Álex, fallero de Na Jordana. Hechos que han ido uniendo todavía más a un grupo cargado de historias humanas.

Pero la corte del 2001 también nos ha descubierto a personas únicas como Amparo Requena, una de las encargadas de animar y dar fuerza a todos sus vecinos durante el confinamiento. Sus intervenciones se hicieron virales y los vídeos no pararon de compartirse.

Y qué decir de la corte infantil, el jurado que las eligió hace veinte años pudo ver como años después tres de las pequeñas se convertían en Falleras Mayores de Valencia Begoña Jiménez Tarazona en el 2013, tan solo un año después Carmen Sancho de Rosa y Rocío Gil Uncio en 2018, teniendo en su corte a Marta Sobrino que también fue corte infantil en el 2001.

Foto: CORTE 2001

</

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fallas

GALERÍA | Así ha sido la multitudinaria romería al Cristo de la Salud de El Palmar

Publicado

en

Regresa la multitudinaria romería al Cristo de la Salud de El Palmar

Las aguas de la Albufera han vuelto a acoger la emotiva romería del Santísimo Cristo de la Salud del Palmar.

Desde 1976 la tradición mueve a esta pedanía de Valencia a cientos de vecinos y devotos para acompañar al Cristo por las calles de El Palmar y el imponente atardecer de la Albufera.

Tras dos años sin poder celebrarla de manera tradicional por el Covid, a las 18:30 horas, el Cristo de la Salud salía de la parroquia Niño Jesús del Huerto entre los vítores de todos los allí congregados.

Las Falleras Mayores de Valencia 2022

Como invitadas de excepción acudieron las Falleras Mayores de Valencia 2022, Carmen Martín Carbonell y Nerea López Maestre, y sus Cortes de Honor.

Lo hicieron junto a los representantes de la falla Plaza de la Sequiota de El Palmar y el resto de falleras mayores y presidentes del sector Poblats al Sud.

También el presidente de Junta Central Fallera, Carlos Galiana, no faltó a esta tradicional romería.

Tras la bendición de las aguas de la Albufera y la petición de un buen año para todas las familias cuyo sustento es este lago, las embarcaciones volvieron al Palmar.

Finalizaron la romería por las calles de la pedanía hasta la Plaza de la Sequiota donde se cantó el himno y el Cristo entró de nuevo a su parroquia envuelto de una emotiva y gran ovación.

GALERÍA | Así ha sido la multitudinaria romería al Cristo de la Salud de El Palmar

Continuar leyendo

Trending