Síguenos

Valencia

GALERÍA| El PP de Casado llenó la plaza de toros de València

Publicado

en

València, 3 oct (EFE).- El presidente del PP, Pablo Casado, ha cerrado con un lleno en la plaza de toros de València la convención nacional de su partido, en el que todos sus barones autonómicos le han reafirmado en el cargo y en el que, con un duro discurso, ha apelado a la unión del voto, a un «constitucionalismo militante».

Nueve mil personas en el interior del coliseo, tres mil fuera, según la cifra que ha dado el PP, han permitido a Casado hacer una exhibición de fuerza con la que mostrar que el PP ha vuelto, que es la única alternativa viable a Pedro Sánchez y llegará a La Moncloa.

Casado ha reivindicado un PP «sin complejos», al que «no le tiemblen las piernas», «unido como una piña». «Aquí estamos otra vez con la cabeza alta, las manos blancas, los bolsillos limpios y el corazón enamorado de España», ha proclamado el líder de los populares, que ha dado por superada su «travesía en el desierto».

Y ha apelado al voto útil cuando ha dicho que el PP es el único partido que garantiza que «una mayoría social de centroderecha se convierta en un Gobierno de centroderecha» y ha apuntado que los que buscaron sustituirles «se han ido quedando por el camino», en alusión a Ciudadanos.

Nada explícito sin embargo sobre el elefante en la habitación. Los populares no mencionan a Vox, aunque según todos los sondeos necesitarán al partido de Santiago Abascal para formar una mayoría.

En clave valenciana, el presidente del PP se ha comprometido con un nuevo modelo de financiación como reclama la Comunitat «para garantizar su futuro y dejar de ser discriminada», y ha prometido un plan nacional para garantizar que haya agua para todos los españoles».

También ha prometido un marco legal nacional que garantice la libertad de elección lingüística y la defensa del castellano como lengua vehicular en toda España: «en la educación, en el acceso a la administración y en el espacio público».

Casado ha hecho duras críticas contra el Gobierno y contra el socialismo, y se ha metido en la arena de la batalla ideológica, como le pidieron algunas voces del partido, entre ellas, el expresidente José María Aznar o incluso la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

Casado ha anunciado que nada más llegar al poder pondrá en marcha tres grandes planes nacionales de reformas estratégicas de institucionalidad, empleo y familia, y ha prometido transformar las propuestas recogidas en la convención en leyes, en programas y en compromisos útiles para solucionar los problemas de los ciudadanos.

Ha adelantado que recuperará la reforma del PP para las pensiones, que derogará la ley Celaá y la ley de memoria democrática, y que creará un «Museo Nacional de Historia de España», y ha prometido la extradición de Puigdemont y la tipificación penal de los referéndums ilegales.

Tampoco ha olvidado las banderas tradicionales del PP: bajada de impuestos, como el de sucesiones y patrimonio, y mochila austríaca para reformar el mercado laboral.

Ha rechazado «lecciones» de la izquierda sobre democracia, feminismo o ecología, al tiempo que ha sido firme contra el independentismo catalán y ha reivindicado al PP como el partido que derrotó a ETA.

Un prolijo discurso con el que Casado se ha situado ya en La Moncloa y al presidente del Gobierno sin empleo y en el que no han faltado aplausos a los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy, a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, al rey o la libertad.

Con atención han seguido sus palabras los presidentes autonómicos del PP. Alberto Núñez Feijóo (Galicia), Juanma Moreno Bonilla (Andalucía), Isabel Díaz Ayuso (Madrid), Fernando López Miras (Murcia) y Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) le han escuchado sentados en el coso valenciano, tras días de mensajes de respaldo.

Todo ello con la recuperación de la plaza de toros de València como un símbolo. El que dejaron de utilizar tras la debacle electoral en las municipales y autonómicas de 2015, que les llevó a perder el Gobierno de la Generalitat y la Alcaldía de València, tras más de 20 años en el poder.

Antes de Casado, ha intervenido el presidente del PPCV, Carlos Mazón, quien ha asegurado que el cambio en la Comunitat Valenciana y en España «es irreversible», y ha celebrado el lleno de la plaza de toros, frente a quienes decían que no serían capaces de hacerlo y que no tenían «fuerza ni ilusión».

María José Català, por su parte, ha reivindicado la figura de Rita Barberá, cuando se cumplen 30 años de su acceso a la Alcaldía de València, y ha asegurado que el futuro de la ciudad pasa también «por una mujer del PP», ella, pero ha dicho que no puede hacerlo sola, y que necesita a Mazón en la Generalitat y a Casado en la Moncloa.

Entre los asistentes a este acto destaca la figura del expresident de la Generalitat Francisco Camps, quien ha reaparecido este domingo «encantado» de asistir a la convención, tras años apartado de la vida el partido.

Valencia

La Comunitat registra 185 nuevos casos y 5 fallecidos

Publicado

en

EFE/ Manuel Bruque/Archivo

La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha notificado 185 nuevos casos de coronavirus confirmados por prueba PCR o a través de test de antígenos. Con esta actualización, la cifra total de positivos se sitúa en 514.187 personas. Los nuevos casos por provincias son 55 en Castellón (54.144 en total); 70 en Alicante (188.618) y 60 en Valencia (271.424). La cifra de casos no asignados se mantiene en 1.

Por otra parte, se han registrado 183 altas a pacientes con coronavirus. De esta forma, el número de personas que han superado la enfermedad desde que comenzó la pandemia en la Comunitat Valenciana asciende a 515.308 personas. Por provincias, las altas se distribuyen así: 54.127 en Castellón, 188.464 en Alicante y 272.661 en Valencia. El total de altas no asignadas se mantiene en 56.

Los hospitales valencianos tienen, actualmente, 182 personas ingresadas, 49 de ellas en la UCI: 55 en la provincia de Castellón, 10 en UCI; 77 en la provincia de Alicante, 30 de ellas en la UCI; y 50 en la provincia de Valencia, 9 en UCI.

Por otra parte, se han registrado cinco fallecimientos en los últimos siete días, tres mujeres de 65, 80 y 88 años y dos varones de 80 y 81 años, por lo que el total de decesos desde el inicio de la pandemia asciende a 7.836: 853 en la provincia de Castellón, 3.006 en la de Alicante y 3.977 en la de Valencia.

De acuerdo con los datos registrados, en estos momentos hay 2.489 casos activos, lo que supone un 0,47% del total de positivos.

Desde la última actualización, no se ha registrado ningún brote de 10 o más casos.

 

 

 

Continuar leyendo