Síguenos

Deportes

VÍDEO| Gattuso: «Al 2023 le pido que acabe la guerra»

Publicado

en

gattuso 2023
Foto: VCF

València, 30 dic (OFFICIAL PRESS-EFE).- El entrenador del Valencia, Gennaro Gattuso, no quiso pedir nada al nuevo año en cuestiones deportivas porque cree que es algo que él y su equipo deben trabajar y dijo que su deseo para 2023 es que acabe la guerra y sus consecuencias económicas.

El deseo de Gattuso para 2023

“La verdad es que yo lo que quiero es que termine la guerra, que bajen el gas, la electricidad y la comida para la gente que no tiene dinero, que puedan vivir de una manera mejor. Salud para mí, para mi familia y para todo el mundo”, apuntó en una rueda de prensa.

“Pero del resto no. Yo no soy de los que le piden a Dios ganar un partido, eso lo tengo que trabajar con mi equipo. Quiero que todo el mundo esté bien, que no haya guerra. Deportivamente me lo tengo que ganar, esta es mi mentalidad”, afirmó.

Además, Gattuso reiteró sus condolencias a la familia de Pelé tras su fallecimiento e insistió en la importancia que el astro brasileño ha tenido en la historia del fútbol.

“Cuando un jugador gana tres mundiales y marca mil goles ha cambiado la historia del fútbol. Su comportamiento ha sido siempre ejemplar y lo recordaremos el resto de nuestra vida”, señaló.

¿Qué le pide al 2023?

Que termine la guerra, que las personas que no tienen dinero, salud… No voy a rezar para ganar un partido, eso es algo que se trabaja en el campo. Quiero que todo el mundo esté bien y no tengamos guerra. Deportivamente tenemos que ganárnoslo, esa es mi mentalidad.

¿Va a cambiar el planteamiento y va a hacer rotaciones durante este mes de enero con tantos partidos?

Tenemos que verlo, tenemos muchos partidos y seguramente no podremos jugar en una semana tres partidos con el mismo equipo.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deportes

LeBron James se convierte en el máximo anotador de la historia de la NBA

Publicado

en

LeBron James
LeBron James-INSTAGRAM

Los Ángeles (EE.UU.), (EFE).- LeBron James se convirtió este martes en el máximo anotador de la historia de la NBA al superar la legendaria marca de Kareem Abdul-Jabbar.

LeBron necesitaba 36 puntos para batir el récord de 38.387 puntos de Abdul-Jabbar y los consiguió en el partido que disputaron los Lakers en Los Ángeles frente a los Oklahoma City Thunder.

LeBron James

De 38 años y con un nivel extraordinario en su vigésima temporada en la liga, LeBron sumó así un hito más a una carrera excepcional que incluye cuatro títulos de la NBA (2012, 2013, 2016, 2020) y cuatro MVP de la temporada regular (2009, 2010, 2012 y 2013).

Una canasta en «fade-away» al final del tercer cuarto le dio el récord y LeBron lo celebró con los brazos en alto y en medio de la euforia de los fans de los Lakers.

Abdul-Jabbar estuvo presente en el partido de los Lakers para ver en persona cómo LeBron le arrebataba el récord, le felicitó y consideró que la estrella de Los Ángeles Lakers «tiene esa esencia indefinible que llamamos liderazgo».

LeBron, por su parte, aseguró tras el encuentro que se ve con ganas y con fuerzas para seguir compitiendo al máximo nivel.

También el presidente de EE.UU., Joe Biden, se unió a las felicitaciones a James, así como otros jugadores y exjugadores de la NBA de la talla de Magic Johnson, Stephen Curry, Dirk Nowitzki, Kevin Durant o Manu Ginóbili, entre otros.

De Cleveland a Miami

Ambición, longevidad y espíritu competitivo. Esas tres cualidades (elevadas a la enésima potencia) han modelado la carrera de LeBron Raymone James (Akron, EE.UU., 1984).

Desde su etapa en el instituto St. Vincent-St. Mary High School ya circulaban rumores por los corrillos de la NBA sobre un chico de Ohio con unas cualidades excepcionales y un físico privilegiado que amenazaba con hacer temblar el mundo del baloncesto.

Una inolvidable portada de la revista Sports Illustrated en 2002 alimentó aún más las expectativas con un titular que le ha acompañado toda su trayectoria: «El elegido».

LeBron se saltó la etapa universitaria y se lanzó de cabeza a la NBA, donde fue elegido en el número del draft de 2003 por los Cleveland Cavaliers.

El regreso a casa

Tal vez el giro que mejor explica el legado deportivo de LeBron sea su vuelta en 2014 a casa, a Cleveland, después de que en su salida a Miami fuera tildado de traidor.

Tenía una misión entre ceja y ceja: darle a los Cavaliers su primer título de la NBA.

Pero delante apareció un rival formidable: los Golden State Warriors de Stephen Curry, Klay Thompson, Draymond Green -y Kevin Durant durante unos años-.

Golden State se llevó tres de ellas, pero LeBron consiguió su objetivo en la de 2016 con un impresionante séptimo partido fuera de casa -y un taponazo a Andre Iguodala en el desenlace- que pasó a la historia de la liga (los Cavaliers remontaron un 3-1 en contra).

Incansable competidor

El alero de Los Ángeles Lakers, LeBron James, corre por la cancha durante la primera mitad del partido de baloncesto de la NBA. EFE/ALLISON CENA

 

Con 38 años y en su vigésima temporada en la liga, LeBron sigue desafiando el paso del tiempo y está promediando en los Lakers unos fabulosos 30 puntos, 8,5 rebotes y 7,1 asistencias por encuentro.

Como comparación y también como prueba de su extrema longevidad -presta muchísima atención al cuidado de su cuerpo-, las estadísticas de toda su carrera son de 27,2 puntos, 7,5 rebotes y 7,3 asistencias.

Además de su corona como máximo anotador, LeBron es también el cuarto jugador con más asistencias en la historia de la NBA pese a no ser un base y el trigesimosegundo con más rebotes aunque no es un pívot.

A lo largo de su carrera ha mostrado un espíritu competitivo feroz que también le llevó a ganar dos medallas de oro olímpicas (Pekín 2008, Londres 2012).

Incluso en los amistosos va a morder, tanto que en los últimos cinco partidos del All-Star, los cinco primeros desde que se eliminó el formato Este-Oeste, el equipo capitaneado por LeBron ha ganado el partido de las estrellas.

Continuar leyendo