Síguenos

Valencia

La caída de Mónica Oltra, pilar de Compromís

Publicado

en

La caída de Mónica Oltra

València, 21 jun (OFFICIAL PRESS- EFE).- La caída de Mónica Oltra ha sido la crónica de una muerte anunciada. Ha defendido durante semanas que dimitir sería rendirse al acoso y derribo de la extrema derecha pero al final Mónica Oltra, la política tenaz, ambiciosa y más mediática de la política valenciana actual, no ha tenido más remedio que renunciar al cargo de vicepresidenta, consellera y portavoz del Gobierno valenciano, así como a su escaño como diputada.

La caída de Mónica Oltra

La imputación judicial por la actuación de su Conselleria en el caso de abusos sexuales a una menor tutelada por su exmarido ha truncado una trayectoria política ascendente que le ha llevado a ser, hasta este martes, la número dos y la cara de un Gobierno valenciano tripartito en el que ha ejercido de portavoz siete años, y uno de los pilares de Compromís, el partido que contribuyó en 2015 a desalojar al PP de la Generalitat.

Oltra, en política desde la juventud

La política ha marcado desde bien joven la vida de Oltra, quien nació hace 52 años en Neuss (Alemania), ya que su padre estaba casado cuando se enamoró de su madre y, a falta de una ley de divorcio en España, se fueron a vivir su historia de amor a Alemania.

A los 15 años volvió a Valencia, donde inició una militancia política que arrancó en el Partido Comunista y que posteriormente le llevaría a Esquerra Unida y finalmente a Compromís, coalición en la que se integra su partido, Iniciativa del Poble Valencià (IdPV).

Abogada de profesión, accedió en 2007 a un escaño en Les Corts como diputada de Esquerra Unida dentro de la coalición Compromís, si bien al poco de comenzar la legislatura participó en la defenestración de la portavoz, Glòria Marcos, a la que sustituyó en el cargo, y tras ser expulsada de EU pasó a formar parte de IdPV.

Durante dos legislaturas protagonizó una dura oposición a un PP que gozaba de mayoría absoluta y al que se enfrentó sin tregua con vehemencia -también con lemas en sus camisetas- y denunciando su corrupción, lo que le llevó a ser la diputada más veces expulsada del pleno y la primera suspendida temporalmente de la condición de parlamentaria.

De política a oposición de gobierno

Su visceralidad en los discursos la hicieron cada vez más conocida fuera del Parlamento valenciano y en las redes sociales, hasta el punto de que en 2015, en las elecciones en las que concurrió como candidata a la presidencia de la Generalitat, se convirtió simbólicamente en una de las caras del cambio político, junto a Manuela Carmena (Madrid) y Ada Colau (Barcelona).

Las urnas dieron entonces un papel decisivo a Compromís, ya que aunque los socialistas fueron el partido de izquierdas más votado en la Comunitat Valenciana, poner fin a veinte años de gobiernos populares en la Generalitat estaba en la mano de este partido valencianista, y así lo peleó Oltra a cara de perro.

En ese primer Gobierno valenciano, integrado por PSPV y Compromís y con el apoyo parlamentario de Podem, y al que se dio el nombre del Botànic por el lugar donde se firmó el pacto (el Jardín Botánico de València), Oltra asumió la vicepresidencia, la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y la portavocía, y demostró que además de ser política de oposición lo era de gobierno.

Hubo que recurrir a los equilibrios internos entre los partidos del Gobierno Botánico -como la fórmula del ‘mestizaje’, con cargos de las dos formaciones en cada Conselleria-, pero pese a algunos desencuentros personales siempre primó la necesidad de que el cambio no fuera solo un paréntesis de cuatro años.

Revolución social

Las elecciones autonómicas de 2019 -que fueron convocadas por Puig de manera anticipada, para disgusto de Oltra y su partido- permitieron reeditar el Pacto del Botànic, esta vez con la entrada de Unides Podem en el Consell, donde la dirigente de Compromís mantuvo las mismas responsabilidades.

Al frente de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha reivindicado haber aplicado estos años una “pequeña revolución social” tras asumir unos servicios sociales que el PP dejó “desmantelados”, de la que destaca el impulso del sistema de la dependencia o el Pacto valenciano contra la violencia machista.

Las fricciones políticas entre los socios se han hecho más evidentes esta segunda legislatura, cuando Oltra ha discrepado públicamente de cuestiones lideradas por los socialistas como las medidas contra el coronavirus, la forma de elaborar los presupuestos o la abolición de la prostitución, aunque siempre se han reconducido.

Cacería política

Su imparable trayectoria política ascendente -de la que en los últimos meses había levantado recelos el posible impulso de una plataforma de izquierdas junto a Yolanda Díaz, Ada Colau o Mónica García- empezó a cambiar, sin ella saberlo, un viernes de agosto de 2017 que, según confiesa, no olvidará nunca.

Asegura que fue entonces cuando conoció una citación judicial que afectaba a su entonces marido y que cinco años después, tras un proceso impulsado por denuncias de la extrema derecha -lo que le ha llevado a decir que es una “cacería política” de esos partidos para lograr en los tribunales lo que no pueden en las urnas- ha acabado en su imputación judicial.

Pese al «nunca caminarás sola» o al «si nos tocan a una, nos tocan a todos», proclamadas por sus compañeros de partido en los últimos días y tras una «fiesta» de Compromís del pasado sábado donde fue la gran homenajeada, Oltra, finalmente, ha claudicado.

Loli Benlloch

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

Catalá, un año como alcaldesa de València y con el 55 % del programa electoral ejecutado o en marcha

Publicado

en

Catalá programa electoral
Imagen de archivo de la alcaldesa de València,María José Catalá, tras recibir la vara de mando de manos del excalde Joan Ribó. EFE/ Manuel Bruque

València, 15 jun (OFFICIAL PRESS-EFE).- La alcaldesa de València, María José Catalá, cumple este domingo un año al frente de la Alcaldía, a la accedió tras ganar las elecciones del 28 de mayo de 2023, un periodo del que asegura estar «satisfecha» y «contenta» porque se ha cumplido o puesto en marcha el 55 por ciento de los 400 compromisos de su programa electoral.

“En un año hemos conseguido poner en marcha Valencia con una bajada de impuestos sin precedentes, activando la economía y recuperando el terreno perdido como ciudad líder de Europa”, asegura Catalá en un comunicado remitido por el Grupo municipal popular, en el que destaca: «Valéncia está en marcha  y ahora se nota más que nunca”.

La alcaldesa subraya que se ha acometido “la mayor bajada de impuestos histórica realizada por una gran ciudad en España”, y que más de 400.000 viviendas y 700.000 vecinos han visto reducidos sus recibos del IBI de naturaleza urbana en al menos un 20 % con respecto a lo que pagaron el pasado año.

Además, indica que se han terminado las colas en el padrón y se ha abierto el servicio de padrón en siete juntas municipales, la espera para certificados ha pasado de cinco meses a una semana y se ha registrado un aumento del 112,6 % en el número de atendidos en el padrón

Construcción de vivienda pública

Uno de los ejes de la acción de gobierno de Catalá es la construcción de viviendas de protección pública y de alquiler accesible, y en un año el Ayuntamiento está gestionando 500 viviendas que están en marcha y se han adquirido 139 viviendas.

Con el objetivo de impulsar la construcción de VPP, se ha desbloqueado el PAI Benimaclet, que incluye una zona verde de más de 30.000 m2 y actualmente está pendiente del trámite de impacto ambiental; y se ha cambiado el modelo de gestión del PAI del Grau para impulsar la construcción de 2.550 viviendas, de las cuales 850 serán públicas.

Turismo sostenible y más limpieza

Catalá, según indica el comunicado, consiguió unir a todo el pleno del Ayuntamiento de Valencia para la suspensión durante un año de la tramitación y el otorgamiento de licencias de edificación para la implantación de nuevos apartamentos turísticos, dentro de un plan por conseguir un turismo sostenible con firmas de protocolos de actuación y el freno de los megacruceros al puerto.

En las calles se ha reforzado la poda y se ha aumentado la limpieza, indica Catalá, que destaca el gran esfuerzo inversor hecho este año, casi 90 millones de presupuesto total, se ha duplicado la frecuencia de baldeo de calles y jardines cada diez días y se ha duplicado el barrido manual, además de incrementar un 22 % los recursos humanos e iniciar la renovación de 8.500 contenedores.

Mejoras en la EMT

Afirma que la remodelación de las líneas de la EMT y la recuperación las paradas en el centro están produciendo “cifras históricas” de pasajeros, con aumentos en el primer trimestre del año de hasta el 16,8 %, y se ha licitado la redacción del proyecto para construir nuevas cocheras en el barrio de Safranar que albergarán más de 70 autobuses.

Se ha recuperado 7 líneas al centro histórico, se ha reabierto la calle Colón y ha impulsado la EMT con la contratación de 93 conductores. «Estamos haciendo una apuesta ambiciosa para potenciar el transporte público y vamos a desarrollar un Plan de inversión de más 172 millones para dar un paso de gigante hacia la sostenibilidad total en la EMT, lo que supondrá una media de inversión 33,8 millones de euros al año”, explica.

Más seguridad en los barrios

Otro de los objetivos del actual Gobierno municipal es ampliar la plantilla de Policía Local, después de 8 años en que se ha visto mermada, y en los próximos meses se incorporarán a la plantilla 207 nuevos policías.

Se han adoptado medidas de seguridad preventiva en las pedanías y en barrios como Orriols, La Punta y Benimàmet con la instalación de  11 cámaras de regulación de la circulación y vigilancia, que se extenderán por otras zonas de la ciudad, y se ha creado la Unidad de Seguridad, Apoyo y Prevención (USAP) dentro de la Policía Local.

El Ayuntamiento también pretende «erradicar la pobreza en la ciudad tras una herencia de cerca de un millón de personas que duermen en la calle» y pondrá en marcha con una dotación presupuestaria de 500.000 euros para su construcción, un nuevo albergue con 40 o 50 plazas asistenciales.

València, Capital Verde

En el marco de la celebración de València, Capital Verde Europea 2024, el Ayuntamiento está impulsando la tramitación para que la Albufera sea reconocida por la Unesco como Reserva de la Biosfera.

En la Devesa de El Saler se ha aumentado la protección con la puesta en marcha de ocho cañones contra incendios, y trabaja con acciones trasversales para impulsar la sostenibilidad de la ciudad, como la construcción de 12,1 kilómetros de carril bici en 2024, la electrificación de las cocheras de la EMT, o la construcción de cuatro nuevos parques y la plantación de 2.000 árboles, entre otras medidas.

Apuesta por la innovación

La alcaldesa ha destaca que la base del Alinghi en la Marina de Valencia, tras ocho años de bloqueo, se ha desbloqueado en “un tiempo récord” de un año y “se  destinará al fomento de la innovación y el emprendimiento  y no para despachos de funcionarios”.

Se ha adjudicado  a Marina de Empresas su ampliación con una inversión de 15 millones de euros; y se ha puesto en marcha la estrategia de Valencia, Capital de la Innovación con una inversión de 100M en 3 años.

Impulso de la música y la cultura

En el aspecto cultural, destaca que se ha activado un plan para recuperar el Palau de la Música, cinco años cerrado por la caía del techo, se ha potenciado la banda de música municipal y se han abierto 5 centros culturales en Ruzafa, Orriols, Albors y poblats Marítims.

También se han recuperado e impulsado las tradiciones y  señas de identidad de la ciudad como la entrada de la Senyera en el Teu Deum del 9’Octubre, se ha restaurado el Cadafal de la Virgen para la Ofrenda, se ha recuperado el belén en la Plaza del Ayuntamiento y la Cruz de Mayo; y se han eliminado las subvenciones a entidades catalanistas.

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo