Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

El BOE publica todos los detalles sobre el fin de las mascarillas

Publicado

en

El BOE ya ha hecho público los detalles sobre el uso de mascarillas que desgranó la ministra Carolina Darias, quien concretó que no será obligatorio llevar mascarilla al aire libre cuando se mantenga una distancia interpersonal de metro y medio, salvo que se vaya con convivientes: «Sabemos que es una distancia en donde hay no hay interacción en la propagación del virus y, por tanto, no hay riesgo».

Las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas en los siguientes supuestos:

  • En cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público.
  • En cualquier espacio al aire libre en el que por la aglomeración de personas, no resulte posible mantener una distancia mínima de 1,5 metros entre las mismas, salvo grupos de convivientes.

La ministra dejó claro que habrá que tener las mascarillas a mano por si no se dan esas condiciones al aire libre, pero el BOE deja fuera del decreto la obligación de llevar una mascarilla encima por si no se puede respetar la distancia de seguridad. Tampoco hace referencia a posibles multas si no se lleva el cubrebocas en el bolsillo.

  • Es obligatorio usar mascarilla en los medios de transporte aéreo, marítimo, en autobús, o por ferrocarril, incluyendo los andenes y estaciones de viajeros, o en teleférico, así como en los transportes públicos y privados complementarios de viajeros en vehículos de hasta nueve plazas, incluido el conductor, si los ocupantes de los vehículos de turismo no conviven en el mismo domicilio.
  • En el caso de los pasajeros de buques y embarcaciones, no será necesario el uso de mascarillas cuando se encuentren dentro de su camarote, ni en espacios exteriores de la nave cuando se pueda mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros.
  • Es obligatorio usar mascarilla en los eventos multitudinarios al aire libre, cuando los asistentes estén de pie o si están sentados cuando no se pueda mantener 1,5 metros de distancia entre personas, salvo grupos de convivientes.

Las obligaciones contenidas en el apartado anterior no será exigible en los siguientes supuestos:

  • A las personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.
  • En el caso de que, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias.
  • En aquellos lugares o espacios cerrados de uso público que formen parte del lugar de residencia de los colectivos que allí se reúnan, como son las instituciones para la atención de personas mayores o con diversidad funcional, las dependencias destinadas a residencia colectiva de trabajadores esenciales u otros colectivos que reúnan características similares, siempre y cuando dichos colectivos y los trabajadores que allí ejerzan sus funciones, tengan coberturas de vacunación contra el SARS-CoV-2 superiores al 80 % con pauta completa, acreditado por la autoridad sanitaria competente. Esta última excepción no será de aplicación a los visitantes externos, ni a los trabajadores de los centros residenciales de personas mayores o con diversidad funcional.
  • El uso de mascarillas en centros penitenciarios en los que haya movilidad de los internos, tanto en exteriores como en espacios cerrados, se regirá por normas específicas establecidas por la autoridad penitenciaria competente.
  • La venta unitaria de mascarillas quirúrgicas que no estén empaquetadas individualmente solo se podrá realizar en las oficinas de farmacia garantizando unas condiciones de higiene adecuadas que salvaguarden la calidad del producto.»

Empresas

CaixaBank gana en el primer semestre 20 veces más que en el 2020 gracias a la fusión

Publicado

en

(EFE).- CaixaBank ha obtenido un beneficio de 4.181 millones de euros en el primer semestre del año, 20 veces superior al de 2020, cuando ganó 205 millones, debido a los impactos extraordinarios asociados a la fusión, y ha anunciado el reparto de un dividendo en efectivo del 50 % del resultado ordinario.

La integración con Bankia supone una aportación positiva neta a efectos contables de 4.300 millones por el fondo negativo de comercio, conocido como ‘badwill’, y una negativa de 1.397 millones por el coste del proceso de reestructuración de personal y otros gastos asociados a la integración.

Sin estos extraordinarios, el resultado de CaixaBank se situaría en los 1.278 millones de euros, según ha informado la entidad a la CNMV, el supervisor bursátil.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha destacado en un comunicado que la entidad «ha completado con éxito la primera fase de la fusión», después de haber alcanzado un acuerdo con los sindicatos para recortar la plantilla en 6.452 empleados, y ha avanzado que se han revisado al alza los objetivos de ahorros de costes anuales, desde los 770 millones calculados inicialmente hasta los 940.

El consejo de administración de CaixaBank ha aprobado la política de dividendos para 2021, una vez que el Banco Central Europeo (BCE) ha levantado el veto al dividendo de la banca dieciséis meses después.

La entidad ha establecido una distribución en efectivo entre los accionistas del 50 % del beneficio neto consolidado ajustado por los impactos extraordinarios asociados con la fusión con Bankia, que se pagará en un único abono en el ejercicio 2022.

El consejero delegado ha valorado el fin de la limitación del BCE al pago de dividendo y ha señalado que CaixaBank cuenta «con niveles muy confortables de capital y una excelente gestión del riesgo y, por ello, es prioritario retomar una remuneración adecuada» para los accionistas.

Además, ha puesto en valor que la entidad mantiene cuotas de mercado en torno al 25 % en España en los principales productos, como fondos de inversión, depósitos, y créditos a hogares y empresas.

CaixaBank ha alcanzado en estos primeros seis meses del año un margen de intereses de 2.827 millones, un 16,6 % más, y las comisiones netas han crecido casi un 30 %, hasta los 1.640 millones.

Los ingresos ‘core’, los derivados de la actividad bancaria, suman 4.899 millones (+20,6 %), y el margen bruto aumenta un 18,6 %, hasta los 4.883 millones. Por su parte, el margen de explotación cae más de un 90 %, hasta los 166 millones.

Los ingresos por dividendos, 152 millones de euros, incluyen los de Telefónica y BFA (Banco de Fomento Angola) por 51 y 98 millones de euros, respectivamente, y los resultados atribuidos de entidades valoradas por el método de la participación suman algo más de 200 millones.

La ratio de morosidad se mantiene estable en el 3,6 % y la ratio de capital CET1 se sitúa en el 12,9 %.

En términos de balance, el grupo presenta un volumen de negocio que supera los 964.000 millones de euros (recursos y créditos a la clientela), impulsado por la integración de Bankia.

El crédito bruto a la clientela supera los 363.000 millones, un 48,8 % más, y aumenta tanto el crédito a particulares como a empresas, así como la financiación al sector público.

«En un entorno todavía complejo y en plena integración, hemos conseguido mantener nuestra fortaleza de balance, con las mejores tasas de morosidad de la gran banca en España y un elevado ritmo de actividad comercial», ha subrayado Gortázar.

CaixaBank, por otro lado, ha informado de que durante la pandemia ha realizado un total de 617.212 operaciones de moratorias por un importe de 23.896 millones de euros, en su mayoría en España.

Del total de moratorias vigentes del grupo a 30 de junio (6.789 millones de euros), un 25 % finaliza a lo largo del tercer trimestre de 2021 y la práctica totalidad antes de finalizar el año.

Continuar leyendo