Síguenos

Fallas

GALERÍA| Todos los detalles de la proclamación de las Falleras Mayores de València 2022

Publicado

en

proclamación de las Falleras Mayores de València 2022

Carmen Martín y Nerea López ya han sido proclamadas Falleras Mayores de València. El ayuntamiento de la ciudad se ha vestido de gala para recibirlas en un acto solemne pero distinto a los que se recuerdan.

Carmen y Nerea han elegido los vestidos con los que fueron exaltadas en sus comisiones, y las dos en tonos azules, otra coincidencia es que los dos trajes han sido confeccionados por sus familiares más directos. Las Cortes de Honor también han vestido sus mejores galas con auténticas joyas de indumentaria valenciana.

La anécdota ha llegado cuando el alcalde ha proclamado a la Fallera Mayor Infantil y después de más de cuatro minutos de aplausos, Nerea López no ha aparecido. Joan Ribó se ha visto obligado a pedir un minuto al hemiciclo para que se pudiera incorporar la máxima representante infantil. A los minutos ha llegado y ha entrado, pero no ha escuchado las palabras del alcalde proclamándola.

La entrada de Carmen Martín ha sido muy emotiva, absolutamente radiante ha saludado por primera al hemiciclo y ha subido junto al alcalde, quien ha dado paso a las dos Falleras Mayores para sus respectivos discursos. El de Nerea López lleno de agradecimiento y naturalidad ha dejado una frase que ha representado al colectivo fallero estos meses de pandemia «Hem tornat».

Ha reconocido que se siente como si la hubieran tocado «con una varita mágica y después de la pesadilla de la covid, todo estuviera volviendo a coger color» y ha animado a su corte a «pasar un año extraordinario» porque juntas forman «un equipo».

Tras agradecer el esfuerzo a los representantes de las Fallas de 2021 y 2021 y en especial a su comisión, así como el apoyo de su familia, y al jurado que la ha elegido, ha asegurado que se «va a esforzar» para «representar y dejar muy alto el nombre de València y de las Fallas» por donde vayan.

El de Carmen, redactado por las trece y a las que ha tenido presente todo el discurso, ha dejado ver cómo es la nueva Fallera Mayor. Cercana, empática, sencilla, muy compañera y con la sangre fallera por bandera. Ha asegurado que valora el «trabajo y esfuerzo» de las administraciones y el colectivo fallero para celebrar la fiesta en septiembre, lo que demuestra que los falleros «son capaces de levantarse ante las adversidades y ser el espejo donde pueden reflejarse todas las fiestas nacionales e internacionales».

Ha animado a «disfrutar» de la fiesta «respetando todas las recomendaciones sanitarias que han hecho posible que el ciclo fallero continúe» y a «volver a ilusionarse porque València merece un 2022 lleno de alegría, de sentimiento por las Fallas, por la cultura y la tradición porque si hay un casal donde entre todo el mundo, ese son las Fallas».

El alcalde de València, Joan Ribó, ha lamentado las frustraciones que ha supuesto la pandemia del coronavirus para el colectivo fallero y toda la sociedad pero ha asegurado que ese periodo también «ha abierto una oportunidad para repensar» las Fallas y «abrir nuevas perspectivas» para su futuro.

A poco tiempo para celebrar el quinto aniversario de la declaración de las Fallas como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, ha recordado los valores que impulsaron ese reconocimiento: «igualdad, pluralidad, tolerancia».

Ha instado a las falleras a representar «día a día» junto a sus cortes de honor «una fiesta rica y diversa como nuestra ciudad» y ha valorado «la valentía y disciplina» con la que sus predecesoras, Consuelo Llobell y Carla García, han llevado su reinado inmersas en la pandemia.

«Hoy abrimos una etapa y cerramos otra», ha apuntado y ha sostenido que «la fiesta, como la sociedad, ha de saber adaptarse a un entorno cambiante y a la fuerza transformadora del tiempo», a la par que ha asegurado que las falleras mayores y sus cortes «tendrán la oportunidad de abrir esas nuevas perspectivas».

Desde hoy empieza el reinado para las nuevas Falleras Mayores con vistas a unas fallas que se esperan con prudencia pero con más ilusión que nunca.