Síguenos

Otros Temas

Propósitos de año nuevo: ¿cuáles son los mejores?

Publicado

en

Propósitos de año nuevo

Los propósitos de año nuevo los solemos afrontar cargados de buena voluntad, de grandes intenciones y fuerzas renovadas alentados también por la presión social y mediática: cuidarte más, perder unos kilos, hacer más ejercicio, dejar de fumar, volver a estudiar…

Lamentablemente, en pocas semanas muchos de nuestros nuevos proyectos caen en el olvido. ¿Por qué nos pasa esto? Puede haber diferentes explicaciones:

De entrada, muchos de esos propósitos de año nuevo en realidad solo responden a la inercia, la costumbre o la presión externa… y, en tanto que carecen de peso propio, desaparecen de nuestra mente y de nuestra recién estrenada rutina antes de que nos demos cuenta. Por otra parte, a menudo, pasamos por alto la naturaleza misma del cambio: no basta proponerse algo concreto, sino que normalmente el propósito mismo exige un cambio de hábitos de vida, algo a lo que no siempre estamos dispuestos por lo que supone.

Y así unas semanas después, fácilmente, alegamos falta de tiempo, de presupuesto, que no es el momento… Las mismas razones que en su día nos impidieron cumplir con los propósitos del año anterior.

Propósitos de año nuevo:

Para evitar perder nuestro dinero y nuestro probablemente escaso tiempo, es necesario transformar estos propósitos en un cambio real de hábitos de vida:

  • Olvídate de la «fuerza de voluntad». Dejando de lado el juicio moral implícito en la expresión… ¿qué es esa manida fuerza de voluntad? Voluntad es, valga la redundancia, contar con propósitos, intenciones…, es decir, motivación: aquello que nos mueve. Igual que un coche necesita gasolina, las personas necesitamos motivos, objetivos o deseos para hacer una cosa u otra, dejar de hacerla o mantenerla en el tiempo.
  • Encuentra tus propios motivos y objetivos. Escúchate a ti mismo, concreta y define tus objetivos y los motivos que te han llevado a proponértelos. Intenta plantearte qué quieres conseguir, por qué y, sobre todo, para qué, será el horizonte que te mantenga constante en tus metas.
  • No te lances sin más a apuntarte al gimnasio, a clase de yoga, al club de lectura o a ese curso que tiene tan buena pinta. Busca alternativas y compara opciones.
  • Traza un plan. Antes de seguir adelante con el propósito, en la medida de lo posible, anticipa las facilidades y dificultades que crees que vas a encontrar, el esfuerzo que te va a suponer, hasta qué punto estás dispuesto a asumirlo, si encaja en tu vida o si de hecho quieres hacer cambios en tu rutina, etc.
  • Marca metas asumibles. Si tu propósito es muy drástico o ambicioso, ve por partes, marcándote pequeñas metas, más asumibles; no te desvías del objetivo y a la vez te estás poniendo las cosas más fáciles. También presta atención a cada logro que hayas alcanzado; identificar tus progresos y verlos en ti mismo te reforzará en tu esfuerzo, en el plan que te hayas marcado y los objetivos (o propósitos) que te hayas propuesto. Por ejemplo, si quieres estar en forma, puedes empezar por bajarte una parada antes del autobús, subir las escaleras de casa, salir a caminar los fines de semana, salir a correr un rato cada día…
  • Solo es más difícil: no dudes en pedir ayuda o consejo a un profesional de referencia, un médico, psicólogo, un nutricionista, etc. según sea el caso… Puede ayudarte a  alcanzar tus objetivos.

Fuente: OCU.org

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros Temas

Cómo limpiar la casa de malas energías

Publicado

en

Cómo limpiar la casa de malas energías
PEXELS

La limpieza de la casa de malas energías es una práctica común en muchas culturas y sistemas de creencias, como el feng shui, el budismo, el chamanismo y otras tradiciones espirituales. Si bien no hay evidencia científica que respalde la existencia de «malas energías» en un sentido sobrenatural, muchas personas creen en la importancia de mantener una casa con una atmósfera positiva y armoniosa.

Técnicas que puedes considerar para realizar una limpieza energética en tu hogar:

Limpieza física:

Antes de abordar cualquier limpieza energética, es importante realizar una limpieza física completa de tu hogar. Esto incluye la limpieza de polvo, la aspiración, la limpieza de ventanas y la organización de tus pertenencias. Una casa limpia y ordenada tiende a sentirse más ligera y armoniosa.

Ventilación:

Abre las ventanas y puertas para permitir que el aire fresco y la luz del sol entren en tu hogar. La ventilación ayuda a eliminar la energía estancada y a refrescar el ambiente.

Sahumerio o incienso:

Quemar sahumerios, incienso o hierbas aromáticas como salvia blanca, palo santo o mirra es una práctica común en muchas culturas para purificar el espacio. Pasa el humo por todas las áreas de tu casa, prestando especial atención a las esquinas y los rincones.

Campanas o cuencos tibetanos:

Tocar campanas o hacer sonar cuencos tibetanos puede ayudar a limpiar la energía negativa. El sonido se cree que dispersa las vibraciones negativas y restaura la armonía.

Sal marina:

Coloca pequeños cuencos con sal marina en las esquinas de las habitaciones o en lugares donde sientas que la energía está estancada. La sal se considera que absorbe las energías negativas.

Música relajante:

Reproducir música suave y relajante puede ayudar a crear un ambiente tranquilo y positivo en tu hogar.

Visualización y afirmaciones:

Puedes visualizar la luz blanca llenando cada rincón de tu hogar y repitiendo afirmaciones positivas mientras realizas la limpieza energética.

Cristales y piedras:

Algunas personas creen que ciertos cristales y piedras, como el cuarzo, la amatista o la turmalina, tienen propiedades de protección y limpieza de energía. Coloca estos cristales en lugares estratégicos de tu hogar.

Agua con sal:

Mezcla sal marina en un recipiente de agua y utiliza esta solución para rociar las áreas de tu hogar. Algunas personas creen que la sal ayuda a neutralizar las energías negativas.

Reorganiza o redecora:

Cambiar la disposición de los muebles o redecorar algunas áreas de tu hogar puede ayudar a mover la energía estancada y revitalizar el espacio.

Recuerda que estas técnicas son principalmente simbólicas y psicológicas, y su efectividad puede depender en gran medida de tus creencias y de cómo las apliques. La clave es crear un ambiente en tu hogar que te haga sentir cómodo y positivo.

¿Cómo limpiar la casa de malas energías con incienso?

La limpieza de una casa de malas energías con incienso es un ritual que se basa en creencias espirituales y culturales. Si crees que tu hogar tiene energías negativas y deseas realizar una limpieza con incienso, aquí te indico los pasos básicos que puedes seguir:

  1. Preparación:

    • Reúne los materiales necesarios, que incluyen incienso, un porta-incienso, cerillas o un encendedor y un recipiente resistente al calor para recoger las cenizas.
  2. Ventilación:
    • Abre todas las ventanas y puertas de tu casa para permitir que el aire fresco circule y las energías negativas se disipen.
  3. Selección de incienso:
    • Elige un tipo de incienso que te guste y que sea conocido por sus propiedades purificadoras, como el sándalo, el palo santo, la salvia blanca o el copal.
  4. Encendido del incienso:

    • Enciende el incienso con cerillas o un encendedor y déjalo arder durante unos segundos para que se encienda correctamente.
  5. Limpieza de la casa:
    • Comienza a moverte por tu casa, llevando el incienso encendido contigo. Concéntrate en las áreas que sientas que necesitan limpieza energética, como esquinas, puertas, ventanas y habitaciones en las que hayas experimentado energías negativas.
  6. Intención y visualización:

    • Mientras recorres tu hogar, enfoca tus pensamientos en la intención de limpiar y purificar las energías. Puedes visualizar cómo la negatividad se disipa y es reemplazada por energías positivas y armoniosas.
  7. Oración o afirmaciones:
    • Algunas personas eligen recitar oraciones, mantras o afirmaciones positivas mientras realizan la limpieza con incienso. Esto puede ayudar a fortalecer la intención de limpiar las malas energías.
  8. Extingue el incienso:

    • Una vez que hayas recorrido toda tu casa, apaga el incienso con cuidado en el recipiente resistente al calor.
  9. Agradecimiento:
    • Agradece a las energías positivas o a las entidades espirituales, si es parte de tu creencia, por ayudar en la limpieza y purificación de tu hogar.

Recuerda que la limpieza de malas energías con incienso es un acto simbólico y espiritual. No hay evidencia científica de que el incienso tenga el poder de eliminar energías negativas. Sin embargo, muchas personas encuentran consuelo y tranquilidad en estos rituales y creen que pueden ayudar a mejorar el ambiente en su hogar.

Continuar leyendo