Síguenos

Valencia

Así es la ‘nueva’ plaza de la Reina

Publicado

en

Así es la 'nueva' plaza de la Reina
Ribó visita plaça Reina

Las obras que transformarán la plaza de la Reina en una zona para peatones concluirán a finales de julio, según las previsiones que ha confirmado hoy el alcalde de València, Joan Ribó, al comprobar la evolución del proceso de remodelación de este espacio de unos 10.000 m², “que se han recuperado para la ciudadanía”.

“La nueva plaza realzará el entorno monumental protegido, con una visión completa de la Catedral y el Micalet, y responderá a las inquietudes del vecindario con más de 900 plazas para sentarse y 115 árboles nuevos”.

Entre otras novedades, Joan Ribó ha destacado “el sombraje, que se retirará cuando no haga falta, la instalación de nebulizadores y los nuevos servicios del rehabilitado aparcamiento, con 300 plazas y puntos de recarga eléctrica”.

Espacio peatonal

El alcalde de València, Joan Ribó, acompañado del concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha visitado hoy esta plaza del barrio de la Seu y ha dado cuenta de la evolución de las obras que, financiadas con fondos europeos, permitirán la planteada “reconquista de este espacio para las personas y el avance de la ciudad hacia una València más sostenible y saludable”.

“La obra está muy avanzada, se están cumpliendo los plazos en los cuales estaba planteado su acabado y, en principio, está previsto que se finalice a finales del mes de julio”, ha asegurado al destacar, por ejemplo, “la nueva visión de la Catedral y del Micalet”. “Creo que es una visión en la cual se ha estado trabajando y realza esta plaza tan emblemática”.

Joan Ribó también ha resaltado la calidad de los materiales, y ha indicado que el 80% de la superficie ya está pavimentada con piedras de 10 cm de grosor, que evitarán los resbalones. “En general –ha continuado- la obra se ha hecho pensando en las personas y, de hecho, se han incluido las propuestas de la ciudadanía en el proceso participativo que se hizo”.

Espacio de sombra

El alcalde también ha distinguido el sombraje que se pondrá, “que será peculiar porque solo estará cuando haga falta, por ejemplo ahora que tenemos mucho de sol. Cuando no haga falta, se retirará y está preparado para ser retirado”.

Por su parte, el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha manifestado que esta obra, que estará finalizada en poco más de dos meses, “es fruto de la apuesta del gobierno municipal de recuperar espacio de calidad para las personas”.

“Hemos devuelto la plaza de la Reina a la ciudad de València. Será un lugar donde los niños vendrán a jugar, donde las personas se sentarán y disfrutaran del entorno, donde tendremos el sombraje que se necesita en estos momentos de cambio climático”.

“Además –ha añadido- hemos tenido un reto que ha sido compaginar una estructura del parking con la plantación de árboles, pero hemos incrementado los árboles en más del 70%. Teníamos 55 y ahora tendremos 115 árboles nuevos con unas instalaciones adaptadas y de gran calidad”.

Grezzi ‘saca pecho’ de la nueva plaza de la Reina

Giuseppe Grezzi también ha reiterado que en la nueva plaza de la Reina “la gente podrá disfrutar el gran patrimonio que tenemos. Así, el Micalet, que es uno de los símbolos de la ciudad, se podrá admirar desde cualquier punto de la plaza”.

Además, la ciudadanía también encontrará en esta plaza la señalización de la traza de la antigua muralla romana y recuperará la perspectiva visual de la puerta barroca de la Seu y recuperará símbolos del pasado como las vías del tranvía del siglo XX.

Durante esta visita de obras el alcalde y el regidor han compartido con los responsables técnicos del proyecto el estado actual de los trabajos de la céntrica plaza en que confluyen céntricas calles de la ciudad como el de la Pau, el de San Vicente y el de Santa Catalina. Concretamente, de estas conexiones, quedan 850 m² pendientes para pavimentar, que estarán completadas a finales de junio.

En cuanto a intervención en la misma plaza, el alcalde ha destacado que el 80% de la superficie ya está pavimentada, y que la plantación de elementos verdes y de mobiliario urbano se iniciará próximo lunes para concluir el 30 de junio. Respecto a las actuaciones finalizadas, ha resaltado la rehabilitación completa del aparcamiento, de borde 9.000 m², completada a falta de la instalación de cartelería y señalización y otros montajes o trabajos de pintura.

Ribó i Grezzi han recordado que, en un principio, se habló de un plazo de ejecución de un año que tuvo que incrementarse por el encuentro de restos arqueológicos.

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

Sanidad activa un protocolo específico ante sospechas de sumisión química

Publicado

en

Sanidad aprueba un protocolo específico ante sospechas de sumisión química
Acceso al servicio de urgencias del hospital La Fe de València. EFE/Manuel Bruque/Archivo

València, 8 ago (OFFICIAL PRESS/EFE).- La Conselleria de Sanidad ha remitido este lunes a los departamentos de salud el nuevo protocolo de actuación del personal sanitario frente a sospecha de sumisión química, que incluye los pinchazos.

Este protocolo se suma y complementa al que ya publicó Sanidad en 2019 dirigido a la atención integral, sanitaria y judicial a víctimas de agresiones sexuales de la Comunitat Valenciana.

En el documento, de veinte folios, se expone que «la sumisión química (SQ) consiste en la administración de sustancias químicas con efectos psicoactivos a una persona, sin su consentimiento y sin su conocimiento, con fines delictivos, con el fin de modificar su estado de consciencia, su comportamiento o anular su voluntad».

Señala, además, que «en los últimos años, este fenómeno ha adquirido una notable relevancia por el incremento de los casos y su importante repercusión social y sanitaria».

En España, tras la reforma del Código Penal en 2010, el artículo 181.2 determina que se consideran abusos sexuales no consentidos los que se ejecuten sobre personas que se hallen privadas de sentido o de cuyo trastorno mental se abusare, así como los que se cometan anulando la voluntad de la víctima mediante el uso de fármacos, drogas o cualquier otra sustancia natural o química idónea a tal efecto.

Guía de buenas prácticas

Como consecuencia de la aparición de varios casos de sumisión química, la Administración General del Estado ha elaborado y publicado diferentes guías. La más reciente es la guía de buenas prácticas para la actuación forense ante la víctima de un delito facilitado por sustancias psicoactivas: intervención ante la sospecha de sumisión química.

El protocolo señala que «las sustancias empleadas en la SQ reúnen una serie de características comunes: fáciles de obtener, sustancia sin sabor, color ni olor; administrada habitualmente vía oral, mediante una inyección subcutánea o intramuscular, y excepcionalmente de forma inhalada; activa a dosis bajas, de acción rápida y de corta duración; de acción depresora o bien estimulante del sistema nervioso central; y que suele ocasionar amnesia anterógrada, sedación, confusión, efecto alucinógeno o desinhibición».

Las más habituales son sobre todo el alcohol etílico y los hipnóticos benzodiacepínicos (preferibles de vida media corta) o no benzodiacepínicos (zolpidem, zopiclona).

Otros destacados son el Gammahidroxibutirato (GHB), metanol, opioides, cannabinoides, ketamina, cocaína, derivados anfetamínicos, LSD, alfa-pvp, atropina, burundanga o escopolamina y disolventes.

Entre las actuaciones que debe completar el personal sanitario que atienda a una posible víctima de sumisión química se contempla la recogida de orina y sangre.

La sangre debe obtenerse en las primeras 48 horas tras el presunto delito para evitar la desaparición de la sustancia tóxica, y la toma de muestra se hará sin emplear alcohol u otro volátil como desinfectante.

«Se remitirá sangre venosa periférica en cuatro tubos de 5 ml, preferiblemente dos con fluoruro sódico como conservante y oxalato potásico como anticoagulante, (tubo tapón gris), y otros dos de sangre total anticoagulada con EDTA -ácido edético- para evitar la formación in vitro de GHB (tubo tapón lila)».

El protocolo incluye, además, un formulario específico para garantizar la cadena de custodia en la recogida de las muestras y su remisión a laboratorios especializados.

Continuar leyendo

Trending