Fallas

La indumentarista oficial de JCF renuncia a hacer los trajes de las Cortes de Honor 2020

Esperanza Pradas alega no poder cumplir con los plazos de entrega de los 48 trajes

Las representantes de las Fallas 2020 se quedan sin indumentarista oficial tras la renuncia oficial de Esperanza Pradas, responsable hasta el día de hoy de confeccionar todos los trajes. A través de un escrito dirigido a Junta Central Fallera lo ha alegado.

Ser indumentarista oficial de las Cortes y Falleras Mayores de València conlleva ventajas e inconvenientes, casi a partes iguales. Además del reconocimiento público, y la consiguiente publicidad que lleva vestir a las máximas representantes de la fiesta, también son a su vez las más ‘examinadas’.

Los plazos de tiempo para realizar los trajes a las Cortes de Honor pueden llegar a ser extremadamente ajustados. Teniendo en cuenta que son elegidas en septiembre y que suelen estrenar el segundo traje oficial en diciembre, restan apenas tres meses para realizar los 24 vestidos que lucirán niñas y los otros 24 que portarán las mayores, así como la confección de los espolines de las Falleras Mayores de València Consuelo Llobell y Carla García.

En el caso de 2020, y por primera vez, toda esta responsabilidad recaía en una misma indumentarista: Esperanza Pradas. Ella era la elegida para confeccionar los primeros y segundos trajes oficiales tanto de la Corte mayor como de la Corte Infantil. El precio objetivo en la licitación era de 13.000 para las mayores y 14.000 en el caso de las pequeñas. Un concurso público que Pradas ganaba por un céntimo de diferencia en la valoración económica en el caso de la confección de la Corte mayor.

Un total de 48 trajes completos que ahora, a menos de dos meses para las Exaltaciones de las Falleras Mayores de València y sus Cortes de Honor, la indumentarista renuncia a realizar. El motivo oficial: la falta de tiempo o el no llegar a su fecha de entrega. Algo que en pequeños círculos de la fiesta se lleva comentando desde hace semanas por lo laborioso del encargo a un único taller de todos los vestidos. La otra versión es que las piezas cosidas hasta el momento no estaban aptas.

Una situación que dará mucho que hablar y que pondrá encima de la mesa el debate que se ha generado con la gestión de Junta Central Fallera y los proveedores de indumentaria de las máximas representantes de la fiesta.

Tras conocer la renuncia, Junta Central Fallera (JCF) ha activado todos los protocolos para que niñas y jóvenes puedan lucir a ‘tiempo’ sus galas de valenciana.

Tags

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: